En directo
    España
    URL corto
    0 25
    Síguenos en

    El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, ha considerado que hay que ‘naturalizar’ que los periodistas con presencia pública estén sometidos a la crítica y el insulto. Declaraciones a raíz de las palabras del portavoz del grupo parlamentario de Unidas Podemos, Pablo Echenique, contra Vicente Vallés y sus análisis sobre el caso Dina.

    El lunes 6 de julio, Vicente Vallés señaló a Pablo Iglesias tras un ataque de Pablo Echenique, quien indicaba que al periodista "le produce sarpullido que Podemos gobierne" y su discurso es "próximo a la extrema derecha". Comentarios que surgen a raíz de los análisis de Vallés sobre el caso Dina, que, desde hace unos días, tiene al vicepresidente segundo del Gobierno en el ojo del huracán.

    Precisamente, este asunto ha saltado en la rueda de prensa del martes 7 de julio tras el Consejo de Ministros. Iglesias ha comentado los "hechos contrastados" del caso Dina: el robo del móvil de la que fuera su exasesora en 2015 y la aparición de una copia de su tarjeta en el ordenador del comisario Villarejo. Hace poco más de un mes, un juez retiró la condición de perjudicado al líder de la formación morada del caso Villarejo al relacionarse con la anterior pesquisa. Y es que, en estos momentos, la justicia investiga por qué Iglesias tardó meses en devolver la SIM del teléfono robado cuando este le fue entregado en enero de 2016 por el dueño del grupo Zeta, dedicado a la comunicación, y el estado en el que se encontraba dicha tarjeta. Unos hechos que para Vallés también "están contrastados".

    Las declaraciones del periodista han provocado un aluvión de críticas. En referencia a los comentarios en redes sociales, el vicepresidente segundo del Gobierno dice no estar de acuerdo con muchas de ellas. "He leído cosas en las redes sociales que no comparto y que no me gustan. A Vicente Vallés le han dicho de todo: le han dicho que es como Javier Negre con traje y un telediario, le han llamado 'cloaquín'... Yo no me puedo identificar con eso. No me gusta. Y creo que lo digo siendo alguien que sabe lo que es que le insulten en las redes sociales y que le digan de todo".

    No obstante, también reconoce que el hecho de formar parte de la vida pública hace que las críticas se conviertan en algo normal.

    "Creo que hay que naturalizar que cualquiera que tenga presencia pública o cualquiera que tenga responsabilidades en una empresa de comunicación o en política está tanto a la crítica como al insulto en las redes sociales", afirma Iglesias.

    En relación a los comentarios lanzados desde su partido hacia determinados periodistas y medios de comunicación, el vicepresidente ha alegado que una cosa es la crítica y otra el señalamiento, que jamás han hecho. "Señalamientos hemos visto cuando a profesionales de los medios les echaban determinados medios por hacer su trabajo conforme a su propio criterio. Eso es señalar y por desgracia ocurre en este país. Otra cosa es la crítica, que es tan legítima como la que se hace al poder político".

    Reacción de la prensa

    Palabras que no han sentado bien a las organizaciones periodísticas en España. La Federación de Asociaciones de la Prensa de España (FAPE) está totalmente en desacuerdo.

    "Señalar a los periodistas con el peligro de amplificación que tienen las redes sociales es ponerles como blancos de ataques e insultos. Y al mismo tiempo es un intento de intimidación absolutamente rechazable e intolerable. Sobre todo, cuando esas declaraciones proceden de un representante público", considera Nemesio Rodríguez López, presidente de la FAPE.

    Según la FAPE, los miembros del Gobierno deben garantizar la libertad de expresión, no incitar a la intimidación del periodista. En esta línea también se ha expresado desde la Asociación de la Prensa de Madrid y Reporteros Sin Fronteras-España (RSF).

    "Esta especie de rifirrafes puede gustar más o menos, en RSF no nos gusta demasiado, pero nuestra preocupación fundamental como organismo en defensa de la libertad de prensa es que los insultos se conviertan en amenazas y que no haya persecución desde instancias gubernamentales o desde partidos políticos a periodistas concretos".

    Más allá de las asociaciones de prensa, el Defensor del Pueblo podría abrir una investigación para determinar si las declaraciones de Iglesias sobre los periodistas vulneran la ley de Transparencia y Buen Gobierno. Proceso que empezaría en el momento que se tramite la carta enviada por la eurodiputada de UPyD Maite Pagazaurtundua, quien pregunta por esta situación.

    También se ha hablado sobre este tema la ministra de Defensa, Margarita Robles. Preguntada por las palabras de Iglesias durante su visita a la Unidad Médica de Aeroevacuación y la Unidad Médica de Apoyo al Despliegue, situadas en Torrejón de Ardoz, Robles ha reconocido que "la crítica es muy sana", pero el insulto "no es justificable en una sociedad democrática".

    Asunto que también ha llegado a las redes sociales. Las críticas a Pablo Iglesias han llegado desde miembros de la política como Inés Arrimadas, pero también desde centenares de usuarios. No obstante, también hay tuiteros que han defendido las palabras del vicepresidente segundo del Gobierno.

    Etiquetas:
    insultos, críticas, periodistas, Pablo Iglesias
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook