18:11 GMT +306 Diciembre 2019
En directo
    Gasoducto Fuerza de Siberia

    La auténtica Fuerza de Siberia: 5 beneficios del valioso proyecto gasístico para Rusia y China

    © Foto : Gazprom
    Economía
    URL corto
    2510
    Síguenos en

    Rusia y China han lanzado el gasoducto Fuerza de Siberia durante una conferencia telefónica que el presidente ruso, Vladímir Putin, ha mantenido con su homólogo chino, Xi Jinping. Esta joya gasística permitirá incrementar los ingresos de Rusia y satisfacer las necesidades crecientes de China. Además, generará otros beneficios para ambos países.

    Este megaproyecto, lanzado este 2 de deciembre, suministrará unos 38.000 millones de metros cúbicos de gas ruso a China, mayor consumidor de gas en el mundo, durante un plazo de 30 años. El gasoducto está destinado a consolidar la cooperación económica entre Moscú y Pekín. A continuación te presentamos los cinco beneficios principales de este proyecto.

    1. La mayor parte del gas suministrado a través de Fuerza de Siberia cubrirá las crecientes necesidades de China mientras su consumo de energía siga aumentando con el paso de años. Este incremento de la demanda se debe al hecho de que Pekín ha adoptado una nueva política que prevé su transición al gas natural respetuoso del clima a cambio del uso de la energía de carbón. 
    2. El gas de Fuerza de Siberia también puede permitir a Rusia fortalecer su posición en el mercado global de gas natural licuado (GNL). Actualmente, las empresas rusas barajan la posibilidad de construir una nueva planta de GNL en Vladivostok. Esta instalación podrá utilizar el gas natural bombeado a través del nuevo gasoducto y licuarlo para vendérselo a los países de Asia-Pacífico.
    3. La nueva tubería conectará dos grandes yacimientos de gas situados en el este de Rusia: Chayanda y Kovikta. Los beneficios obtenidos gracias a las ventas podrán ayudar a financiar otros descubrimientos y el desarrollo de nuevos depósitos de gas en Rusia.
    4. El gas de la Fuerza de Siberia también será suministrado a dos plantas petroquímicas que se construyen en la región rusa de Primorie y la de Amur. Una vez acabadas, estas instalaciones apoyarán económicas de las ciudades colindantes.
    5. La planta situada en la ciudad de Svobodni, en la región de Amur, utilizará 42.000 millones de metros cúbicos del gas suministrado por el gasoducto Fuerza de Siberia para producir derivados como helio, etano, propano, butano, pentano y hexano. Rusia y otros países utilizan estos gases en ámbitos numerosos, desde la exploración espacial y el desarrollo de la energía nuclear hasta las investigaciones científicas y la producción de equipamiento y la medicina.

    Los yacimientos de Chayanda, en Yakutia, y Kovikta, en la región de Irkutsk, fueron descubiertos en la década de los 80. Sin embargo, su desarrollo no empezó inmediatamente debido a su aislamiento respecto a los mayores gasoductos de la URSS. El gigante ruso Gazprom y la Corporación Nacional de Petróleo de China (CNPS) firmaron el contrato respectivo por un plazo de 30 años solo en mayo del 2014. Estimado por valor de 400.000 millones de dólares, este proyecto preveía crear el mayor sistema de suministros de gas ruso al gigante asiático.

    El desarrollo de los yacimientos de Chayanda y Kovikta permitirá extraer entre 50.000 y 60.000 millones de metros cúbicos de gas ruso al año, según el vicedirector del Fondo de Seguridad Energética Nacional, Alexéi Grivach. Como resultado, Rusia planea incrementar gradualmente sus suministros de gas de 5.000 millones hasta 15.000 millones de metros cúbicos en términos anuales entre 2020 y 2022.

    La Fuerza de Siberia atravesará los territorios de Yakutia con las condiciones climáticas extremas, donde las temperaturas a veces caen hasta -62ºC, atribuyéndole la fama de ser uno de los lugares más fríos del mundo. Todas las tuberías que componen el gasoducto fueron producidas y diseñadas de materiales nanocompuestos e innovadores en Rusia, especialmente para poder resistir al frío extremo y la corrosión.

    Actualmente, Gazprom y Pekín llevan a cabo negociaciones que abordan los posibles suministros de gas por la ruta occidental, cuyo proyecto recibirá el nombre de Fuerza de Siberia 2. Este gasoducto atravesará los territorios occidentales de Siberia, que se extienden desde Novorosíisk hasta la frontera ruso-china.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik