En directo
    Europa
    URL corto
    0 30
    Síguenos en

    LONDRES (Sputnik) — El jefe del Gobierno del Reino Unido, Boris Johnson, se enfrenta a una revuelta de su grupo parlamentario conservador y a la pérdida de confianza en la esfera internacional ante la tramitación de una ley que rasga el protocolo irlandés del acuerdo del Brexit.

    El ejecutivo conservador reconoció esta semana que el proyecto de ley del Mercado Interno del Reino Unido "infringe la legislación internacional de una forma muy específica y limitada".

    Johnson firmó en octubre de 2019 el Acuerdo de Retirada de la Unión Europea y el documento anexo con las cláusulas específicas a Irlanda del Norte, que su propio equipo acordó en negociaciones con la UE.

    "Es humillante que Boris Johnson reconozca ahora que un acuerdo que firmó y aclamó hace menos de un año es un acuerdo que deja al Reino Unido expuesto y vulnerable", reprochó Paul Goodman, exdiputado conservador y director del blog político Conservative Home.

    En sus últimas columnas, Goodman advierte de que el Gobierno puede quedar acorralado en un "movimiento de pinza" orquestado por secciones divergentes del partido a las que preocupa el polémico proyecto de ley.

    Por lo pronto, una cadena de exministros y anteriores líderes conservadores han criticado con duros términos la posición del Ejecutivo, que Johnson justifica como un ejercicio de soberanía nacional.

    "El Gobierno se ha metido en un lío tremendo, en un agujero, que no es fácil de justificar", declaró Norman Lamont, extitular del Tesoro con escaño en la Cámara de los Lores.

    El también lord, Michael Howard, que lideró a los conservadores en los años noventa, resaltó "el daño" que la ruptura unilateral de un tratado internacional causará a la "reputación" británica "en cuanto a rectitud y respecto del imperio de la ley".

    Por lo pronto, el diputado tory Bon Neil, ha propuesto una enmienda al proyecto de ley que dejaría la decisión de alterar o ignorar el protocolo irlandés, no en manos del Ejecutivo, sino del Parlamento.

    Es una de otras muchas enmiendas previstas de diputados y lores que dificultarán el objetivo de Johnson para tramitar aceleradamente dicha legislación.

    Mientras, el Gobierno ha rechazado el ultimátum de la UE para que retire antes de final de mes las tres cláusulas legislativas que infringirían el acuerdo internacional del Brexit.

    Además, la demócrata estadounidense Nancy Pelosi recalcó que "no hay ninguna posibilidad" de que la Cámara de Representantes, que ella preside, apruebe un tratado comercial bilateral entre ambos países si el Gobierno británico pone en peligro el Acuerdo irlandés de paz incumpliendo los términos del tratado del Brexit.

    Etiquetas:
    Reino Unido, UE, Brexit, Boris Johnson
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook