10:30 GMT +315 Diciembre 2019
En directo
    Distrito Central Financiero de Pekín

    El banco de desarrollo chino contará con 57 países como miembros fundadores

    © Flickr / poeloq
    Economía
    URL corto
    0 30
    Síguenos en

    Un total de 57 países formarán parte del nuevo Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras (AIIB por sus siglas inglesas) en lo que supone un éxito para la diplomacia china y un fracaso para la estadounidense.

    Suecia, Israel, Sudáfrica, Azerbaiyán, Islandia, Portugal y Polonia han sido aceptados como miembros de la institución en el último día de plazo.

    Los miembros fundadores tienen derecho a definir las reglas de funcionamiento, mientras que los que presentaron su solicitud después del 31 de marzo serán considerados miembros ordinarios con derecho de voto pero menos peso en la toma de decisiones.

    La institución que sugirió el año pasado Pekín ha sido un éxito de participación sin precedentes.

    Entre los miembros figuran cuatro de los cinco países representados en el Consejo de Seguridad de la ONU y la mitad de la Unión Europea.

    Estados Unidos y Japón son los únicos países de peso global que no figuran entre sus miembros.

    Solo la petición taiwanesa ha sido rechazada, ya que China la considera parte de su territorio, aunque Pekín ha anunciado que será bienvenida en el futuro con "un nombre apropiado".

    Incluso ha sido admitida Noruega, sin relaciones diplomáticas con China desde que el disidente político encarcelado Liu Xiaobo recibiera el Premio Nobel de la Paz en 2010.

    Aunque Oslo ha insistido en que la organización que otorga esos galardones es independiente, Pekín ha seguido mostrando su oposición a normalizar las relaciones e incluso impuesto sanciones económicas como la importación del salmón.

    En el banco participarán tradicionales aliados de Washington tanto en Europa como en Asia, que han desoído sus presiones.

    El banco, que tendrá sede en Pekín, supone un contratiempo para EEUU.

    El presidente de EEUU, Barack Obama, se opuso desde el principio, esgrimiendo que la nueva institución podría recortar la influencia de otras existentes como el Banco Mundial o el Fondo Monetario Internacional.

    El AIIB es la respuesta a la escasa representación de China y el resto de economías emergentes en las tradicionales instituciones financieras globales, y nace para financiar los proyectos de energía e infraestructura que necesita la región.

    El Banco Asiático para el Desarrollo cuantifica que serán necesarios ocho billones de dólares en la próxima década.

    Además:

    Prensa china niega que Pekín quiera crear un nuevo orden financiero
    China celebra la entrada de Corea del Sur en el banco asiático
    Etiquetas:
    Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional (FMI), China, AIIB
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik