21:59 GMT +317 Noviembre 2019
En directo
    Presidente de China, Xi Jinping, y presidente de Argentina, Mauricio Macri

    Expectativa vs. realidad de los acuerdos entre Argentina y China firmados en el G20

    © REUTERS / Marcos Brindicci
    Economía
    URL corto
    Por
    1110
    Síguenos en

    Sputnik consultó a tres expertos en política y relaciones económicas entre los dos países para hacer un balance de los resultados obtenidos en el fortalecimiento de este vínculo bilateral y los potenciales entorpecimientos que podría provocar la impronta de los Estados Unidos.

    "La Argentina no ve la presencia de China como una amenaza sino como una oportunidad", dijo el presidente Mauricio Macri en la cumbre de líderes del G20 a principio de diciembre de 2018, y con esto desmintió las palabras del primer mandatario de los Estados Unidos, Donald Trump, quien a través de su vocera había asegurado que los dos países americanos consideraban al gigante asiático un depredador en materia económica.

    Argentina firmó con China en el marco de la cumbre de líderes del G20 37 acuerdos económicos bilaterales entre los que destaca el importante canje de moneda (Swap), que ha transformado al país asiático en uno de los principales financista del tesoro del Banco Central, tratados de comercio que han abierto la exportación de carne ovina y porcina, caballos en pie, miel y cerezas, y financiamiento para obras de infraestructura e inversiones para el sector privado.

    "El balance en general fue sumamente positivo, las dos partes coincidieron en esto. Muchos de esos acuerdos ya estaban en marcha protocolarmente. Aprovechando la visita de Estado del presidente Xi Jinping se hizo la firma simbólica. Separaría dos cosas, por un lado lo que tiene que ver con comercio exterior, que es lo que rápidamente se va a empezar a impulsar y hacer realidad", dijo a Sputnik Patricio Giusto, director del Observatorio Sino Argentino.

    "En lo que tiene que ver con las inversiones, ahí empieza a jugar mucho la situación financiera actual de nuestro país que está haciendo que muchas de esas inversiones chinas, básicamente en lo que es ferrocarriles, obras hidroeléctricas, telecomunicaciones, puertos, avancen a ritmo lento e inclusive algunas estén comprometidas de cara al futuro. En medio de todo esto, el tema de las centrales nucleares que por segunda vez Argentina pide revisar ese contrato, es la gran incógnita que queda. Mi presunción es que esas centrales no se van a hacer", pronosticó.

    Además: Tres años de Macrismo en Argentina: ¿éxito o fracaso?

    Con respecto al Swap, Guisto advirtió: "La realidad es que a China no le sirven de nada los pesos y a nosotros sí nos sirven los yuanes. La novedad acá es que Argentina va a poder empezar a usar una parte de esa moneda para intervenir en el mercado cambiario. Pero no deja de ser un préstamo como el del FMI u otras entidades financieras y China lo puede pedir de vuelta en algún momento, por lo que hay que destacar que aumentamos nuestra dependencia financiera respecto a China al tener un tercio de las reservas en la moneda china y perdiendo autonomía financiera".

    "Argentina no tiene ningún plan estratégico en casi nada. Se metió en el G20 sin ideas propias, sola, porque no dialogó con Brasil ni México, que estaban en sus propias cosas, y ha desaprovechado una oportunidad a pesar de haber hecho un trabajo magnífico en la realización. ¿Por qué? Porque al diplomacia argentina sigue en el esquema de[l expresidente de los EEUU Barack] Obama de un mundo multilateral que ha terminado; hoy es un mundo pragmático de políticas de Estado y acuerdos bilaterales, y ahí no tenemos ni gente ni temas ni prioridades", dijo a Sputnik el analista político Enrique Zuleta Puceiro.

    "El G20 fue un impulso extraordinario pero no se han firmado acuerdos importantes comerciales, son todos intercambios compensados. Si no se quieren centrales nucleares ni desarrollo científico ni tecnológico y no se quiere a Rusia y a China en la infraestructura básica no se puede esperar que el intercambio con esos países crezca", dijo el presidente de la consultora OPSM.

    "China y Rusia están exigiendo participación en proyectos que vienen de hace tiempo, que están aprobados, que son razonables y racionales, que tienen fondeo. El único problema que tienen es que a Trump no le gustan. Los argumentos contra las centrales nucleares son patéticos. Decir que es una tecnología del siglo XX superada es verdaderamente ridículo. La economía está atrapada porque Trump extorsiona con el manejo que tiene el Fondo Monetario sobre la política económica argentina", sentenció.

    "Cuánto hay de rumor en eso y cuánto de verdad, los que no participamos en esas reuniones de la mesa chica nunca lo vamos a saber", opinó por su parte Guillermo Santa Cruz, licenciado en Economía y especializado en China.

    "Yo creo que la principal restricción nos la ponemos nosotros mismos. Creo que el Gobierno argentino tiene una estrategia de hablar con absolutamente todos los países y eso nos da más opciones, y tener opciones nos hace más fuertes", agregó.

    También: Alemania o Haití: así es la desigualdad entre barrios ricos y pobres de Buenos Aires

    "Los prejuicios que tengamos tanto en nuestra relación con EEUU como con China también son una restricción autoimpuesta. Las teorías conspirativas son llamativas pero nuestra mejor contribución es mirar las relaciones de manera objetiva y siempre pensar en el beneficio de nuestro país. Cuando vemos las idas y vueltas de nuestra relación con China, vemos que del lado chino son muy pragmáticos y siempre se mostraron abiertos a renegociar y entender la coyuntura particular de la Argentina", relativizó el experto.

    "Cuando Argentina pidió volver a ver los proyectos de las represas, con contratos que ya estaban firmados, la parte China consintió en hacerlo, lo mismo con el Observatorio del Espacio Profundo en la Patagonia, cuando se insistió en incluir una cláusula que dijera que era exclusivo para uso civil la parte china accedió en hacerlo. En las relaciones entre dos países no existe nada escrito en piedra", dijo.

    Etiquetas:
    economía, relaciones bilaterales, intercambio comercial, finanzas, comercio, Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik