En directo
    Un cohete portador ruso Soyuz-2.1a

    ¿Quieres viajar al espacio? Estos son los consejos de una leyenda de la cosmonáutica

    © Sputnik / Evgeny Biyatov
    Entrevistas
    URL corto
    140

    ¿Qué conocimientos deben tener los futuros cosmonautas? ¿Cómo se desarrollarán los proyectos espaciales? ¿Por qué se propagan de nuevo mitos como el de que la Tierra es plana? El cosmonauta ruso Serguéi Avdéyev respondió a las preguntas de la corresponsal de Sputnik Anna Kúrskaya.

    El 74 cosmonauta y Héroe de Rusia, Serguéi Avdéyev, quien batió un récord mundial de permanencia en el espacio —747 días en total— hizo carrera en la cosmonáutica tripulada casi por casualidad. En 1979, se graduó en Física Nuclear Experimental por la Universidad Nacional de Investigaciones Nucleares (MEPhI) de Rusia (Moscú) donde, ya durante sus estudios, participó en la investigación y desarrollo de proyectos espaciales. Posteriormente, empezó a trabajar en la oficina de diseño fundada por el famoso ingeniero soviético Serguéi Koroliov, donde se hizo patente que sus conocimientos iban a ser requeridos también en la órbita terrestre.

    ¿Cómo han cambiado los requisitos para ser cosmonauta tras medio siglo de vuelos espaciales?

    No diría que han cambiado. Igual que antes, ante todo, es necesario tener buena salud para poder volar al espacio. Los requisitos respecto a la estatura se hicieron menos severos, aunque ciertas restricciones siguen manteniéndose.

    Al mismo tiempo, los cosmonautas de profesión, a diferencia de los turistas espaciales, deben cumplir con requisitos más estrictos en lo que se refiere a su preparación.

    Cuando trabajamos con los equipos, con una nave espacial o con una estación, usamos documentación especial. Si algo no funciona correctamente consultamos los documentos sobre los llamados regímenes de funcionamiento de reserva, donde está escrito qué hay que hacer en cada caso. Al final, tomamos un libro con instrucciones en caso de que haya fallos importantes, cuando por ejemplo tenemos que usar una regla de cálculo en vez de computadoras. Sea lo que sea, tenemos que sobrevivir en cualquier situación crítica, incluso en caso de que no se pueda realizar un aterrizaje, tal y como está planeado.

    Entonces, el cosmonauta solo tiene que cumplir con los algoritmos establecidos, ¿no?

    Por un lado, sí, está todo lo que tiene su algoritmo. Por el otro, nuestros colegas estadounidenses nos preguntaron una vez, durante los preparativos para los trabajos conjuntos en la Estación Espacial Internacional, qué había que hacer si no se podía aplicar ninguna de las soluciones previstas en los protocolos y los equipos dejaban de funcionar. "Dejamos de lado todos los documentos y empezamos a buscar una solución", respondieron los especialistas rusos.

    El cosmonauta debe ser capaz de pensar creativamente —subrayo, creativamente—. Hasta hoy en día, a pesar de la larga historia de los vuelos espaciales —aunque no se producen catástrofes desde hace ya unos 10 años—, los cosmonautas de profesión deben tener un pensamiento claro y sobrio y saber enfrentarse a tareas extraordinarias.

    Los estudiantes y científicos jóvenes de las mayores universidades rusas realizan trabajos de investigación y desarrollo en el ámbito de la exploración espacial. Las universidades participantes del programa dirigido a aumentar la competitividad de la educación superior en Rusia Proyecto 5-100 participan activamente en estos proyectos también. ¿Es importante la participación de las universidades en el programa espacial?

    Ya en los años 90, cuando trabajé en el programa de vuelos a la estación espacial Mir, las mejores universidades rusas participaban en proyectos científicos que llevábamos a cabo a bordo de la estación. Hoy, tras finalizar la carrera de cosmonauta, continúo cooperando con varias universidades que se ocupan de la investigación en el ámbito de la exploración espacial. Por ejemplo, la Universidad Estatal de Samara, que participa en el Proyecto 5-100, trabaja en el desarrollo de microsatélites. Se celebran conferencias sobre el tema en la universidad, a las que acuden estudiantes, estudiantes de posgrado y jóvenes científicos de muchos países del mundo para intercambiar experiencias y desarrollar la cooperación.

    Puedes ver todos los minidocumentales del Estudio Roscosmos aquí

    La participación de las universidades en proyectos similares es importante no solo para las investigaciones en el ámbito de la exploración del espacio, sino también para estudiantes que entran en la ciencia no solo asistiendo a las conferencias y seminarios, sino también realizando una actividad concreta.

    Los grupos que promueven la teoría de que la Tierra es plana y otras ideas anticientíficas empiezan a adquirir popularidad en internet. ¿Por qué sucede esto? ¿Quizás sea una reacción provocada por el cansancio de una carrera infinita para conseguir avances?

    Respuesta: Sí, es paradójico. A medida que las tecnologías complejas y dispositivos electrónicos se hacen más accesibles, más cómodos y más pequeños, nuestro pensamiento se degrada aún más que en la Edad Media. En aquella época, los científicos no sabían lo que sabemos ahora, pero al menos trataban de demostrar que la Tierra gira alrededor del Sol, a pesar de la amenaza de ser quemados vivos.

    Quizás hoy la gente en realidad está harta de la abundancia de tecnologías y quiere ocultarse de ella en su pequeño mundo comprensible, donde rigen las leyes de la Edad Media.

    Creo que este problema existe. Es posible que sea un eco de los años 60, el inicio de la era espacial, cuando muchas investigaciones se vinculaban a la creación de nuevos equipos, nuevas tecnologías, misiles, motores y nuevos avances en la órbita o en las expediciones a la Luna. Desde aquella época se considera que la exploración espacial es una competición: ¿quién será el primero, el segundo, el tercero? Esta carrera relega a un segundo plano las cuestiones relacionadas con lo humano.

    Te puede interesar: 'Homo cosmicus': cinco desafíos y curiosidades que nos ha traído la era espacial

    Mientras tanto, ahora la humanidad está en otra etapa de su desarrollo. Aparecen proyectos importantes como la Estación Espacial Internacional, donde las personas cooperan para conseguir un objetivo común que los une a todos.

    ¿Cómo serán los futuros proyectos de exploración espacial?

    Creo que no estarán vinculados obligatoriamente con la tecnología. Es posible que no haya que prestar una atención especial a los tipos de misiles o la potencia de los motores. Si hablamos de las regiones más lejanas de nuestro Universo o al menos del sistema solar, el futuro de la cosmonáutica tripulada no dependerá tanto de los equipos como de los conocimientos sobre el ser humano y la sociedad.

    Hoy todo depende en mayor medida de los biólogos, los médicos… los científicos que estudian los organismos vivos y los seres humanos. Ya imaginamos las condiciones en la Luna y antes de inventar misiles que pudiesen alcanzar los rincones lejanos del sistema solar, hay que pensar en si el ser humano podría existir allí, qué podría limitar las condiciones de su estancia y qué cualidades necesitaría.

    Hay que entender en qué condiciones y cuándo los objetos biológicos no podrán existir en el espacio en la forma en la que existen en la Tierra.

    No te lo pierdas: Rusia planea realizar más de 30 lanzamientos espaciales en 2018

    Vamos a estudiar cómo se comportaría y cómo se sentiría un grupo de personas en un espacio cerrado. ¿Qué hacen, qué buscan, cómo mantienen su seguridad, qué quieren? Tales investigaciones ya se llevan a cabo y me parece que deben ampliarse y profundizarse, y la atención de todos los investigadores del sector espacial debe centrarse en estos proyectos si planeamos volar más lejos de la Tierra, lo cual es ya posible.

    Además:

    Rusia y EEUU estudian enviar misión conjunta a Venus
    La vecina de Gagarin revela un detalle inédito sobre la muerte del cosmonauta
    Etiquetas:
    viaje, espacio, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik