20:15 GMT +311 Diciembre 2017
En directo
    Un inversor analiza los precios de los 'stocks' del mercado en Fuyang (China)

    ¿Desde dónde golpeará la próxima crisis económica?

    © AFP 2017/ STR
    Economía
    URL corto
    270

    Los institutos de investigación económica más importantes del mundo coinciden en dibujar unas perspectivas financieras poco halagüeñas. Tanto el Bank of America como el Deutsche Bank desde hace tiempo buscan al próximo 'cisne negro' que desencadene la crisis económica de turno. Pero es inútil: nadie sabe, ni sabrá, de dónde o cuándo llegará.

    De eso está convencido Timur Nigmatullin, analista financiero, quien en su entrevista con Sputnik analiza los riesgos que cabe esperar de cara a una más que posible crisis financiera y responde a la pregunta de si se cumplen ya las condiciones para que ocurra.

    El Bank of America augura que durante la segunda mitad de 2018 la actividad boyante a la que nos tiene acostumbrados la bolsa de Wall Street tocará techo y desde el Deutsche Bank señalan con pavor la fragilidad del sistema bancario italiano y la burbuja inmobiliaria en China.

    Política monetaria, Wall Street, Italia, China… Todos ellos 'cisnes negros'; posibles consecuencias cuya detonación es impredecible pero que no dejan de ser analizadas en busca de señales que anticipen su explosión.

    Regulación en EEUU

    Para Nigmatullin, la afirmación del Bank of America sobre los riesgos de un aumento en la inflación y del endurecimiento de la política monetaria de la Reserva Federal de Estados Unidos no son suficientes para desatar una crisis en las bolsas.

    Lea más: El fin de la economía mundial tal y como la conocemos

    Que la Reserva Federal de EEUU aumente los tipos no tiene por qué llevar (como la práctica ha demostrado) a una corrección a gran escala en el mercado de valores. Los inversores se centran principalmente en la inflación y en el crecimiento económico, que actualmente son favorables a EEUU, señala.

    Un golpe de efecto

    Para provocar una sacudida en los mercados, es necesario, así, un impacto externo. Cuanto más valiosos resultan los activos, más frágiles son a lo que se les venga encima, explica Nigmatullin. Se puede tratar de cualquier escenario; de un conflicto militar o hasta de un error informático. Y si logran coincidir, pues, su efecto se multiplicará, desplomando el valor de los activos de alto riesgo.

    La Bolsa de Valores de Nueva York
    © AP Photo/ Richard Drew
    La Bolsa de Valores de Nueva York

    Problemas de deuda en Europa

    La deuda externa de Italia y la fragilidad de su sistema bancario podría ser otro 'cisne negro'. También las consecuencias negativas del Brexit y otras de las muchas deudas externas de países europeos a las que no se pone remedio.

    Sin embargo, la Unión Europea adoptó, desde la crisis económica de 2008, medidas para atajar esos problemas, como las de Basilea III, que debían meter en cintura a los bancos europeos.

    Gracias a esto, el sistema bancario europeo es menos sensible a lo que se le pueda venir encima.

    La burbuja inmobiliaria china

    El creciente mercado de viviendas chino representa otro posible peligro, según el Deutsche Bank.

    A su vez, Nigmatullin señala que el Gobierno chino va aliviando el riesgo: sí, se conceden enormes descuentos para la primera vivienda, pero al mismo tiempo, para aquellos que compran bienes inmuebles con fines de inversión, el mercado está regulado de manera extremadamente rígida.

    El analista no califica la situación del mercado inmobiliario chino, sin embargo, de 'burbuja', sino de una necesidad del país.

    "Hay ciudades muy grandes y China es un país muy centralizado, así que es normal que, en algunos casos, los bienes inmuebles se vuelvan más caros", explica a Sputnik.

    Difícilmente a la burbuja a la que se refiere el Deutsche Bank le espera el mismo final que a las hipotecas estadounidenses de 2007 que desataron una turbulencia a escala mundial.

    El problema puede seguir siendo chino

    Algunos analistas consideran que el golpe de efecto puede venir del gigante asiático. Se cree que las instituciones públicas chinas no van desarrollándose a la misma velocidad a la que está creciendo la economía del país. Todavía no está claro cómo se resolverá ese problema.

    "En un futuro cercano, los institutos sociales chinos deberán adaptarse a los ingresos elevados e integrarse más estrechamente en la economía mundial. Cuando se dé esa transformación, puede tener lugar una fuga de capitales desde China. Los inversores tienen miedo de ese escenario", alerta Nigmatullin.

    Lea más: ¿China ante un descalabro colosal?

    Así las cosas, el experto ve en los conflictos geopolíticos —y no tanto en los puramente económicos— la próxima raíz de una crisis económica. Pero advierte que hasta que no tengamos encima el problema no seremos capaces de verlo: cada una de las crisis financieras del pasado tuvo sus razones peculiares que no se repitieron.

    Además:

    Comisión Europea: la Eurozona supera la crisis económica y financiera
    La rebelión contra los fondos de pensiones agudiza la crisis financiera
    Etiquetas:
    crisis económica, Reserva Federal de EEUU, Unión Europea, EEUU, China
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik