Widgets Magazine
En directo
    La plataforma Sealand

    El príncipe de una micronación comparte su historia con Sputnik

    CC BY 2.0 / Ryan Lackey / sealand-sky-2
    Europa
    URL corto
    3120

    El año del 50 aniversario de la fundación de Sealand, una micronación ubicada a 12 kilómetros de las costas orientales de Inglaterra, el príncipe Michael Bates, líder del principado más pequeño del mundo, habló con la agencia de la peculiar historia de la micronación.

    El 2 de septiembre de 2017, Sealand celebró el 50 aniversario de su fundación por Roy Bates, experiodista de radio y presentador de una emisora pirata, así como excomandante del Ejército británico.

    ​Antes de la fundación de Sealand, la isla fue una de las varias fortalezas de acero y hormigón, construida en 1943 por el Gobierno británico para defender al Reino Unido de la invasión potencial y proteger las rutas vitales.

    Durante medio siglo de su historia como Estado soberano independiente autoproclamado, Sealand ha sobrevivido a intentos de invasión de emisoras piratas rivales, ha disparado tiros de advertencia contra la Armada Británica y pudo repeler un golpe de Estado lanzado por un empresario alemán, entre otras cosas.

    "Durante estos años han sucedido muchas cosas emocionantes y a veces peligrosas. Creo que lo más impresionante fue retomar la fortaleza después de la invasión alemana", comentó el príncipe Michael a Sputnik.

    Sin reconocimiento

    Sealand tiene su propia bandera, himno, constitución, moneda, pasaportes e incluso un equipo de fútbol. Sin embargo, la micronación carece de reconocimiento oficial como país.

    No obstante, el príncipe Michael aseguró que Sealand nunca ha buscado reconocimiento de manera activa.

    Al principio, Roy y Michael terminaron en la corte británica después de que el irlandés Ronan O'Rahilly de la radio pirata Radio Caroline junto con un pequeño grupo de hombres, tratara de tomar Sealand por la fuerza.

    Bates repelió el intento de invasión usando bombas de gasolina y armas de fuego, lo que llamó la atención del Gobierno británico. Hubo discusiones en Downing Street sobre si Sealand debería ser retomado por la fuerza.

    En 1968, un barco de la Armada Británica fue enviado a la isla, y Michael realizó un disparo de advertencia contra la embarcación cuando esta entró en las aguas territoriales de Sealand.

    Los jueces descartaron el caso, puesto que los tribunales británicos no tenían jurisdicción sobre los supuestos crímenes cometidos fuera del territorio legal del país.

    Westminster tuvo que demoler todas las demás fortalezas que quedaban para evitar que otros siguieran el ejemplo de Bates.

    "Por supuesto, el Gobierno querría que desapareciéramos, a ningún gobierno le gustan las instituciones que no puede controlar", comentó el príncipe Michael a Sputnik.

    ¡Vienen los alemanes!

    No solo el Gobierno del Reino Unido trató de inmiscuirse en los asuntos de Sealand. En agosto de 1978, el empresario alemán Alexander Achenbach y un séquito de soldados holandeses y alemanes invadieron Sealand con lanchas rápidas y helicópteros y tomaron a Michael como rehén mientras Roy estaba ausente.

    A la mañana siguiente, el fundador y sus partidarios lanzaron un exitoso contraataque usando armas escondidas en la plataforma.
    Los mercenarios fueron posteriormente detenidos como prisioneros de guerra, y Achenbach —titular de pasaporte de Sealand— fue condenado a prisión por traición.

    Roy exigió a la República Federal de Alemania que pagara 75.000 marcos alemanes (más de 35.000 dólares estadounidenses) por su liberación. Los líderes alemanes solicitaron al Gobierno británico que interviniera, pero los funcionarios no lograron solucionar la situación.

    Alemania se vio obligada a recurrir al envío de un diplomático a Sealand para negociar oficialmente la liberación de Achenbach.

    Roy finalmente cedió y afirmó que la visita constituyó otro reconocimiento de facto de Sealand, esta vez por Alemania.

    Bates murió en octubre de 2012 a los 91 años, y nombró a Michael su sucesor como príncipe de Sealand.

    El futuro

    Según el príncipe Michael, los ciudadanos de Sealand residen principalmente en el extranjero.

    Aquellos que pasan tiempo en la isla, realizan el mantenimiento y ayudan a gestionar las actividades de comercio electrónico de la nación.

    Las principales fuentes de ingresos provienen de ofrecer instalaciones de almacenamiento en el extranjero para registros electrónicos y vender las propiedades de Sealand, incluyendo títulos aristocráticos, "esto es muy parecido a los primeros reyes franceses que solían vender cartas de nobleza para financiar sus guerras", dijo el príncipe Michael.

    "Tenemos una gran cantidad de seguidores, y mantenemos relaciones con otras micronaciones. Vit Jedlicka de Liberland llegó a la celebración del 50 aniversario de la independencia el 2 de septiembre. Solo sigan comprando en nuestra tienda en línea y dándonos ideas y ayuda práctica y sobreviviremos para siempre", concluyó el príncipe Michael.

    Etiquetas:
    micronación, estado, soberanía, entrevista, independencia, Reino Unido
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik