En directo
    Europa
    URL corto
    0 10
    Síguenos en

    LONDRES (Sputnik) — Los nacionales de la Unión Europea (UE) en Reino Unido se verán obligados a formalizar su residencia en la administración británica cuando se consuma el Brexit, según la propuesta del gubernamental publicada este lunes 26.

    "Los ciudadanos de la UE son miembros preciados en nuestras comunidades y no vamos a pedir a nadie que se vaya de Reino Unido", declaró la primera ministra, Theresa May, al esbozar su "oferta seria" en el Parlamento de Westminster.

    No hay un carnet nacional de identidad en Reino Unido y los intentos de introducirlo han tropezado con fuerte oposición política y social.

    Pero los estimados tres millones de residentes de la UE "tendrán que solicitar" al ministerio del Interior el documento que acredite su situación legal en el país.

    "Todos los ciudadanos de la UE (y sus familiares) en Reino Unido, independiente de cuando llegaron, necesitarán obtener un estatus de inmigración amparado por la ley británica", afirmar el documento del Gobierno.

    May propone ofrecer un nuevo tipo de residencia, el "settled status" (estatuto de asentamiento), a los europeos comunitarios que lleven cinco o más años ubicados en Reino Unido.

    La fecha en que se fijará la cuenta atrás se negociará junto con el resto de las cuestiones del divorcio de la UE.

    Londres propone no obstante que se establezca en el plazo de dos años a partir de la notificación formal de la decisión de salida, el 29 de marzo de 2017.

    El permiso de residencia se perderá "si una persona se ausenta del Reino Unido más de dos años".

    El Gobierno May desafía una vez más al bloque de los 27 reiterando su la negativa a situar bajo el amparo de la Justicia de la UE la continuidad de los derechos de los comunitarios.

    Más aquí: Decepción mayoritaria entre los residentes europeos por el Brexit

    "El Tribunal de Justicia de la UE no tendrá jurisdicción en Reino Unido", declara el documento.

    La propuesta de la dirigente conservadora está condicionada a la reciprocidad en los derechos del millón de británicos que ha fijado domicilio en otro Estado de la UE.

    El líder laborista, Jeremy Corbyn, acusó a May de utilizar a la ciudadanía como "moneda de cambio" en la negociación del divorcio.

    "Su mandato está hecho añicos", espetó recordando la desastrosa campaña electoral de la líder conservadora que concluyó en una pérdida de diputados y la formación de un Gobierno minoritario.

    Lea más: Brexit: ¿duro y despacito?

    El reforzado dirigente de izquierdas desacreditó a la "débil primera ministra" que, según dijo en los Comunes, dirige un "gobierno débil" en una histórica fase de reorientación del Reino Unido. 

    Además:

    Merkel: la UE quiere unas negociaciones del Brexit rápidas e intensas
    Londres y Bruselas acuerdan la estructura de las negociaciones del Brexit
    Etiquetas:
    residencia, Brexit, Unión Europea, Reino Unido
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook