En directo
    España
    URL corto
    Por
    0 80
    Síguenos en

    El día 1 las alarmas saltaban en la gestión del agua de Marchena y La Luisiana. Los niveles de benceno no permiten el consumo del agua del grifo. El día 3 se hizo pública la noticia y desde entonces, se agotan la existencias de agua en botella, a la espera de camiones cisterna. Miles de vecinos temen por las consecuencias para su salud.

    Muchos con alarmismo, otros con sorna, pero todos con miedo. Los vecinos de Marchena (19.457) y La Luisiana (4.576), localidades de Sevilla, veían el jueves 3 de diciembre como el año añadía una pizquita de plaga–extra a este gran apocalipsis que vivimos. En este caso, la noticia le llegaba a muchos a través del Facebook personal de la alcaldesa de Marchena, ¡no bebas agua del grifo!

    Agua contaminada con benceno, típico de este 2020. La Junta de Andalucía, en base a los resultados aportados por el Consorcio, la Delegación Territorial de Salud y Familias en Sevilla, ha declarado el agua no apta para el consumo. La entidad responsable en dichas localidades de la gestión del ciclo integral del agua es el Consorcio de Abastecimiento y Saneamiento de Aguas 'Plan Écija' (CIAR).

    El Jefe de Calidad de Aguas, José Antonio Linares, explica a Sputnik que, a pesar del alarmismo, "la situación no es tan mala", ya que en un plazo de 2 días se ha conseguido detectar el foco de contaminación y reducir los niveles de benceno a 0.

    No obstante, explica Linares, "los protocolos exigen que durante un plazo de tres días no haya consumo doméstico a la espera de la higienización de las redes".  Sí se podrá utilizar el agua para uso higiénico, por ejemplo, aclaran desde CIAR y desde fuentes municipales. Pero los vecinos están alarmados, "¿desde cuándo estamos bebiendo benceno?, ¿podemos cocinar o lavarnos los dientes?", preguntan inquietos a este periodista.

    ¿Qué es el benceno?

    El Benceno o benzol (C6H6) es un componente natural del petróleo, es una de las 20 sustancias químicas más producidas, se utiliza para fabricar otros productos químicos, resinas, fibras sintéticas y en la creación de detergentes o pesticidas.

    "En el pueblo estamos todos muy asustados, es lo que nos faltaba este año", nos dice una vecina que lamenta que la información se haya extendido más rápidamente por redes sociales y vías no oficiales, permitiendo que cunda el pánico, "ante la incertidumbre la gente se ha vuelto loca".

    A la espera de los camiones cisterna de hasta 25 metros cúbicos —el abastecimiento alternativo que por ley debe asegurar CIAR— llegue a lo largo del viernes a Marchena y La Luisiana, la ciudadanía adquiere agua por su cuenta.

    "Estamos viviendo una locura, en solo 10 minutos se me agotó toda el agua embotellada que tenía", cuenta José, que regenta El Polvillo, céntrico supermercado de Marchena. "Y hoy, que es el segundo día, voy por el mismo camino. A media mañana ya he vendido el triple de agua de la que es habitual. "El día que saltó la noticia se agotó toda el agua embotellada del pueblo en dos horas, la gente se saltó el cierre perimetral para ir a otros pueblos a por agua", detalla otro vecino.

    Esta zona de Sevilla vive básicamente de servicios y de la industria agroalimentaria, fundamentalmente aceituna de mesa y cárnicas, así que la pregunta que todo el mundo se hace es por qué el agua está contaminada. El benceno se vincula a la industria química, que en la región está ausente.

    "Hemos estado haciendo un trabajo muy intenso para detectar el foco", explica Linares. La primera opción fue tomar muestras del pantano de cabecera que abastece a la región, pero para sorpresa del equipo, los resultados eran negativos. Tras una intensa investigación, la respuesta está en un material deficiente de la propia gestión hídrica.

    "Al final el foco viene de un reactivo que usamos en la propia planta de tratamiento de las aguas", revela Linares mientras espera los detalles del laboratorio. Al parecer, el carbón en polvo que se utiliza en el procesamiento venía contaminado "de fábrica" con exceso de benceno. "Desde que cortamos ese proceso, no hemos detectado benceno en el agua".

    Pero en este caso, no se puede aplicar aquello de muerto el perro, muerta la rabia. Las cañerías deben depurarse y debe existir un plazo de al menos tres días desde la erradicación del foco para que no haya más riesgo de contagio.

    Entre la alarma y la anécdota

    La exposición a niveles bajos de benceno puede causar somnolencia, mareo, taquicardia, dolores de cabeza, vómitos y acidez e irritación estomacal. Pero una exposición de larga duración puede derivar en complicaciones en la médula ósea, anemia, daños en el sistema inmunitario "y sobre todo, hablamos de una carcinógeno humano, esto puede tener implicaciones muy graves y queremos llegar al fondo del asunto", revela a Sputnik Antonio Amarillo, coordinador del área de aguas de Ecologistas en Acción.

    Según la información oficial, la detección del benceno tuvo lugar el día 1 de diciembre, pero hasta la tarde del día 3, los Ayuntamientos no recibieron notificación sobre esta incidencia. Al final de la mañana del viernes 4, mientras se escriben estas líneas, la alcaldesa de La Luisiana declara en medios locales que aún no tiene constancia sobre cuándo llegarán los camiones cisterna con el agua.

    "Hablamos de una negligencia de dos días, pero lo más grave es que no hay información sobre cuánto tiempo llevamos bebiendo esta agua, ¿cómo es posible que se tarden dos días en hacer pública la presencia de benceno en el agua?", cuestiona Amarillo, que exige más trasparencia.

    Con el abastecimiento de agua embotellada en mínimos, a la espera de la distribución de agua en los camiones cisterna y del restablecimiento del suministro estándar, los vecinos lidian ahora con las exigencias de higiene y saneamiento de la pandemia y la cruda realidad. Al menos, parece que esta nueva dolencia del 2020 solo durará durante el fin de semana, desde CIAR detallan que esperan restablecer la normalidad el próximo lunes, pero, ¿quién sabe?, ya ni siquiera el agua del grifo está asegurada en Marchena y La Luisiana.

    Etiquetas:
    España, agua dulce, agua
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook