En directo
    Economía
    URL corto
    0 830
    Síguenos en

    Estados Unidos no entró, al menos oficialmente, en el acuerdo de la OPEP+ que involucra a Rusia, Arabia Saudí y otros países exportadores de petróleo, pero a nivel no oficial el estado de Texas, donde se produce la mayor parte del petróleo de esquisto estadounidense, sí que podría unirse al acuerdo.

    La importante decisión para obligar a las compañías petroleras de esquisto a reducir la producción en un 20% al mes puede ser tomada el 5 de mayo, señala Iván Danílov, columnista de la edición en ruso de Sputnik.

    "Una reducción del 20% es aproximadamente la misma cantidad que Texas tendría que recortar si el Estado o EEUU en su conjunto hubiera firmado el acuerdo con la OPEP+", observa el periodista. 

    Se propone multar a los productores con 1.000 dólares por cada barril extra.

    La iniciativa causó divergencias en la industria de petróleo y gas estadounidense: una coalición de pequeños productores y ecologistas están a favor de reducir la producción, mientras que las empresas grandes y los operadores de oleoductos se oponen firmemente a esta idea.

    Según el proyecto de los reguladores de Texas, las pequeñas empresas petroleras estarán exentas de cuotas, y todos los recortes serán para las grandes y medianas empresas.

    Por otro lado, los promotores de la reducción, Pioneer Natural Resources y Parsley Energy, son grandes productores de esquisto bituminoso, pero son mucho más pequeños que los gigantes petroleros convencionales como Exxon o Chevron. Las empresas que propusieron los recortes esperan que una menor producción les permita sobrevivir hasta que los precios crezcan, mientras que sus competidores de esquisto bituminoso, financieramente más débiles, irán a la quiebra.

    Mientras tanto, los gigantes petroleros convencionales se oponen a los recortes, aunque a corto plazo les podrían generar serias ganancias financieras.

    "Quieren ver morir primero a todas las compañías de esquisto, es decir, liquidarlas como clase aprovechando la situación del coronavirus, y están dispuestos a tolerar precios ultrabajos durante unos meses o más", comenta Danílov.

    Sin embargo, según la agencia Bloomberg, el final de esta historia será triste en cualquier caso: "Los precios negativos del petróleo, los barcos que se pierden en el mar con cargas no deseadas, y los comerciantes que se ponen creativos sobre dónde esconder el petróleo. El siguiente capítulo de la crisis del petróleo es ahora inevitable: grandes sectores de la industria petrolera están a punto de empezar a cerrar".

    EEUU puede negarse a recortar la producción. "Y es probable que esto tenga poco impacto en el destino del mercado petrolero del país, pero esta decisión de Texas tendrá consecuencias geopolíticas muy graves", advierte Danílov.

    En 2019, los expertos estadounidenses estaban seriamente preocupados por el hecho de que Arabia Saudí y Rusia crearan una nueva alianza petrolera, que podría aumentar y bajar los precios del oro negro, y la alianza involucraba tanto a los países de la OPEP como a los Estados que no son sus miembros. Cuando el acuerdo de la OPEP+ fracasó en 2020, los expertos geopolíticos estadounidenses, por supuesto, lamentaron la caída de los precios del petróleo, pero se alegraron de que la alianza, que les asustaba antes, hubiera dejado de amenazar la política energética mundial de Estados Unidos, así como la diplomacia estadounidense en Oriente Medio, analiza el columnista.

    No obstante, el nuevo acuerdo sin precedentes de la OPEP+ "resucitó en cierto modo esta pesadilla estadounidense, e incluso la reforzó en el sentido de que la coordinación en el mercado del petróleo se ha ampliado aún más al incluir incluso a un país de la OTAN".

    Según Financial Times, "Noruega reducirá la producción de petróleo en un 13%", lo que significa que el Gobierno noruego ha cumplido su promesa informal a los países de la OPEP+.

    "La crisis terminará, pero es probable que el hábito de acordar el destino de los mercados mundiales de petróleo sin Estados Unidos se quede ", concluye Iván Danílov.
    Etiquetas:
    petróleo de esquisto, recorte, acuerdo, OPEP, petróleo, producción, reducción, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook