03:23 GMT +318 Noviembre 2019
En directo
    Buque británico HMS Belfast durante un emotivo acto entre Rusia y el Reino Unido en conmemoración y recuerdo de la campaña del Ártico en la Segunda Guerra Mundial

    Reino Unido y Rusia afianzan sus lazos de amistad en un acto en el buque HMS Belfast

    © Sputnik / Sputnik
    Europa
    URL corto
    0 80
    Síguenos en

    LONDRES (Sputnik) — La amistad y la admiración entre las naciones rusa y británica se reafirmaron en un emotivo acto en conmemoración y recuerdo de la campaña del Ártico en la Segunda Guerra Mundial, que se celebró a bordo del buque británico HMS Belfast.

    Hace casi diez años, ingenieros de los astilleros de Sévernaya Verf, en San Petersburgo, construyeron e instalaron dos nuevos mástiles de acero en el ahora museo flotante del Támesis y último "superviviente" de los navíos que protegieron los convoyes del Ártico hasta su destino en la Unión Soviética.

    ​"Es importante que los británicos sean conscientes de que con los convoyes se forjaron cruciales lazos físicos y psicológicos entre Reino Unido y la Unión Soviética", explicó a Sputnik el historiador del HMS Belfast, Nigel Steel.

    La URSS recibió cuatro millones de toneladas de suministros entre 1941 y 1945; para los británicos fue una muestra evidente de que "no estaban solos en la guerra", según el historiador.

    El padre Maxim, representante de la Iglesia Ortodoxa rusa en el Reino Unido, consagró los mástiles en una ceremonia sobre la cubierta del buque, una década después de su instalación.

    Al acto asistieron militares veteranos, diplomáticos, políticos y empresarios de ambos países.

    "Representa la amistad de dos naciones, el entendimiento y la voluntad de trabajar juntos; la situación política fluctúa, pero la amistad ente las gentes perdura", sostuvo el religioso en declaraciones a Sputnik.

    Lord West, exjefe de la Marina Real y exministro laborista, coincidió en que "es posible estar en desacuerdo político y mantener los lazos entre ambas naciones".

    "Muchos británicos no están de acuerdo con algunas acciones del presidente [Vladimir] Putin, pero admiran y respetan a los rusos", recalcó a Sputnik el veterano almirante.

    En el atril de la cubierta del Belfast y con la bandera rusa ondeando del mástil central, Lord West recordó su contribución al proyecto "El último testigo" de renovación del buque cuando los recursos escaseaban más de una década atrás.

    "Escribí una carta al presidente Putin solicitándole ayuda y dos días después el proyecto se desbloqueó", rememoró jubilante.

    El subdirector de los astilleros rusos, Evgene Ponuzhayev, aceptó una placa tallada con acero de los viejos mástiles y, a su vez, veteranos de la Kola Run (campaña del Artico) dejaron de obsequio una bandera de su asociación.

    Se dispararon cuatro cañonazos tras escuchar la flauta solitaria del "Ultimo Post", lo cual dio pie a una irónica alusión del diputado Kevin Robinson, quien representó en la ceremonia a la ciudad norirlandesa de Belfast donde se construyó el barco en los años treinta.

    "Necesitamos esos cañones en la política británica", ironizó antes de celebrar los "lazos compartidos" entre San Petersburgo, el HMS Belfast y la también cuna del Titanic, los astilleros Harland and Wolff.

    El diputado del Partido Democrático Unionista se refirió con su metáfora militar al primer ministro Boris Johnson, que ha firmado un acuerdo del Brexit que deja a Irlanda del Norte dentro de las estructuras económicas de la Unión Europea.

    Concluida la bendición de los mástiles y del resto del buque, el impulsor del proyecto, Tim Lewin, anunció planes de una delegación británica para visitar museos militares en Rusia y "tender más puentes" entre ambos países.

    Etiquetas:
    Reino Unido, Rusia, Segunda Guerra Mundial, amistad, acto, buques
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik