En directo
    España
    URL corto
    0 03
    Síguenos en

    El protocolo de la celebración se ha visto alterado por protestas y por las restricciones que impone el COVID-19.

    La Diada de Cataluña, que se celebra el 11 de septiembre, arranca siempre con una ofrenda floral de instituciones, partidos y entidades al monumento a Rafael Casanova de Barcelona. Este año, el coronavirus no ha impedido la realización del formato, que se ha llevado a cabo bajo unas medidas inusuales, pero tampoco ha evitado otros actos habituales: los enfrentamientos entre distintas facciones de la población.

    Al acabar el protocolo de las autoridades (que en esta ocasión solo contaba con una representación mínima, con fuertes medidas de seguridad y con la reproducción entonación de Els Segadors sin orquesta), Cake Minuesa, periodista acostumbrado a la polémica, ha irrumpido al finalizar la ofrenda y ha depositado una bandera de España. Mientras, grababa un vídeo para su canal de Youtube. En ese momento, un hombre vestido con la camiseta de la selección catalana lo ha increpado y le ha arrebatado la enseña. Minuesa ha sacado otra del bolsillo y la ha vuelto a poner a los pies del monumento. 

    Varios espectadores le gritaban y algunos aplaudían hasta que agentes de los Mossos d'Esquadra (la policía autonómica) se lo han llevado fuera del lugar. Entonces ha sido una mujer la que retiraba la segunda bandera, antes de que un grupo de ultras entonara una canción con la señera y la rojigualda a hombros. En algunas ocasiones, uno de sus miembros respondía a insultos de los asistentes. Y un matrimonio, portando los colores de España, se ha marchado entre abucheos, con un pequeño rifirrafe previo.

    ​Coinciden estas escenas con lo que pasa a menudo, dado el choque de sectores nacionalistas catalanes y españoles. El año pasado, por ejemplo, dos personas situadas en el balcón de un hotel adyacente al monumento emitieron a todo volumen el himno español por unos altavoces mientras sonaba Els Segadors por la megafonía oficial cuando el presidente de la Generalitat, Quim Torra, y los miembros de su Govern realizaban la ofrenda.

    Y en esta ocasión, la sorpresa la han dado en la comitiva de Òmnium Cultural (plataforma para promover la lengua y cultura catalanas). En la Ronda de Sant Pere han empezado a tocar Els Segadors con el sonido de las grallas, un instrumento de viento. Además, un grupo de encapuchados ha prendido fuego a un retrato de la familia real. En la foto aparecían todos los integrantes de la monarquía, desde los reyes eméritos hasta los actuales, incluyendo a las hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía.

    © Sputnik . Ruplty
    Queman un retrato de la Familia Real y una figura que representa la monarquía en la Diada

    Se han comunicado a lo largo de la mañana algunos piquetes en vías de tren y conatos de reyerta en las calles. Y la asociación Societat Civil Catalana había fletado una avioneta para volar sobre las playas de Barcelona y Girona con una pancarta en la que se lee Aturem la decadència (Paremos la decadencia). La acción ha culminado una campaña del colectivo que ha consistido en la distribución de carteles en los que se denunciaba la pérdida de inversión extranjera o la caída de Cataluña en el ranking de regiones europeas.

    Etiquetas:
    coronavirus, bandera, España, protestas, Barcelona, Cataluña, Diada de Sant Jordi
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook