20:10 GMT +310 Diciembre 2019
En directo
    Explosión creativa, la feria de los emprendedores venezolanos

    Así viven (y triunfan) los jóvenes empresarios venezolanos que no se van del país

    © Sputnik / Esther Yáñez
    Economía
    URL corto
    Por
    7701
    Síguenos en

    'Explosión Creativa' lleva 17 años reuniendo a los mejores emprendedores de Venezuela. El evento, que acaba de celebrarse en Caracas, es una multiplataforma de comunicación, información, tecnología y negocios con un objetivo fundamental: reinventarse en tiempos de crisis. Un escaparate imprescindible para los venezolanos que deciden quedarse.

    "Desafía tus límites" ha sido el mantra de la reunión de este año. Un lema que pretendía ser un soplo de aire fresco y aliento en uno de los peores años de la crisis venezolana. "Ya está bien de pesimismo", parece que decían los pasillos del Hotel Renaissance, donde se ha celebrado el evento que ha reunido a más de 200 empresarios de todo el país. 

    Los salones respiraban bullicio y gente. Y en cada stand un regalo, una sonrisa, una cara de "sí se puede". Es contagioso. 

    Hay un puesto de jabones desinfectantes, lavaplatos y detergentes patrios que se llaman Ivón. La marca lleva solo cinco meses comercializándose pero ya llega a todos los supermercados del país. Su fundador es Romer Espinosa, un empresario que todavía no pasa de los 40 y ya se ha hecho millonario con su idea. 

    "Hace dos años y medio, cuando empezamos a trabajar en la marca, la categoría de cuidado del hogar estaba muy afectada en Venezuela. Había más de 80 productores pero ninguno podía mantener la constancia en el mercado ni llegar cotidianamente al venezolano de a pie", cuenta a Sputnik. 

    "Las grandes transnacionales se han ido del país y el consumidor estaba ávido de un producto de calidad que pudiesen encontrar siempre en los anaqueles de los supermercados, así que inventamos un producto que no dependa de las importaciones. Nosotros hemos desarrollado toda la cadena de producción", agrega. 
    Romer Espinosa, empresario venezolano y creador de la marca de aseo 'Ivon'
    © Sputnik / Esther Yáñez
    Romer Espinosa, empresario venezolano y creador de la marca de aseo 'Ivon'

    Y parece sencillo cuando se explica, pero en un país bloqueado como Venezuela, producirlo absolutamente todo o prever cualquier incidencia que pueda interrumpir el flujo de la elaboración del producto se torna, en ocasiones, en una aventura de ciencia ficción. O en una película de terror no apta para menores de edad. Y eso, por no hablar del precio de los jabones industriales para el hogar, que muchas veces multiplica por dos o tres el salario mínimo mensual.  

    Productos de aseo Ivon, se comercializan hace solo cinco meses y están presentes en todos los supermercados de Venezuela
    © Sputnik / Esther Yáñez
    Productos de aseo Ivon, se comercializan hace solo cinco meses y están presentes en todos los supermercados de Venezuela

    Capitalizando la crisis

    "El secreto para triunfar es la perseverancia", continúa Espinosa. "Tenemos que ser indiscutiblemente resilientes y aunque parezca un discurso trillado, tenemos que capitalizar la crisis".

    Disertaciones así no faltan en la feria. En su puesto de 'Comidas Empacadas', Ricardo Pérez, 40 años, caraqueño, gorra y camisa negra; apura su almuerzo mientras atiende una videollamada por Whatsapp. 

    Venden comida casera a domicilio. Menús elaborados y saludables para la gente que no tiene tiempo para cocinar o que simplemente no le gusta, con la ventaja de que ellos se encargan del envío, algo que pudiera parecer normal o cotidiano en cualquier país del mundo, pero no en Venezuela donde el servicio delivery brilla por su ausencia

    'Comidas empacadas' se abre paso en Venezuela ante la ausencia del servicio delivery
    © Sputnik / Esther Yáñez
    'Comidas empacadas' se abre paso en Venezuela ante la ausencia del servicio delivery

    "Hace un año decidí emprender un sueño y no hacer la maleta", explica Ricardo a Sputnik cuando comienza a hablar sobre el origen de su empresa. "En lo personal, veo la luz al final del túnel. Siento el cambio. Muchos empresarios estaban dejando la esperanza en manos de los políticos y ese es el error", evalúa. 

    "Tenemos que hacerlo por nuestra cuenta y dentro de unos años contaremos esta crisis como una historia bonita que nos permitió construir un sueño", remarca el emprendedor. 

    Ricardo Pérez, emprendedor venezolano y fundador de 'Comidas Empacadas'
    © Sputnik / Esther Yáñez
    Ricardo Pérez, emprendedor venezolano y fundador de 'Comidas Empacadas'

    'Comidas Empacadas' funciona fácil. Se promocionan a través de las redes sociales donde diariamente anuncian los menús del día siguiente y atienden los pedidos vía Whatsapp cada mañana antes de las 10:30. Apenas dos horas después, prometen un plato caliente en la mesa del consumidor. También atienden caterings y eventos profesionales, y dan la opción de personalizar el menú a gusto del cliente. 

    El precio es otra de las cosas buenas. Un servicio estándar con un plato de crepes de pollo y maíz con guarnición de puré de patatas y ensalada, por ejemplo, ronda los 120.000 bolívares soberanos, unos 5 dólares al cambio. El transporte está incluido. Un plato similar en cualquier restaurante de la ciudad cuesta prácticamente lo mismo con la diferencia de que no es cocina personalizada y no lo envían a casa. 

    'Comidas empacadas' hechas por emprendedores venezolanos
    © Sputnik / Esther Yáñez
    'Comidas empacadas' hechas por emprendedores venezolanos

    Tanto optimismo concentrado choca en un país donde la quejadera es la tónica. Y son tres pisos de exposición comercial, 103 stands y más de 20 conferencistas que han puesto su mejor empeño en mostrar sus experiencias en las diferentes temáticas de las ponencias: transformación digital; claves para hacer buenos negocios; el futuro de las finanzas; nuevas tendencias en marketing y publicidad. 

    Uno de los puestos más visitados ha sido el de Óscar Sánchez, director de Ventas de la empresa venezolana de intercambio que se dedica a cambiar criptomonedas por moneda fiduciaria, ya sea divisas o bolívares (moneda nacional); o al revés. 

    Cajeros electrónicos en Venezuela

    Con las criptomonedas en Venezuela aplica la misma lógica del bloqueo económico que sufre el país. Sin capacidad para realizar transacciones financieras internacionales, con los fondos embargados y sus bancos perseguidos, promover un sistema de transferencias y movimientos interbancarios es fundamental para su supervivencia; y es aquí donde empresas como la de Óscar han visto su nicho de mercado. 

    "Servimos de enlace para seguir moviendo la economía del país", cuenta a Sputnik. "Vienen remesas de fuera por medio de criptomonedas y les ofrecemos a los comerciantes y a las personas naturales que puedan pagar aquí con esas criptomonedas por medio de diferentes puntos de venta o que puedan cambiar sus bitcoins o el tipo de divisa virtual de la que dispongan por moneda física". 

    Óscar Sánchez, director de ventas de la empresa venezolana 'Intercambio', que trabaja con criptomonedas
    © Sputnik / Esther Yáñez
    Óscar Sánchez, director de ventas de la empresa venezolana 'Intercambio', que trabaja con criptomonedas

    Su empresa ha hecho algo que suena revolucionario en un país que ha retrocedido algunos años en innovación debido a la misma situación de crisis que atraviesa. Venezuela de Intercambio ha instalado dos cajeros ATM en Caracas. 

    Uno se encuentra en Traki, una famosa tienda multimarca que vende absolutamente de todo: desde café y galletas hasta ropa, muebles, útiles del hogar o carbón para encender una barbacoa; y el otro lo acaban de instalar en el Hotel Eurobuilding, que también ha comenzado a aceptar reservas en criptos. Hace dos años ni siquiera aceptaba divisas, solo moneda nacional debido a una normativa del Gobierno, lo que dificultaba enormemente los pagos debido a la hiperinflación vigente en Venezuela. 

    "Los comercios se están dando cuenta de que es un sistema alternativo para manejar la economía en el país", explica Óscar. "Las empresas ya están considerando pagar las nóminas en criptomonedas y los venezolanos prefieren cambiar sus bolívares en moneda digital porque prefieren lidiar con las fluctuaciones propias del dinero electrónico que con la devaluación diaria y desesperante del bolívar". 

    Las critpos no se rigen por las normas de Wall Street ni del Departamento del Tesoro de EEUU, y en un país sancionado como el caribeño, ayuda mucho poder sortear las normas internacionales en lo que a economía se refiere. Básicamente, permite hacer como que se vive en un país normal donde cualquier ciudadano puede comprar o vender cosas, hacer transferencias internacionales o recibir, por ejemplo, un salario de una empresa extranjera. 

    Al final de la tarde están repartiendo helados en el vestíbulo del hotel. Son paletas de frutas caribeñas. Esther Manguerret es la gerente general de La Paletería, la marca que está detrás de este boom gastronómico que lleva dos años triunfando en Caracas y en Maracaibo, la principal ciudad petrolera del país, ubicada en el estado Zulia. De Maracaibo es originaria Esther y sus dos socios fundadores. 

    Esther Manguerret, gerente general de La Paletería
    © Sputnik / Esther Yáñez
    Esther Manguerret, gerente general de La Paletería

    "Son recetas sencillas hechas con productos naturales y la fruta es la clave. Usamos frutas de temporada así que nos libramos de la importación. Es un proceso artesanal: se despulpa la fruta, se procesa y se hacen las paletas", explica Manguerret a Sputnik, entre reparto y reparto. Se los quitan de las manos, literalmente. 

    "Aquí hay muchos nichos que explotar y muchos que han quedado vacíos. Y los que hemos apostado por quedarnos en el país debemos emprender, no dejar de soñar y hacer cosas nuevas. Imprimir amor y el empeño. Esa es la clave del éxito", sostiene. 

    Es difícil escoger un sabor. Los que más triunfan son el de cheesecake, el de pie de limón y el ponche crema relleno de leche condensada. El de fresa y coco relleno de chocolate tiene una pinta irresistible; y el nuevo de aguacate, que promete ser exótico, está siendo un éxito en el evento. Todos desaparecen en apenas una hora. La Paletería tiene diferentes puntos de venta en Caracas, especialmente en los centros comerciales de la ciudad; actualmente están vendiendo unas 80.000 paletas al mes.  

    Decir "Venezuela" suele conllevar pensamientos negativos: violencia, desigualdad, pobreza, éxodo. La mediática internacional utiliza toda su maquinaria para desprestigiar a un país acosado por una crisis económica indiscutible, agravada en los últimos meses por un bloqueo auspiciado por EEUU. Pero lo que no se cuenta son los momentos de cotidianidad de los que siguen manteniendo el timón. No es política, es trabajo y empeño por quedarse en una patria que consideran única y suya por encima de todo; y que jamás van a abandonar, le pese a quien le pese. 

    Etiquetas:
    exposición, feria, empresarios privados, empresarios, emprendimiento, Venezuela
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik