En directo
    Economía
    URL corto
    El coronavirus chino se extiende por el mundo (305)
    4604
    Síguenos en

    Moscú no apoyó la propuesta de la OPEP de reducir drásticamente la producción de petróleo por la epidemia de coronavirus. Por lo tanto, las relaciones entre Rusia y el cártel han empeorado, mientras que el mercado de crudo está amenazado por un colapso de los precios. ¿Qué estrategia siguen los petroleros rusos?

    El mercado del petróleo tiene fiebre: las cotizaciones suben y bajan, dependiendo de las noticias sobre la propagación del coronavirus, observa Maxim Rúbchenko, columnista de la edición en ruso de Sputnik.

    La OPEP bajó sus previsiones de la demanda de petróleo para 2020 en 230.000 barriles diarios.

    Pánico en Arabia Saudí

    En este contexto, Arabia Saudí, el principal productor de petróleo y, de hecho, líder de la OPEP, pidió un rápido recorte de la producción para mantener las cotizaciones en 60 dólares por barril o más.

    El Comité Técnico Conjunto la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados (OPEP+) recomendó el 6 de febrero un recorte adicional de 600.000 barriles diarios hasta junio para mitigar el impacto del nuevo coronavirus en el mercado de crudo. Riad pide a los socios que se pongan de acuerdo al respecto lo antes posible.

    Los saudíes tienen todas las razones para entrar en pánico, opina Rúbchenko. Pekín ya ha declarado fuerza mayor y se ha negado a comprar gas licuado de varios países. "Debido a la cuarentena no tenemos suficientes trabajadores en las terminales de GNL", explicó la empresa china CNOOC.

    China puede hacer lo mismo con el petróleo, puesto que la demanda cayó un 20% ante la epidemia. Para Arabia Saudí, que el año pasado exportó un volumen récord de 83,32 millones de toneladas (1,67 millones de barriles por día) a China, esto se traducirá en enormes pérdidas.

    Riad logró convencer a todos los integrantes de la OPEP de que reduzcan la producción. Sin embargo, Rusia, el mayor productor fuera del cártel, no apoyó las nuevas restricciones.

    Rusia prefiere esperar

    Los petroleros rusos opinan que la epidemia de coronavirus no alterará el equilibrio de la oferta y la demanda. La caída de las cotizaciones a principios de febrero, según ellos, se debe al pánico en los medios de comunicación. Están seguros de que pronto la situación se normalizará.

    De hecho, la semana pasada, el Brent subió de 53,11 a 56,5 dólares.

    Muchos expertos extranjeros también señalan que el pánico en los mercados no durará mucho tiempo.

    "El nuevo virus probablemente tuvo un impacto ligeramente exagerado en la evaluación de los activos", comentó el gerente del mayor fondo de cobertura del mundo Bridgewater, el multimillonario Ray Dalio, y añadió que espera una notable recuperación de las cotizaciones.

    Según Kristalina Georgieva, la jefa del Fondo Monetario Internacional (FMI), podría haber una caída brusca en la economía seguida de una "muy rápida recuperación", lo que se conoce como una curva V.

    Por lo tanto, los petroleros rusos prefieren esperar. En la reunión del 12 de febrero en el Ministerio de Energía, los representantes de las principales empresas de petróleo y gas de Rusia se pronunciaron a favor de mantener los volúmenes de producción actuales hasta el final del segundo trimestre. Entonces las consecuencias de la epidemia podrán evaluarse más adecuadamente.

    Los rusos conquistan el mercado de EEUU

    Los intereses de Rusia y la OPEP ahora se divergen. Los miembros del cártel exigen precios más altos del petróleo, especialmente Arabia Saudí, cuyo déficit presupuestario podría ser del 7,4% este año, según Reuters. Muchos otros miembros de la OPEP necesitan al menos mantener los 60 dólares por barril para garantizar su sostenibilidad económica.

    Sin embargo, las compañías petroleras rusas no se beneficiarán mucho del aumento de las cotizaciones si se recorta la producción, puesto que la mayor parte de los ingresos adicionales se destinarán al presupuesto del país en forma de impuestos. Por otro lado, los productores apuestan por conquistar el mercado estadounidense.

    Es que muchas refinerías de petróleo en EEUU están adaptadas para procesar el petróleo pesado venezolano. Y después de que Trump impusiera sanciones contra Caracas, tuvieron serios problemas con el suministro de las materias primas.

    La única alternativa es el petróleo de la marca rusa Urals.

    Así, el nivel de suministro de productos petrolíferos rusos a EEUU en octubre superó más de dos veces el del año anterior al ascender a 20,9 millones de barriles. Según el Departamento de Energía de EEUU, Rusia ocupó el segundo lugar entre los proveedores, cediendo solo a Canadá.

    Pero para seguir la expansión, Rusia necesita mantener los volúmenes de producción adecuados, por lo que las nuevas restricciones propuestas por la OPEP podrían perjudicar seriamente al negocio.

    Mientras tanto, el pánico se está desvaneciendo poco a poco. El Comité Técnico de la OPEP+ ya ha cancelado su recomendación de recortar 600.000 barriles, dijo el ministro de Energía de Argelia, Mohamed Arkaba.

    De hecho, el comité apoyó la propuesta rusa de prolongar el acuerdo de la OPEP+ hasta finales de 2020 sin cambiar las cuotas. La decisión final debería ser tomada por los ministros de Energía de la OPEP+ en la reunión del 6 de marzo.

    Tema:
    El coronavirus chino se extiende por el mundo (305)
    Etiquetas:
    economía, coronavirus, EEUU, China, suministros, GNL, producción, precio del petróleo, petróleo, OPEP, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook