04:49 GMT +321 Noviembre 2018
En directo
    Lingotes de oro

    ¿Por qué los bancos centrales se abastecen convulsivamente de oro?

    © Sputnik / Valery Titievsky
    Economía
    URL corto
    390

    Los bancos centrales del mundo siguen aumentando sus reservas del metal precioso. En el tercer trimestre de 2018, invirtieron 5.820 millones de dólares en él. Descubre por qué la comunidad financiera tiende a preferir el oro a la moneda estadounidense.

    Los datos del Consejo Mundial de Oro (World Gold Council) muestran que durante los últimos tres meses los bancos estatales adquirieron más de 148 toneladas de oro, lo que supera la tasa del año pasado en un 22%.

    Lingotes de oro de Rusia
    © Sputnik / Pavel Lisitsin
    El Banco Central de Rusia ha sido el que compró más: 92 toneladas. La última vez que la entidad adquirió una cantidad semejante del metal precioso fue durante las reformas que sufrió el mercado ruso en 1993.

    En total, las reservas de oro de Rusia alcanzaron un nivel de 2.036 toneladas, así que el país entró en la lista de los cinco países con las reservas más grandes junto con EEUU (8.133,5), Alemania (3.369,7), Italia (2.451,8) y Francia (2.436).

    Entre los países que últimamente se han interesado por el oro se encuentran también Turquía y China, cuyas relaciones con EEUU han empeorado. Al mismo tiempo, Moscú, Ankara y Pekín se han encargado de vender los bonos del Tesoro, afirma Maxim Rúbchenko en su artículo para Sputnik.

    Sobre el tema: Un activo dispuesto a reemplazar a los bonos del Tesoro de EEUU

    Varios analistas financieros coinciden en que el mundo podría estar al borde de una crisis económica que va a afectar en mayor medida al precio del dólar. En este contexto, los inversionistas tienden a minimizar sus activos en dólares debido a la volatilidad del mercado estadounidense.

    Entre los factores que aumentan el riesgo para la divisa de EEUU, los expertos mencionan la guerra comercial de Trump. Las tarifas arancelarias con las que Washington gravó la mercancía china afectaron no solamente al propio dólar, sino que llegaron a ser un duro golpe contra los granjeros estadounidenses.

    Desde finales de mayo pasado, el precio de la soja estadounidense se redujo en un 18%, el precio del maíz en un 12%, y el de la carne de cerdo en un 29%.

    Tema relacionado: Efecto bumerán: la empresa Ford critica los aranceles impuestas por Trump

     Otro riesgo se debe a la política de la Reserva Federal de Estados Unidos. "La Fed sube el precio de los créditos en dólares y acelera la retirada de 3,5 billones de dólares que ingresaron en el mercado durante la crisis de 2008", según observa el analista principal del banco ING, James Knightley.

    Como consecuencia, la cantidad del dinero libre se verá reducido, y el rendimiento de los bonos aumentará, por lo tanto el dinero se irá trasladando desde el mercado de valores a los bonos estatales. En esta situación, cada vez más dinero estará destinado a gestionar la deuda, y cada vez menos, a garantizar el desarrollo económico.

    El tercer riesgo mayor está vinculado a la situación económica de China. Si la economía del país asiático sufre un declive, Pekín se verá obligado a vender los bonos estadounidenses. Por su parte, la venta masiva de los valores provocará una crisis sin precedentes en EEUU.

    Además: El principio del fin: en 2020 se nos vendrá encima otra crisis económica

    En este contexto, no parece extraño que los inversores ya no consideren el dólar como un activo seguro. Por lo tanto, en vísperas de los posibles nuevos colapsos, cada vez más inversores, así como los bancos centrales, suelen optar por el oro, concluye el autor.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    inversiones, activos, bancos, oro, dólar