23:29 GMT +318 Noviembre 2019
En directo
    Refinería de petróleo en Libia (archivo)

    El oro negro que une a la Libia dividida

    © Sputnik / Andrey Stenin
    Economía
    URL corto
    223
    Síguenos en

    La situación en Libia sigue siendo tensa, ya que el poder dual impide el inicio del proceso de paz. Tanto el Gobierno de Fayez Sarraj en el occidente como el Gobierno de Jalifa Haftar en el oriente están conformes con la incertidumbre. Ambas partes del conflicto se benefician del petróleo, el principal tesoro nacional.

    Antes de la guerra civil de 2011, Libia extraía hasta 1,6 millones de barriles de petróleo al día. El país ocupa el primer lugar en África y el quinto en la OPEP por sus reservas probadas. Tras la caída del Gobierno de Muamar Gadafi, la producción se redujo tres veces.

    Sin embargo, incluso durante el período de la guerra civil y perturbaciones, el petróleo llegaba a los puertos del mar Mediterráneo, como suministro después de Italia, Francia, España y Alemania.

    Las partes del conflicto interno en Libia trataron de establecer el control sobre los oleoductos, ya que los ingresos del petróleo durante la guerra siguieron siendo la principal fuente de los presupuestos.

    De esta manera, muchas compañías extranjeras de petróleo y gas que llegaron a Libia durante el Gobierno de Gadafi suspendieron sus operaciones solo durante las peores batallas. Por su parte, Total (Francia) y ENI (Italia) funcionaban a la perfección todo el tiempo.

    Campos petroleros en Libia

    Tras violentos enfrentamientos entre facciones rivales en Libia, en 2014 se estableció el poder dual.

    Desde el 2016 en Trípoli funciona el Gobierno de Unidad Nacional presidido por Fayez Sarraj. Su gabinete de ministros fue reconocido internacionalmente como legítimo.

    No obstante, ese Ejecutivo no cuenta con el apoyo de la Cámara de Representantes, Parlamento unicameral con sede en la ciudad de Tobruk (este), que proclamó su propio Gobierno, apoyado por el Ejército Nacional Libio al mando del mariscal Jalifa Haftar. Controla los campos y oleoductos de Tobruk, Bengasi y Ajdabiya, incluso el campo más grande del país, Sharara, en el desierto de Murzuq.

    El Gobierno oriental no fue reconocido por la comunidad internacional que impuso sanciones que prohibían comprar petróleo en el este del país.

    Los disturbios en Libia afectaron a los principales consumidores de petróleo libio entre los cuales están Europa, EEUU y China.

    El oro negro que une a Libia

    El impase petrolero obligó a las empresas extranjeras de petróleo y gas a buscar las formas de eludir las sanciones.

    Según los compromisos tomados, todos los acuerdos de petróleo y gas se hicieron en nombre del Gobierno de Sarraj. A Haftar se le ofreció una parte sustancial de las ganancias.

    "Cuando se estaba desarrollando el actual esquema del suministro de petróleo, el Gobierno del este fue deliberadamente privado de todos sus derechos. Por eso Sarraj mantuvo el control de los recursos energéticos y aseguró que Haftar no atacara su Gobierno", señaló Stanislav Kudriashov, miembro del Consejo Empresarial Consultivo sobre Libia del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia.

    Tras el acuerdo se ampliaron los proyectos de producción y refinación de petróleo de las compañías extranjeras. El sector energético recibió inversiones.

    "Es necesario dejar la industria energética al margen de todos los conflictos políticos y militares", afirmó entonces Mustafa Sanalla, director de la Corporación Nacional de Petróleo y Gas de Libia.

    Sin embargo, las sanciones contra el Gobierno oriental seguían y la guerra en Libia continuaba todo este tiempo.

    La ofensiva contra Trípoli

    Según los compromisos acordados, Jalifa Haftar se encontró en la situación de dependencia del Gobierno de Unidad Nacional, opinó Kudriashov.

    "Todos los contratos de exportación de petróleo están concentrados en las manos de Sarraj", afirmó.

    Para el experto, la incapacidad de vender directamente recursos energéticos controlados se ha convertido en un escollo para Haftar cuando lanzó una ofensiva en Trípoli. El experto cree que el Ejército Nacional Libio solo atacará Trípoli después de haber recibido garantías de reconocimiento del extranjero.

    "El general entendía que incluso si tomaba el capital y derrocaba al Gobierno de Unidad Nacional, perdería el dinero que estaba recibiendo de los esquemas petroleros", aseguró.

    Por su parte, en las batallas por la capital, la ventaja militar estaba del lado de Sarraj, opinó Kiril Semionov, el director del Centro de Investigaciones Islámicas del Instituto de Desarrollo Innovador.

    La principal causa de la retirada de las fuerzas del mariscal Haftar no eran los esquemas petroleros, sino la falta de ventaja militar, aseguró.

    "Los grupos armados de Misurata que apoyaron al Gobierno de Sarraj eran capaces de retomar los puertos petroleros de Haftar en la primavera. Esto es bastante real incluso hoy en día. Pero no necesitan hacerlo. Haftar todavía no puede vender petróleo por su cuenta", dijo el experto.

    La paz en Libia, fuera del interés de todos

    La situación en torno al petróleo libio es beneficiosa para todos y nadie está interesado en resolver el conflicto, aseguró Stanislav Kudriashov.

    "Las compañías europeas y estadounidenses compran petróleo con un gran descuento. Si el precio medio en el mercado mundial es de 60 dólares por barril, las autoridades libias en condiciones de inestabilidad se complacen en venderlo por 30 dólares por barril", señaló.

    "¿Quién rechazaría un petróleo tan barato, incluso si la paz y la estabilidad en Libia están en juego?" se preguntó Kudriashov.

    La misma opinión la comparte Kiril Semionov, alegando que en las condiciones actuales todas las partes de la confrontación se están beneficiando de los recursos energéticos.

    "La principal diferencia entre el conflicto libio y el conflicto sirio, es que el petróleo no es un factor de separación. Por el contrario, el oro negro se une, por lo que puede continuar durante mucho tiempo", señaló Semionov.

    Asimismo, admite que la paz en Libia podría traer aún más beneficios para el país.

    "Si la confrontación entre los Gobiernos del este y del oeste en Libia termina, la infraestructura energética será estimulada para la modernización. Los inversores invertirán sin miedo en nuevos oleoductos", declaró.

    Etiquetas:
    industria petrolera, petróleo, Libia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik