En directo
    España
    URL corto
    0 80
    Síguenos en

    Los restos de Miguel Joaquín Eleicegui, un vecino guipuzcoano muy popular en el siglo XIX debido a su estatura, han sido encontrados en el cementerio de Alzo, su pueblo.

    Pilar Unsain fue la primera en ser avisada. El 15 de agosto le llegó una llamada inesperada. La indicación era sencilla: tenía que acudir corriendo al cementerio de Alzo, un pueblo perteneciente a la provincia de Guipúzcoa, en el norte de España. Ninguna información más. Allí, el alcalde Txomin Rezola rompió la incógnita: los restos de Miguel Joaquín Eleicegui, conocido como El Gigante Español o El Gigante de Alzo, acababan de haber visto la luz. Después de más de un siglo y medio, este popular vecino encontraba una sepultura oficial. Y sus descendientes, como Pilar Unsain, el punto y final a los bulos y las especulaciones sobre su muerte.

    El hallazgo fue obra de la Sociedad de Ciencias Aranzadi, que desde el día 12 de agosto buscaba en la necrópolis de este pequeño municipio, con una población de poco más de 400 habitantes. "No estaban ni en París ni en Londres. Nadie los había robado o vendido. Los restos de este euskaldún mítico estaban en el cementerio de su pueblo", recordó Rezola el 17 de agosto, en una presentación pública del descubrimiento. Junto a él estuvieron los protagonistas de la excavación y miembros institucionales. Todos mostraron su ilusión y alegaron que había sido "muy interesante y emocionante".

    Después de unas cuantas horas de trabajo, el equipo de la Sociedad de Ciencias Aranzadi dio con los huesos de Eleicegui y cerró el interrogante que le perseguía desde 1861, el año de su defunción. Este paisano nacido en 1818 era conocido popularmente por su estatura. Se calcula que alcanzaba los 2,42 metros y, por eso, se le exhibió por media Europa y le recibieron personalidades de cada país: la reina Isabel II de España, María II de Portugal o Victoria en el Reino Unido. Era una atracción circense por sus insólitas dimensiones: la envergadura se extendía también a los 2,42 metros, los pies le medían 42 centímetros y pesaba unos 200 kilos.

    Presentación de los huesos de Miguel Joaquín Eleicegui, 'El Gigante Español'
    © Foto : Sociedad de Ciencias Aranzadi
    Presentación de los huesos de Miguel Joaquín Eleicegui, 'El Gigante Español'

    Su gigantismo (o acromelagia) le llevó a la fama en aquella época y se refrescó en 2017, cuando los directores vascos Aitor Arregui y Jon Garaño estrenaron su historia en Handia. La película recordaba sus trayectos de un lugar a otro para ser expuesto y los intentos de ser emparejado con una mujer inglesa de estatura parecida. Logró 11 premios Goya y acercó la biografía de El Gigante Español a quienes la desconocían.

    © Sputnik . Ruptly
    Encuentran los huesos de 'El Gigante Español'

    Nacido el 6 de julio de 1818, Eleicegui murió por tuberculosis pulmonar con 43 años de edad, el 20 de noviembre de 1861. Se le enterró en el cementerio de Alzo, junto a la iglesia de San Salvador, pero se creía que sus huesos fueron robados por algún coleccionista y vendidos o esparcidos por otras latitudes. El problema, al parecer, era que no estaba en el cementerio sino en el osario de la iglesia. Lo primero que encontraron fue un fémur de unos 64 centímetros, prueba casi definitoria a falta de cotejar el ADN.

    Una de las sorpresas para los responsables de la excavación ha sido "el buen estado" de los huesos. Lourdes Herrasti, codirectora del proyecto, ha destacado este detalle después de casi 160 años bajo tierra y de haber sido en vida una fuente de sufrimiento para Eleicegui: solía  quejarse de fuertes dolores y lo hacía con motivo, pues —a simple vista— los investigadores han advertido en los huesos "una avanzada artrosis y osteoporosis". Herrasti ha explicado también que "toda la historia se ha corroborado: nunca salió de Alzo, siempre siguió aquí con sus vecinos. Por lo tanto, todas las leyendas no tienen sentido".

    ​Con las partes del esqueleto al aire y un perfil de cómo sería el resto del cuerpo de este gigante, los miembros de la Sociedad de Ciencias Aranzadi han señalado que no se ha establecido aún un calendario de trabajo. El hallazgo ha sido tan repentino que todavía no se sabe cómo va a continuar ni cuál será el destino de los huesos. De momento, se quedarán unos días en la localidad guipuzcoana y emitirán un primer informe. Karlos Almortza, promotor del proyecto, ha apuntado que tal vez las propias personas que exhumaron los restos del gigante de la tumba para trasladarlos al osario alentaron el bulo sobre el robo de sus restos para protegerlos de posibles ladrones.

    ​Y Rezola, el alcalde, ha subrayado la velocidad del descubrimiento y la ausencia de nuevos pasos que dar. Paco Etxeberría, director del departamento de Antropología de la Sociedad de Ciencias Aranzadi y codirector del proyecto, se ha extendido en el transcurso de las excavaciones, donde sacaron "miles de huesos" de "todas las edades" hasta que dieron el fémur descomunal. "Sabemos que existió, que tuvo una vida sorprendente. Y no me imaginaba de joven ver sus restos. Ha sido muy emocionante. Hemos excavado en el desierto o en el Polo, pero esto tiene una dosis más emotiva teniendo en cuenta que están ahí las familias", incidía delante de Pilar Unsain, que por fin ha cerrado la caja del misterio sobre su ancestro Miguel Joaquín Eleicegui, El Gigante de Alzo.

    Etiquetas:
    Premios Goya, película, España, País Vasco, huesos humanos, cuerpo, gigantes
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook