En directo
    Entrevistas
    URL corto
    Por
    1122
    Síguenos en

    MONTEVIDEO (Sputnik) — En Chile el debate social se da en los movimientos sociales y la acción de los políticos está reducida a su mínima expresión, advirtió en diálogo con Sputnik, el excandidato a la presidencia por el Partido Progresista, Marco Enríquez-Ominami.

    "Hoy en día hay un debate social que se da en la calle, la política está reducida a cero en Chile, hoy en día es el movimiento social el que encabeza el debate", afirmó Ominami, quien también es el fundador del foro político latinoamericano Grupo de Puebla.

    Las protestas comenzaron el 18 de octubre de 2019 con una seguidilla de manifestaciones ciudadanas contra el sistema económico, el precio de los servicios básicos, la Constitución y la gestión del presidente Sebastián Piñera.

    Si bien entre enero y febrero la violencia de las protestas ha disminuido, las autoridades temen que los disturbios recrudezcan en marzo, debido a que ya se han anunciado en redes sociales nuevas manifestaciones.

    El presidente Sebastián Piñera afirmó que no descarta volver a declarar el estado de emergencia y sacar a los militares a las calles ante la posibilidad de que las manifestaciones se intensifiquen.

    Por su parte, Ominami consideró que las protestas "van a ir cada vez más en aumento", porque el acuerdo político entre el oficialismo y cierto sector de la oposición, realizado en noviembre, estaba "mal hecho".

    "La prueba es que no significó ni menos violencia ni más debate político (...) Chile ha sido un laboratorio político y económico hace 50 años; hoy en día es el paroxismo de la desigualdad; es uno de los países donde la diferencia entre sus congresistas y el sueldo mínimo, entre los ultra ricos y el sueldo mínimo, es obsceno", reflexionó.

    Pedido de renuncia

    Por otro lado, Ominami consideró que Piñera debe renunciar porque no garantiza la convivencia en el país.

    Sebastián Piñera, presidente de Chile
    © REUTERS / Marcelo Segura/Courtesy of Chilean Presidency
    "Sebastián Piñera no garantiza ni la paz social ni la convivencia y tiene que irse; no hay condiciones para que él siga gobernando (...) Cuando un presidente apenas arbitra, ¿qué función cumple? Si no garantiza la paz, el orden ni el debate, ni puede promulgar leyes, ni debates legislativos, ni puede hacer política exterior, ¿cuál sería el camino de Piñera? Nada, esperar que las protestas sean cada vez más grandes, creo que es un presidente que estresa a la sociedad chilena", expresó.

    Ominami dijo que el presidente no tiene empatía y que no crea empleo para la población, por lo que es un "símbolo del problema" del país.

    "La monarquía presidencial de Chile es la más exacerbada de América Latina, ya que no hay federalismo ni vicepresidente; en un Estado tan monárquico, cuando el rey está paralizado, también se paraliza el país", agregó.

    Consideró que la renuncia de Piñera "calmaría el debate", el cual está "polarizado" y genera "mucha violencia".

    "El debate está tan polarizado que aparecen los que quieren justicia social y los que quieren paz como si fueran contradictorias; eso tiene una solución: primero que parta el árbitro, imagínate que si esto fuera un partido de lo que tú quieras, hay un árbitro que no quiere arbitrar y que además solamente cree en uno de los bandos, que ni siquiera garantiza reglas claras para poder debatir; con todo eso no se puede avanzar", expresó.

    Constitución

    En abril de este año se realizará un plebiscito para que los chilenos decidan si quieren o no cambiar la actual Constitución y el método a través del cual quieren hacerlo.

    La carta magna fue adoptada en 1980 y aprobada en un plebiscito el mismo año cuando no existían registros electorales y sin establecer ninguna garantía para la fiscalización de su transparencia, a raíz de lo cual ha sido constantemente criticada debido a su falta de legitimidad.

    Ominami dijo que la reforma constitucional supone un avance, pero advirtió que no garantiza la paz social.

    "Si pensamos a Chile como si fuera una casa, está construida sobre un terreno que se puede inundar; si nos quedamos como estamos nos vamos a inundar; tenemos que cambiar; es cierto que la nueva casa que se quiere construir no tiene certeza de que vaya a ser sensacional, pero yo sí sé que donde estamos no podemos estar peor, hay que salir del pantano en el que estamos y la única manera de destrabar esto es una nueva Constitución", afirmó.

    Unidad de la izquierda

    Por otro lado, Ominami dijo que hay muchas posibilidades de que todos los partidos de izquierda y de centro se unan en una única opción electoral de cara a las próximas elecciones porque en los temas de esenciales comparten las mismas opiniones.

    "Creo que la fuerza de los hechos nos va a unir en una única opción electoral; además la demanda del momento nos lo impone, es ridículo que no estemos unidos si estamos completamente de acuerdo en lo esencial", afirmó.

    El dirigente consideró que por primera vez en 30 años todos los partidos de centro y de izquierda están de acuerdo en que se debe realizar un plebiscito, en que se debe reformar la Constitución y en que son "claros opositores" a Piñera.

    "Ya tenemos tres grandes acuerdos, lo que hay que tratar ahora es que avancemos en una unidad electoral; yo estoy dedicado a eso, para que haya una unidad electoral política electoral entre el movimiento social y sus dirigentes", expresó.

    Asimismo, afirmó que no será candidato en las próximas elecciones para fomentar la unión entre los partidos de centroizquierda.

    "No me voy a presentar a las elecciones, ni como senador, estoy convencido que puedo aportar de otra manera, colaboro en la unidad latinoamericana, en la integración regional y en Chile voy a militar", afirmó Ominami.

    Juicio

    El 25 de febrero comenzó la audiencia de preparación de juicio oral en el que se acusa a Ominami de presunta financiación de su campaña electoral del año 2013 con recursos de la constructora brasileña OAS que no fueron rendidos al Servicio Electoral (Servel).

    Ominami dijo a Sputnik que esa acusación es falsa y que el juicio que él enfrenta tuvo el objetivo de frenarlo en las elecciones.

    "No tengo ninguna duda de que hubo una decisión de una parte del sistema político, que utilizó la justicia para afectar mis derechos", señaló.

    Sostuvo que uno de los fiscales que lo entrevistó está casado con la ministra de Justicia de Piñera y que años después se convirtió en el asesor del presidente.

    "Gana 10.000 dólares mensuales, el otro fiscal reconoció haber recibido ofertas de trabajo mientras me interrogaban y la otra fiscal tiene vínculos con Michelle Bachelet [2014-2018]", expresó.

    La Fiscalía pide nueve años de prisión para Ominami; también está acusado en esta investigación su exasesor de campaña Cristián Warner, contra quien se pidieron cuatro años.

    En abril de este año se realizará un plebiscito para que los chilenos decidan si quieren o no cambiar la actual Constitución y el método a través del cual quieren hacerlo.

    La Constitución de Chile fue adoptada en 1980 y aprobada en un plebiscito el mismo año cuando no existían registros electorales y sin establecer ninguna garantía para la fiscalización de su transparencia, a raíz de lo cual ha sido constantemente criticada debido a su falta de legitimidad.

    Este 11 de marzo, Chile celebra 30 años de democracia ininterrumpida, tras la salida del régimen de Augusto Pinochet (1973-1990).

    Etiquetas:
    política, protestas, Chile
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook