13:38 GMT19 Septiembre 2020
En directo
    Economía
    URL corto
    11125
    Síguenos en

    Eliminar los equipos de Huawei les costará más de 1.800 millones de dólares a los operadores de telecomunicaciones de EEUU, según la Comisión Federal de Comunicaciones. Para muchas empresas del país norteamericano estos gastos podrán acabar siendo inasumibles en plena guerra tecnológica con China, advirtió el experto chino Zhou Rong.

    Si bien el ente calculó que 50 empresas de telecomunicaciones utilizan los equipos de Huawei o de la china ZTE en su red, su número en las zonas rurales puede ascender a centenares de negocios de tamaño más pequeño. Sus escasos abonados y las difíciles condiciones para poder construir una infraestructura adecuada hacen que todas estas compañías sean extremadamente vulnerables frente a la exigencia de Washington de dejar de usar la tecnología china.

    Muchos negocios estadounidenses han optado por elegir a los fabricantes chinos para minimizar los costos. Dado que realizan una importante misión social al mantener a 50 millones de residentes rurales comunicados y con acceso a Internet, pueden contar con el apoyo del Gobierno de EEUU. En particular, utilizan un fondo especial con recursos valorados en 8.300 millones de dólares para comprar los equipos necesarios.

    Sin embargo, después de que Washington calificase de amenaza para la seguridad nacional los productos producidos por las empresas chinas, las compañías que los utilizan pueden quedarse privadas del apoyo del Gobierno a menos que desmantelen los equipos chinos.

    No tienen ni una buena opción a elegir: no pueden desobedecer las demandas de las autoridades estadounidenses, y tampoco están seguras de que les cubran los gastos si empiezan a desmantelar la tecnología china, opina Zhou Rong, investigador principal del Instituto de Investigación Financiera Chungyang de la Universidad Popular de China.   

    "No hay duda de que EEUU sufrirá más que mi país. Además, aún no se sabe si Washington será capaz de expulsar por completo a Huawei de su mercado", enfatizó a Sputnik. 

    El Congreso ya ha aprobado las ayudas para aquellas empresas que retiren a Huawei de su red. A su vez, la Comisión Federal de Comunicaciones estima en su nuevo informe que esta política le costaría al país norteamericano unos 1.620 millones de dólares. Es decir, los operadores de telecomunicaciones tendrían que pagar de sus propios bolsillos más de 200 millones de dólares. Un costo así podría acabar siendo inasumible para las empresas pequeñas, advirtió el experto.

    Según el especialista chino, la política de Washington con Huawei y con otras empresas del gigante asiático sirve principalmente a sus fines políticos.

    "Y si los intereses de los operadores estadounidenses se ven seriamente comprometidos, este desenlace afectará a la opinión pública antes de las elecciones presidenciales del 2020. En estas circunstancias Trump tendrá que elegir lo que sea menos arriesgado para él", destacó.

    Si bien las sanciones con las que se busca prohibir a casi todos los fabricantes suministrar sus chips a Huawei plantean un problema para la empresa china, es poco probable que influyan en la implantación de su red 5G en su territorio y en otros países. Huawei se adaptaría bastante rápido a las nuevas condiciones, recalca Zhou Rong.

    "Huawei ha avanzado mucho en su cooperación con la empresa neerlandesa TomTom, que proporciona servicios de navegación por satélite. Huawei ha añadido su producto Go Navigation a su tienda de aplicaciones App Gallery", recordó.

    Debido a la ofensiva de EEUU, los Servicios de Google para móviles o GMS no están disponibles en los nuevos smartphones de Huawei. Sin embargo, los usuarios pueden utilizar el ecosistema HMS, diseñado específicamente como sustituto del GMS. 

    "Vemos que las novedades de Huawei adelantan a las sanciones estadounidenses. La empresa adapta muy rápidamente sus estrategias a las nuevas circunstancias y abre nuevos mercados. Supongo que seguirá respondiendo a las restricciones con innovación", recalcó.

    Actualmente la empresa china busca maneras de reestructurar su negocio. Para asegurar su supervivencia frente a los ataques de Washington, Huawei ha pasado a centrarse más en la computación en la nube gracias a que todavía puede acceder a los chips estadounidenses.

    Etiquetas:
    Huawei
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook