20:14 GMT +319 Septiembre 2017
En directo
    La bandera de la Unión Soviética en la marcha comunista

    Nieto de Trotsky: "Hay que restablecer la verdad histórica"

    © Sputnik/ Kirill Kallinikov
    Entrevistas
    URL corto
    2017, el centenario de la Revolución rusa (43)
    63799207

    El 21 de agosto se cumplió un nuevo aniversario del asesinato de León Trotsky en México. Sputnik habló con Esteban Volkov, su nieto, quien estuvo ese día de 1940 en la misma casa del barrio de Coyoacán donde sucedieron esos sangrientos episodios hace 77 años.

    Lev Davidovich Bronstein fue presidente del Soviet de Petrogrado en 1905 y en 1917, dirigió la toma del Palacio de Invierno durante la Revolución de Octubre. En el nuevo gobierno tuvo a su cargo las Relaciones Exteriores y luego fue Comisario de Guerra. Fundó el Ejército Rojo que ganó la Guerra Civil posterior a la Revolución.

    Orador y teórico, encabezó la oposición a Stalin en los años 20. Fue expulsado del partido y luego de la URSS en 1929. Después de un largo periplo que lo llevó a Turquía, Francia y Noruega, México fue el único país que le concedió el derecho de asilo, bajo la presidencia de Lázaro Cárdenas y gracias a los oficios del pintor Diego Rivera. Hace 80 años el líder ruso llegaba a México, pero no se salvó. Tres años después, un comunista catalán, Ramón Mercader, bajo el seudónimo de Jacques Mornard, le clavó un piolet de alpinista en la nuca y lo asesinó por órdenes de Iósif Stalin.

    Esteban es hijo de Zinaida, nacida en el primer matrimonio de Trotsky, y fue testigo de esos momentos trágicos. Desde entonces considera su misión "restablecer la verdad histórica". Dirige además el Instituto del Derecho de Asilo — Museo Casa León Trotsky, el mismo lugar donde su abuelo fue asesinado y donde yacen sus restos y los de Natalia, su esposa.  

    Esteban Volkov y su esposa 1959
    © Foto: Museo Casa León Trotsky
    Esteban Volkov y su esposa 1959

    ¿Qué recuerdos tiene de su abuelo?

    Yo llegué un año antes de su asesinato. Hubo dos atentados, un 24 de mayo [de 1940] llegó un grupo de stalinistas dirigido por el pintor David Alfaro Siqueiros, tomaron posesión de la casa en la madrugada con el apoyo de un joven guardia que era un agente infiltrado, Sheldon Hart. Uno de los asaltantes estableció una cortina de fuego frente a los cuartos de los secretarios y ayudantes y otros fueron a la recámara de los abuelos, y desde tres ángulos distintos ametrallaron esa recámara. El abuelo se salvó milagrosamente, gracias al rápido reflejo de Natalia, que ante los primeros disparos lo tiró a un rincón oscuro.

    Yo estaba en el cuarto de al lado y dispararon sobre el lecho donde me encontraba, vaciaron toda una pistola automática en el pequeño catre donde dormía, pero el instinto de conservación funcionó, me tiré al suelo, me encogí, y gracias a eso solo me rozó una bala en un dedo del pie.

    Trotsky sabía perfectamente que Stalin solo le había dado una pequeña tregua y tenía la certeza de que en un plazo breve vendría otro atentado. Finalmente un catalán agente de la GPU, Ramón Mercader, con el sinónimo de Jacques Mornard, conquistó a una joven trotskista de Estados Unidos y estableció cierta amistad con los guardias. Él fue bastante hábil, nunca mostró interés en la política.

    Después de este ambiente de favores y pequeñas ayudas, un buen día repentinamente solicita que el abuelo le revise un pequeño escrito que había hecho, y el abuelo no se podía negar. Accedió a revisar el escrito y Jacques logró entrar al despacho. La primera vez no pasó nada, fue para reconocer el terreno, y la segunda vez llevó el pequeño escrito, y cuando el abuelo se inclinó para leerlo, el asesino traía un piolet de mango recortado y le pegó desde atrás en la cabeza con todas sus fuerzas.

    El abuelo no falleció instantáneamente, logró levantarse y luchar con él, y lanzó un grito que se escuchó por toda la casa. Rápidamente llegaron los ayudantes e inmovilizaron al asesino. A unas cuadras estaba esperando la madre de Jacques, Caridad Mercader, con un agente de la GPU, Eitingon, conocido como general Kótov en España.

    Yo llegaba de la escuela. Desde lejos vi que algo raro estaba pasando, porque las tardes en la casa de la calle Viena eran muy apacibles. Todo se hacía a la mañana y las tardes eran un remanso de paz. Ese día vi algo raro, la puerta abierta, policías, un coche mal estacionado y me entró la angustia, pensé que pasaba algo grave. Entré y los guardias estaban muy nerviosos, seguí caminando por el pasillo del jardín empedrado y en un recodo vi a un individuo que sujetaban dos policías, gritando y quejándose. Al entrar a la biblioteca alcancé a ver al abuelo en el suelo con la cabeza ensangrentada y Natalia poniéndole hielo.

    El abuelo al oír los pasos les indicó a los secretarios que me mantuvieran alejado para que no viera la escena. Me emocionó mucho ese gesto, mostraba su calidad humana, un moribundo que se preocupa de no causarle un trauma a su pequeño nieto. También alcanzó a dar órdenes de que no mataran a Jacques, lo cual fue acertado porque gracias a eso se pudo descubrir toda la trama.

     León Trotsky con guantes de jardinero
    © Foto: Museo Casa León Trotsky
    León Trotsky con guantes de jardinero

    A 100 años de la Revolución, ¿cómo evalúa el papel de su abuelo en la misma?

    Los dos personajes clave de esa revolución fueron Lenin y Trotsky. Lenin jugó un papel clave organizando y creando el partido bolchevique, porque sin esa dirección no hubiera habido posibilidad de esa revolución.

    Trotsky definió la dinámica de la revolución con la teoría de la revolución permanente, en contra de la teoría de la revolución por etapas que defendían Bujarin y Stalin, según la cual primero se tenía que hacer una revolución burguesa, y posteriormente se plantearía la revolución socialista. Trotsky estableció que había que ir directamente a la etapa proletaria y que la burguesía no iba a jugar ningún papel progresista. Así fue en la Revolución Rusa que estableció el soviet de obreros, soldados y campesinos, y logró triunfar.

    Durante varios años se estableció un gobierno más o menos democrático, pero como en toda revolución, después del avance viene la resaca, el retroceso, igual que en la Revolución Francesa, lo que se llamó el Termidor. Ahí fue donde Stalin jugó el gran papel, dirigir la segunda etapa que era la contrarrevolución. Para llevarla a cabo tuvo que ejecutar y eliminar a los compañeros de armas de Lenin fusilándolos y acusándolos en los procesos de Moscú, deportándolos a los gulags, para consolidar ese nuevo poder.

    Trotsky intervino con Lenin en la preparación y realización de la Revolución. Durante la Guerra Civil jugó un papel vital, crucial. Organizó y dirigió el Ejército Rojo y se rechazaron 22 ejércitos extranjeros. Muchos expertos militares enemigos del comunismo reconocen el papel clave de Trotsky en esa guerra, pues de otra manera se hubiera destruido la Unión Soviética, se hubiera balcanizado en muchos estados, y gracias al Ejército Rojo se salvó la URSS.

    Un hecho muy importante es que durante la revolución hubo una confianza absoluta entre Lenin y Trotsky. Tan es así que en los archivos de la Universidad de Harvard, donde están los archivos de Trotsky, hay hojas en blanco con la firma de Lenin, en caso de que tuviera que dar una orden y no lo pudiera contactar. Qué más testimonio de la confianza entre los dos.

    Tras la muerte de Lenin, Trotsky se aboca a la tarea de defender la Revolución y lucha contra Stalin. Pocos personajes históricos han sido tan difamados y calumniados como Trotsky. El defendía las ideas y los principios de la Revolución, no tanto por el poder. Él dijo que hubiera podido tomar el poder en 15 minutos con el Ejército Rojo, pero no se trataba de eso, porque se hubiera establecido una dictadura burocrática militar. Esos no eran sus ideales. Él quería mantener las banderas de Octubre.

    Cuando los famosos procesos de Moscú [1936-1938], en los cuales Stalin eliminó a toda la vanguardia y los compañeros de Lenin, Trotsky organizó en México los contraprocesos para demostrar ante la historia la total falsedad de esos juicios.

    Discurso de León Trotsky
    © Foto: Museo Casa León Trotsky
    Discurso de León Trotsky

    ¿Cuál fue la suerte de su familia?

    Toda la familia fue perseguida y asesinada. Mi padre, Platón Volkov, fue deportado y ejecutado. Los hijos de Trotsky, León Sedov, el hijo mayor, estrecho colaborador en París, murió en condiciones muy misteriosas después de una operación de apendicitis en Francia, con seguridad fue envenenado.

    El otro hijo, Serge, totalmente ajeno a la política, se quedó en Rusia, pero Stalin no le perdonó el parentesco y lo mandó a fusilar. Mi abuela, la primera esposa de Trotsky, tengo entendido que falleció en campos de concentración. Mi madre fue llevada al suicidio porque se le denegó la nacionalidad rusa y no podía volver a su patria, donde tenía a su esposo y otra hija. Ese fue el destino de la familia, el exterminio, el asesinato.

     

    Usted volvió a Rusia a conocer a su media hermana…

    Sí, hubo una media hermana que alcanzó a sobrevivir. Un historiador amigo mío me contó que encontró a mi hermana Alejandra, pero tenía un cáncer muy avanzado y tenía que viajar de inmediato. Era la época de Mijaíl Gorbachov, viajé a Moscú, la alcancé a conocer y falleció un mes después.

    Retrato de León Trotsky
    © Foto: Museo Casa León Trotsky
    Retrato de León Trotsky

    Usted ha contado que su abuelo no quería que se metiera en política.

    Cuando los secretarios de la casa conversaban conmigo, les pedía que no hablaran de política con ‘Sieva', la abreviación de mi nombre. Trataba de protegerme. Escogí la carrera de química por mi propia voluntad. En la atmósfera de la casa, donde había cierta tensión y adrenalina, me hice adicto a la adrenalina. Por eso escogí una carrera que tiene sus momentos de tensión, de emoción, cuando trabaja uno con sustancias venenosas o explosivas.

    Lea más: La vida y muerte de León Trotski fue como una novela política

    Usted ha creado el Instituto del Derecho de Asilo donde funciona el mismo Museo. Trotsky decía que había un "planeta sin visado" y  México fue el único país que le dio asilo, con el presidente Lázaro Cárdenas. ¿Cómo valora ese papel?

    Admirable. A nivel internacional es motivo de grandes elogios y reconocimiento este papel que ha jugado México. No hay país de Latinoamérica del cual no haya recibido asilados, Chile, Argentina, Guatemala. Y con [Lázaro] Cárdenas, el gran asilo de los españoles [después de la Guerra Civil a fines de los años 30], que fue muy benéfico para México porque trajo a la intelectualidad y los mejores científicos de España.

    Lea más: Cómo Rusia se hizo Soviética

    En los últimos años hay un mayor conocimiento de la obra de su abuelo, sus libros se vuelven a editar en ruso, ¿usted cómo ve ese proceso?

    Trotsky ha sido uno de los individuos más calumniados y difamados de la historia. Uno de los crímenes de Stalin fue destruir la verdad histórica, falsificarla, dar falsos planos a la humanidad. Eso es imperdonable. Una de las misiones que yo considero más importantes es restablecer esa verdad histórica y yo me he abocado a llevar a cabo ese trabajo. Yo no me meto en política pero como testigo, viví en carne propia esta atmósfera de calumnia y difamación cerca del abuelo y considero que es muy importante restablecer la verdad histórica.

    Tema:
    2017, el centenario de la Revolución rusa (43)

    Además:

    Henry Engler: el famoso científico uruguayo marcado por la Revolución Rusa
    Influencia de la Revolución Rusa en la cultura del siglo XX
    A 100 años de la Revolución Rusa: reflexiones sobre su legado
    Las cinco mejores películas sobre la Revolución rusa (vídeos)
    Etiquetas:
    URSS, revolución, historia, asesinato, León Trotsky
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik