08:21 GMT +313 Diciembre 2017
En directo
    Anuncio de servicios de cambio en Hong Kong

    El complicado asalto del yuan al dominio del dólar en los mercados globales

    © REUTERS/ Tyrone Siu
    Economía
    URL corto
    0 110

    El yuan chino cada día tiene más presencia en los mercados globales debido al empuje de Pekín para internacionalizar su moneda pero serán necesarias varias décadas para que pueda rivalizar con el hegemónico dólar, señalan los expertos.

    El yuan o renminbi se convirtió en agosto en la cuarta divisa más utilizada en intercambios globales al superar al yen japonés. Representa ya el 2,79 por ciento del total, un porcentaje mínimo en comparación con el dólar pero que a la vez muestra un rápido crecimiento.

    Tema: Devaluación del yuan

    La cuarta parte del comercio exterior chino se firma en yuanes y es probable que siga creciendo, señala Andrew Kenningham, experto en comercio global de Capital Economics.

    "Pero es improbable que sea utilizado a larga escala por terceras partes. La principal razón es que no es totalmente convertible y los mercados chinos tienen menos liquidez y son menos profundos que los estadounidenses. Esto seguirá siendo así durante mucho tiempo porque Pekín procede muy lentamente hacia la plena liberalización del capital", señala por email a Sputnik Nóvosti.

    El proceso de internacionalización del yuan experimentó recientemente dos fuertes empujones con la inauguración del Sistema de Pagos Internacionales (CIPS por sus siglas inglesas) y el anuncio del FMI de que su inclusión en la cesta de divisas que conforman los Derechos Especiales de Cambio es inminente.

    El CIPS permitirá que las compañías internacionales operen directamente en yuanes sin necesidad de recurrir a los contados bancos de Hong Kong, Londres o Singapur que hasta ahora podían prestar servicios de compensación transfronteriza.

    El sistema no sólo ahorrará mucho tiempo y dinero sino que allanará el desembarco de las grandes compañías chinas en el extranjero.

    Pero la salida del yuan del mercado chino también dificultará el control extremo de Pekín sobre su economía.

    "Incrementará la volatilidad y el riesgo de las exportaciones chinas y las industrias orientadas a la importación. El lado bueno es que ayudará a las compañías chinas a integrarse en la economía global y hacerse más competitivas", señala por email Oliver Rui, profesor de Economía de la Escuela de Negocios CEIBS (Shanghái).

    Rui subraya como evidencia del auge del yuan los cada día más frecuentes acuerdos de intercambio de divisa.

    China acordó con Chile en mayo el intercambio de 22 mil millones de yuanes (3.500 millones de dólares) durante los tres próximos años. A principios de año, Argentina solicitó a Pekín el cuarto plazo de los 11 mil millones de dólares en intercambio de divisas que habían firmado en julio pasado.

    Lea más: América Latina bajo el coletazo del dragón

    El yuan supone una alternativa muy beneficiosa para Latinoamérica cuando la moneda estadounidense se está revalorizando rápidamente.

    China planea emitir deuda pública en el Reino Unido en noviembre en moneda propia por valor de 5 mil millones de yuanes (788 millones de dólares), según el medio Bloomberg. Sería la primera experiencia similar más allá de Hong Kong y convertiría a Londres en la capital europea de inversiones en yuanes.

    "A largo plazo, el yuan tendrá un papel como divisa adicional de reservas en la que los bancos centrales y otras instituciones invertirán algunos de sus fondos. El mundo ya tiene varias (dólar, euro, libra, franco suizo) y queda espacio para otra. Pero el dólar seguirá siendo la primera por muchas décadas y el euro probablemente la segunda", añade Kenningham.

    China es el principal socio comercial con buena parte del globo y la creciente presencia de su moneda en los intercambios es el paso lógico. Otras naciones poderosas en el pasado como Gran Bretaña, Francia, la Alemania nazi, el Japón imperialista o Estados Unidos ya animaron el uso de sus divisas para aumentar su influencia.

    La internacionalización del yuan es uno de los pilares de la política económica de los últimos años de Pekín, que ha urgido a la "desamericanización" del mundo a través de una nueva divisa de reserva.

    "Esos días alarmistas en los que los destinos de todo el mundo están en manos de naciones deben terminarse y un nuevo orden mundial debe tomar el mando", sostenía dos años atrás la agencia de noticias Xinhua cuando la parálisis en Washington provocada por los radicales del Tea Party hacía temer por la salud de los 1,3 billones de dólares en reservas chinas.

    También los expertos internacionales juzgan que la irrupción de una nueva moneda beneficiará a un sistema lastrado por el peso abrumador del billete verde.

    Ousméne Mandeng, ex jefe de división del FMI, explicaba en 2013 que era muy poco probable que Washington "subordine sus objetivos nacionales a las necesidades de la economía internacional".

    En la conquista de los mercados globales del yuan ordenada por Pekín juegan tanto factores económicos como geopolíticos.

    "Principalmente es una cuestión de prestigio. Por ejemplo, no existe una razón económica racional para que China quiera que el yuan sea incluido en los Derechos Especiales de Cambio del FMI, pero es uno de los principales objetivos del Gobierno", señala Kenningham.

     

    Además:

    Aumenta el uso de yuanes en los pagos entre las empresas chinas y rusas
    Alertan que China controla el yuan por temor a una "explosión" social
    América Latina siente los efectos del desplome de la bolsa china
    EEUU y China se acusan mutuamente de la caída bursátil
    Crisis bursátil en China
    Etiquetas:
    yuan, bancos, dólar, divisas, Derechos Especiales de Cambio, Sistema de Pagos Internacionales (CIPS), Tea Party de EEUU, Capital Economics, CEIBS, Xinhua, Fondo Monetario Internacional (FMI), Ousméne Mandeng, Andrew Kenningham, Oliver Rui, América Latina, China, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik