En directo
    Medioambiente
    URL corto
    0 91
    Síguenos en

    La famosa caldera de Yellowstone, que explotó por última vez hace más de 640.000 años, puede ser considerada como el supervolcán más conocido de Norteamérica. Sin embargo, no es el más grande del continente.

    El volcán más antiguo del continente norteamericano se encuentra al suroeste del estado de Utah y es unas 30 veces más grande que el de Yellowstone. Se llama Wah Wah Springs y su última erupción fue hace 30 millones de años.

    Los investigadores de la Universidad Brigham Young descubrieron la existencia de Wah Wah Springs solo en 2013.

    Wah Wah Springs y Yellowstone

    Yellowstone todavía tiene una actividad volcánica frecuente, y se puede esperar otra gran erupción, tal vez en el lapso de miles de años, según el científico Ron Smith.

    "Yellowstone ha recibido mucha atención debido a la gravedad de un supervolcán y al efecto que tendría en la tierra", afirmó Smith, exprofesor universitario en California.

    "No podemos decir que Yellowstone vaya con retraso... probablemente explotará de nuevo, pero podría ser dentro de 500.000 años o una semana a partir del martes [4 de febrero]", agregó.

    Según el Servicio Geológico de Estados Unidos, la probabilidad de otro evento supervolcánico en Yellowstone en los próximos miles de años es "extremadamente baja".

    Sin embargo, Wah Wah Springs liberó 30 veces más cenizas y escombros que la infame explosión de Yellowstone, indicó Smith. Comparado con eventos volcánicos más recientes, fue 5.000 veces más grande que la erupción del Monte Santa Elena en 1980.

    Los depósitos de la erupción tienen un grosor de 4.000 metros en algunas zonas del sur de Utah, y sus restos pueden encontrarse hasta en Nebraska, indicó el investigador Eric Christiansen en un comunicado de prensa.

    "Imagina la devastación, habría sido catastrófica para cualquier cosa que viviera en un radio de cientos de millas", declaró.

    Dormido pero no muerto

    Smith enumeró los riesgos que conlleva la actividad volcánica: ceniza, cambio climático, flujos piroclástico y de sedimentos.

    La ceniza es típicamente lo que uno se imagina cuando un volcán explota, pero Smith señaló que no es como el humo que sale de una fogata ardiente. Está compuesto de pequeños trozos de rocas y minerales, que pueden dañar los pulmones si se inhalan.

    Las grandes fluctuaciones climáticas, como cuando la Tierra vivió edades de hielo y saltos climáticos extremos, a menudo pueden estar relacionadas con los volcanes, según Smith.

    "La ceniza volcánica no solo es peligrosa para respirar, sino que también produce un cambio climático que tiene un efecto de gran alcance en el hábitat humano de la tierra", dijo Smith.

    Los flujos piroclástico y de sedimentos son los efectos menos conocidos de los volcanes. El flujo piroclástico es el gas y la materia caliente de movimiento rápido. Es lo que los investigadores encontraron cerca de Wah Wah.

    Todavía hay volcanes bastante activos en todo el mundo, algunos cerca de zonas muy pobladas. Pero la región de Wah Wah Springs se considera inactiva, aunque siempre existe la posibilidad de que haya más acción volcánica, admitió Smith.

    "Esta zona se considera inactiva, pero no extinta en este momento. Cuanto más severa es una erupción volcánica, más rara resulta ser. Y cuanto menos severa, más común resulta ser, lo cual es muy afortunado para nosotros", concluyó.

    Etiquetas:
    erupción, supervolcan, volcanes, Yellowstone (EEUU)
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook