En directo
    España
    URL corto
    Por
    0 91
    Síguenos en

    El joven gobierno de Parauta (Málaga) decidió que la mejor manera de asegurar que los vecinos cumplieran las normas esta navidad, el "quédate en casa", era prescindir de la iluminación navideña, el presupuesto se destinará este año a comprar un lote de ibéricos con un jamón de pata negra para cada hogar.

    La anomalía de este 2020 se refleja en todos los ámbitos. Lo saben bien en la localidad malagueña de Parauta, donde estas navidades no contarán con el escenario habitual. El espíritu de estas fechas se reencarnará, y nunca mejor dicho, en un preciado obsequio para cada uno de sus hogares: un jamón de pata negra.

    • Jamón de pata negra, un regalo para los habitantes de Parauta
      Jamón de pata negra, un regalo para los habitantes de Parauta
      © Foto : Ayuntamiento de Parauta
    • Regalos para los habitantes de la localidad malagueña de Parauta, España
      Regalos para los habitantes de la localidad malagueña de Parauta, España
      © Foto : Ayuntamiento de Parauta
    • Regalos para los habitantes de la localidad malagueña de Parauta, España
      Regalos para los habitantes de la localidad malagueña de Parauta, España
      © Foto : Ayuntamiento de Parauta
    • Regalos para los habitantes de la localidad malagueña de Parauta, España
      Regalos para los habitantes de la localidad malagueña de Parauta, España
      © Foto : Ayuntamiento de Parauta
    • Regalos para los habitantes de la localidad malagueña de Parauta, España
      Regalos para los habitantes de la localidad malagueña de Parauta, España
      © Foto : Ayuntamiento de Parauta
    1 / 5
    © Foto : Ayuntamiento de Parauta
    Jamón de pata negra, un regalo para los habitantes de Parauta

    El Ayuntamiento de este pueblo de solo 250 habitantes decidió redirigir el presupuesto que cada año dedican al alumbrado navideño para invertirlo en lotes para sus vecinos. Una cesta de navidad con un jamón de pata negra, un salchichón y un chorizo ibérico, venidos de Guijuelo, y una botella de vino, El Buen Puntito, de las bodegas vecinas de Morosanto.

    La idea, cuentan a Sputnik desde el equipo municipal, surgió en una comida informal entre compañeros. "¿Y si gastamos el presupuesto que tenemos en un regalo directo para los vecinos?", retó la joven alcaldesa, Katrín Ortega (PSOE). La iluminación y los fuegos artificiales han dado paso a una inversión menos no tan prosaica, el consistorio ha desembolsado cerca de 6.000 euros en la campaña.

    Si las recomendaciones sanitarias recomiendan evitar la interacción social, las fiestas deben trasladarse de la calle y el espacio exterior al interior. "Así que pensamos en cómo llevar la alegría a las casas, y claro, ¿qué mejor que un jamón de pata negra?", nos cuenta la 2ª teniente alcalde Mónica Román.

    Una casa, un jamón

    "Lo importante es que la gente esté bien, si no debemos salir, tras un año tan duro, era necesaria una alegría", cuenta Mónica. Los jamones no son para cada persona, sino en función del censo, para cada unidad familiar.

    "Una Navidad con jamón es más Navidad, claro que es una buena iniciativa, el jamón da mejores ratos que las luces", nos dice una  agraciada vecina que regenta una de las muchas casas rurales de Parauta.

    Los parauteños son, merced a la magia de la Navidad y del jamón, la envidia de la región. La localidad está situada a los pies del Parque Natural de la Sierra de Grazalema y orillada al interior de la Costa del Sol, a media hora de Marbella. "No paramos de recibir llamadas de otros pueblos para ver cómo pueden empadronarse", bromea Mónica Román.

    Parauta tiene un restaurante y la práctica totalidad de sus negocios están ligados al turismo rural, "en un año como este, necesitábamos un revulsivo". El Ayuntamiento venía queriendo posicionar a esta pequeña localidad en lo más alto, se propusieron para los pueblos más bonitos de España pero la pandemia truncó su brillo. Los jamones están siendo ahora la estrella que guía a Parauta en su posicionamiento. Pueblos como Parauta tienen que levantar la voz para seguir existiendo.

    Jamón contra la despoblación

    Más allá de lo anecdótico, la campaña pretende posicionar al pueblo en el mapa. En España son miles los pueblos que se ven obligados a reinventarse para no dejar de existir. El Centro de Estudios Demográficos de la Universidad Autónoma de Barcelona, por ejemplo, cifra en 1.840 los pueblos están al borde de la desaparición.

    Viajamos hasta las alpujarras almerienses para encontrar otro de estos municipios, Íllar. "Las localidades como las nuestras tenemos que luchar para mantener nuestros servicios mínimos, sino acabaremos desapareciendo", nos cuenta Francisco Rodríguez (PP), teniente alcalde de este pueblo de cerca de 400 habitantes.

    Íllar acaba de aprobar un cheque bebé de 300 euros por nacimiento o adopción de un menor de 6 años, y otros 700 por la escolarización en el único colegio. "Son mil euros, sabemos que con eso no se cría a un niño, pero es toda la ayuda que podemos poner sobre la mesa", asegura. La batalla de Íllar, es mantener con pulso la escuela local. "Si cierra el colegio, se cierra el pueblo. Eso acaba por arrastrar mucha vida, muchos negocios", explica Francisco.

    Íllar vive básicamente de la agricultura, está también a tan solo media hora de la capital, Almería, pero esa cercanía no le salva ni siquiera como ciudad dormitorio. La población de estos pequeños municipios está envejecida, y la natalidad no responde a las necesidades de balance demográfico. En estos dos ejemplos de lucha contra la España Vacía, hay 13 niños en la escuela de Parauta y 15 en Íllar. Sin niños, no hay futuro, pero el futuro se trabaja con ingenio y el ingenio se inspira con un buen jamón.

    Etiquetas:
    Navidad, jamón, Málaga, España
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook