En directo
    Deporte
    URL corto
    4577
    Síguenos en

    El fútbol se ha visto envuelto en un gran escándalo racista. El encuentro en París entre el club local PSG contra el equipo turco Istanbul Basaksehir la noche del 8 de diciembre se suspendió por una réplica racista que pronunció el cuarto árbitro contra uno de los integrantes del conjunto otomano.

    El encuentro que iba a ser el último de la fase de grupos para ambos equipos, no se jugó ni 15 minutos. Ambos equipos tomaron la decisión de abandonar la cancha en protesta del comportamiento racista del cuarto árbitro y se negaron a reanudar el encuentro ese mismo día.

    Por su parte, la UEFA publicó un comentario oficial diciendo que el incidente será investigado y el partido suspendido se jugará el 9 de diciembre a partir del minuto en el que se paró y con un nuevo cuerpo de árbitros.

    ¿Qué sucedió?

    Iban a ceros, cuando en uno de los episodios los parisinos cometieron una falta, y desde el banquillo de Basaksehir se vio una ola de protesta: estaban descontentos con las acciones del árbitro principal del encuentro, el rumano Ovidiu Alin Hategan.

    ​Entre los más activos en protestar resultó el integrante del equipo técnico de los turcos, uno de los entrenadores, el camerunés Pierre Webó. Según escribe L'Equipe, este había sido advertido previamente contra los comentarios hacia el colegiado. Debido a que Hategan estuvo lejos del banquillo, fue informado sobre el incidente repetitivo por el cuarto árbitro, también rumano Sebastian Coltescu

    Al referirse al camerunés, Coltescu utilizó la palabra 'negro' que tiene amplias connotaciones racistas.

    "Ha sido el negro, ve y mire quién es. No es posible actuar de esta manera", han sido las palabras del cuarto colegiado, según las imágenes subtituladas por Movistar. 

    A su vez Webó, quien jugó como delantero en La Liga española, al escuchar el diálogo entre árbitros, se vio indignado por tal trato y saltó bruscamente pidiéndole explicaciones a Coltescu: "¿Por qué dices negro?".

    Desde allí se formó un lío entre técnicos y jugadores de ambos equipos. A Webó se le unió el delantero de Basaksehir, senegalés Demba Ba, conocido por su postura firme contra el racismo, diciendo al colegiado: "¿Cuando te refieres a un blanco, le dices 'el hombre blanco'?". 

    Las protestas del equipo turco apoyaron a los jugadores del PSG. El brasileño Neymar y el francés Mbappé se vieron conversando con el árbitro mayor, diciéndole que si la réplica tuvo lugar, Coltescu tiene que ser suspendido. Neymar rehusó jugar en la cancha mientras trabaja el cuarto árbitro.

    Al final, ambos equipos tomaron la decisión de abandonar la cancha en protesta contra el racismo. El partido, que primero se planeó parar por diez minutos, resultó reemplazado al día siguiente, ya que los delegados de la UEFA no lograron convencer a los equipos para continuar el encuentro el mismo día.

    ​El mismo colegiado, acusado de racismo, luego explicó, citado por el portal Get French Football News, que el equipo de árbitros prefiere hablar entre sí en su idioma, donde 'negru', es lo que dijo, hace referencia al color negro en general y no quiere ofender a nadie por su color de piel.

    Etiquetas:
    Champions League, racismo, árbitro, fútbol
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook