En directo
    Medioambiente
    URL corto
    0 420
    Síguenos en

    Un residente de la región de Tula ha descubierto a unos mosquitos durante un paseo en una reserva natural en pleno invierno boreal. Un entomólogo explicó por qué se despertaron los insectos.

    Según los testimonios, los mosquitos estaban posados en la nieve, casi en la orilla del río Oka. Además le parecían extraños: su probóscide no era recta, sino con forma de gancho, y por su tamaño eran mucho más grandes que los mosquitos habituales, comunes a los del centro de Rusia.

    "Estos insectos no representan ningún peligro para los humanos. No beben sangre, sino que se alimentan del néctar de las flores y por eso tienen una probóscide parecida a un gancho", explicó el entomólogo Alexandr Kim. 

    Según el especialista, los insectos aparecieron en la nieve por dos razones. En primer lugar, la temperatura en la región de Tula es ahora mucho más alta que la norma climática, y los insectos han decidido que la primavera boreal ha comenzado.

    "Por otro lado, los humanos podrían contribuir al aumento de las temperaturas. Por ejemplo, el consumo de electricidad siempre es mayor en la víspera de Año Nuevo. En consecuencia, la central generó mucha energía y descargó en el depósito más agua caliente de lo habitual", señaló.

    Explicó que todos los insectos caen en un estupor debido a las bajas temperaturas. Tienen frío, no pueden volar, así que se posan en la nieve o se mueven lentamente.

    El entomólogo calificó de mala noticia que los insectos se hubieran despertado.

    "Morirán con una probabilidad del 100%. También es malo para los pájaros que podrían alimentarse de ellos y, a su vez, alimentar a sus polluelos en la primavera. Sin embargo, hay algo bueno en esto. Pájaros, gorriones y cuervos se los pueden comer ahora. En medio del invierno, es un verdadero festín para las aves", señaló Kim.

    El experto añadió que este caso es una anomalía natural, porque en el frío los mosquitos deben dormir, y no existe un 'insecto de invierno'.

    Además de la región de Tula, esta anomalía natural también se registra en los bosques de la región de Moscú y la propia capital rusa.

    Посмотреть эту публикацию в Instagram

    Публикация от Анастасия (@ponomareva.86)

    Посмотреть эту публикацию в Instagram

    Публикация от НАТАлия ШУШАНЯН (@nata_shoosha)

    El siguiente vídeo fue grabado en la región de Rostov en diciembre cuando la temperatura oscilaba alrededor de los cero grados Celsius.

    Etiquetas:
    bosque, invierno, insectos, Rusia, mosquito
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook