01:11 GMT +315 Diciembre 2019
En directo
    Vera Nikoláevna Sténina, madre del reportero gráfico ruso Andréi Stenin asesinado en Ucrania

    La madre del reportero de Sputnik fallecido en Ucrania se sincera

    © Sputnik / Eugene Odinokov
    Entrevistas
    URL corto
    A cinco años de la muerte del reportero gráfico Andréi Stenin (11)
    1212
    Síguenos en

    El 6 de agosto de 2014 murió en el este de Ucrania el reportero gráfico de Sputnik Andréi Stenin. Ahora, cinco años después de la tragedia, su madre Vera Nikoláevna Sténina cuenta su historia.

    — Usted vino desde lejos. Por lo que sabemos, vino a conversar con nosotros directamente desde el cementerio ¿Ha sentido algún alivio?

    Sí, al bajarme del tren fui directamente al cementerio. Es una tradición para mí: cada vez que vengo a Moscú voy el mismo día al cementerio para visitar a Andréi y pasar allí un rato. Esto me trae alivio y después de ello puedo hacer otras cosas. Así que fui allí y le conté sobre nuestra entrevista.

    Vera Nikoláevna Sténina, madre del reportero gráfico ruso Andréi Stenin asesinado en Ucrania
    © Sputnik / Eugene Odinokov
    Vera Nikoláevna Sténina, madre del reportero gráfico ruso Andréi Stenin asesinado en Ucrania

    — ¿Cuán a menudo logra venir a Moscú?

    Vengo aquí tres veces al año: el día de su cumpleaños en diciembre, el día cuando lo vi por última vez en abril y el día de su muerte: el 6 de agosto.

    — Sus colegas y amigos cuentan solo lo mejor acerca de él: que era un gran amigo, que uno siempre podía contar con él, que era muy tranquilo, reflexivo e inteligente. ¿Cómo era de niño?

    Precisamente mis recuerdos de él son de cuando era un niño. No sé mucho de los tiempos cuando se graduó del instituto y se vino a Moscú para ingresar en la universidad. Pero cuando era pequeño vivíamos todos juntos: yo, su papá y sus abuelos. Era un niño solitario.

    — Sus colegas cuentan que era un entusiasta. Cuando se interesó por las motos, estudió el tema y se hizo experto. Cuando decidió convertirse en fotógrafo, lo estudió y lo hizo.

    Sí, cuando comenzaba a hacer algo, lo llevaba hasta el final. Hubo una vez cuando lo estaba esperando cerca del lugar donde vivía. Estaba observándolo. Vino en una moto, y estuvo arreglándola unas dos horas hasta que estuvo perfecta. ¡La arregló y se fue! Me sorprendió mucho que tuviera la paciencia para todo esto. Sabe, me daba mucho gusto ver a mi hijo.    

    — ¿Intentó desaconsejarlo cuando decidió trabajar en zonas de conflicto?

    No, yo no lo sabía. No hablábamos mucho por teléfono. Él no solía ser el primero en llamar, pero yo necesitaba oír al menos una palabra suya. Le llamaba para preguntarle sobre el tiempo y la salud. Por su voz entendía que todo iba bien, pero él no contaba mucho. Estaba muy contento cuando lo contrataron en Sputnik. Luego pasó un tiempo sin llamar. Y cuando lo llamé me dijo que estaba en Siria. "¡Dios mío! ¡Mi hijo está en Siria!", dije. Fue entonces cuando me enteré.

    — ¿Qué fue lo que sintió en ese momento?

    Yo ni sabía sobre la guerra que se desató allí. En aquel entonces no seguía las noticias. Ahora sí las sigo con mucha atención, me preocupo por los periodistas. Cuando se fue a Ucrania, me asusté por la posibilidad de perder a mi hijo, ya que en ese momento comenzaron a asesinar a los periodistas, como fue el caso de Voloshin y Korneliuk. Tampoco sabía que él estaba allí. Antes de eso me regaló una computadora y empecé a seguirlo. Cuando veía las fotos hechas por Andréi sabía que estaba vivo y todo estaba bien. Así era como me enteraba de su situación.  

    — ¿Cómo se enteró de lo que ocurrió?

    Me enteré de que en Ucrania empezaron una persecución a los periodistas, que incluso ofrecían una recompensa por sus cabezas. Entonces me di cuenta de que era peligroso. Me acuerdo cuando lo llamé el 17 de junio, él estaba muy alegre y me contó sobre su estancia en una residencia. Por lo que entendí, era en la ciudad de Slaviansk. Luego me envió unas fotos suyas con un niño. Me alegré mucho. Luego llegó julio: me sentía como si no viviera, como si dentro de mí hubiera un vacío.

    Después, el 6 de agosto me llamó mi hermana. Por alguna razón fue una llamada muy temprana, a eso de las cinco de la mañana. Nadia dijo que en las noticias informaron sobre la desaparición de un periodista, de Andréi Stenin. Entonces encendí la tele y me enteré de lo que se sabía por los noticieros. Hasta el 18 de agosto no salí a ninguna parte, como si fuera un animal enjaulado. No dormía, la tele estaba encendida las 24 horas del día. Esa música aterradora, los mensajes de que lo estaban buscando, fotos suyas. Luego vino mi hermana. Ni sabía a quién acudir, así que llamamos a Sputnik. Vinimos en avión con mi sobrina, nos fueron a buscar en el aeropuerto y nos alojaron. Pasamos aquí prácticamente un mes esperando más noticias. Luego me llamó el director general de la agencia de noticias, Dmitri Kiseliov, y me dijo que lo habían encontrado. Al principio había un 60% de coincidencia, pero luego me dijo que definitivamente habían encontrado a mi hijo. Recibí mucho apoyo de Sputnik y de sus empleados, algo que agradezco mucho. También me apoyaba su novia, Vera (aunque se hayan separado antes de su viaje a Ucrania), y los padres de ella. Incluso hoy en día seguimos en contacto.

    — Usted fue a Donbás y erigió un monumento.    

    Fui por primera vez en abril de este año. Solo estuve una vez, quisiera ir de nuevo, pero ya veremos si será posible. Ahora mismo es muy difícil acceder a esta ciudad debido al asedio. Me apena tanto lo que les está ocurriendo a sus habitantes. Me gustó mucho la ciudad, es muy limpia. Incluso después de los bombardeos ellos no tardaron en limpiarla. La ciudad es bonita y sigue con vida, la gente de allí es muy buena. También estuve en la escuela bautizada en honor a mi hijo, en el poblado de Snezhni. Allí recitaron algunos versos sobre él, también hay un mini museo dedicado a Andréi y dos chicos más que murieron con él. Esta gente no lo conocía, pero lo aprecia porque murió allí. Después fuimos al lugar donde falleció. Ahora hay un monumento, que por ahora es de madera, pero ellos quieren montar uno mejor. Además, plantaron dos filas de árboles que llevan hasta Andréi. Yo planté dos de estos árboles, los demás ya fueron plantados antes de mi llegada.

    En el lugar de su muerte te das cuenta de que no tenía escapatoria: ¿a dónde vas a correr en medio del campo? Me acuerdo de los niños que murieron en los sótanos, Andréi me mostró aquellas fotos. Es difícil imaginarse algo así si no lo has visto antes.

    He notado que mucha gente joven muere a la edad de Jesucristo. Andréi también tenía 33 años y medio. Sabe, él me sigue ayudando. Pensé que podría dejarlo ir y durante cinco años quise ir al lugar donde murió. Estuve en Donbás al lado de su tumba, pero me di cuenta de que no puedo dejarlo ir. Eso se quedará conmigo hasta el final. Intenté ser fuerte. Quise que todo ocurriera sin lágrimas, pero estoy a punto de llorar.

    Tema:
    A cinco años de la muerte del reportero gráfico Andréi Stenin (11)
    Etiquetas:
    Andréi Stenin, fotógrafos, periodistas, Ucrania, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik