23:43 GMT +313 Noviembre 2019
En directo
    La corveta sueca HMS Stockholm (archivo)

    Enigma resuelto: el misterioso submarino ruso en Suecia resultó ser una boya defectuosa

    © AP Photo / Anders Wiklund
    Defensa
    URL corto
    5457
    Síguenos en

    La misteriosa señal que un submarino sueco interceptó en las aguas territoriales al sur de Estocolmo en octubre de 2014 resultó provenir de una boya defectuosa y no de un submarino ruso, como se hizo saber. El inofensivo incidente dio inicio a toda una operación militar de búsqueda y se usó como excusa para aumentar el gasto militar del país.

    En octubre de 2014 un submarino sueco captó una misteriosa señal encriptada en las aguas territoriales al sur de Estocolmo. El incidente provocó todo un operativo militar de búsqueda de su fuente. Los medios inflaron los ánimos en la sociedad sueca, alegando que se trataba de un minisubmarino espía ruso que amenazaba la seguridad de navegación en la región.

    La repercusión alcanzó incluso los medios extranjeros, con La Vanguardia, El País, ABC, BBC, CNN, entre otros.

    Desde el Ministerio de Defensa de Rusia, por su parte, informaron entonces que eso era imposible, ya que para aquel entonces hace años que ese tipo de buques se habían dado de baja de la flota rusa.

    No obstante, la búsqueda del 'intruso' demoró toda una semana y le costó al Estado cerca de 20 millones de coronas (unos 2,2 millones de dólares). Al término de la operación, el ministro de Defensa sueco, Peter Hultqvist, aseveró que las Fuerzas Armadas del país "encontraron confirmación de que en las aguas suecas hubo un submarino", pero no presentó al público prueba alguna. Desde entonces, el tema rara vez ha vuelto a salir en la prensa sueca.

    El primer ministro de Suecia, Stefan Lofven (izda), el ministro de Defensa, Peter Hultqvist (centro), y el comandante supremo, Sverker Goranson (dcha), llegan a una conferencia de prensa en Estocolmo el 14 de noviembre de 2014 para confirmar que tienen pruebas claras de que un pequeño submarino entró ilegalmente en aguas suecas. Más tarde tuvieron que desmentir esa información.
    © AP Photo / CLAUDIO BRESCIANI
    El primer ministro de Suecia, Stefan Lofven (izda), el ministro de Defensa, Peter Hultqvist (centro), y el comandante supremo, Sverker Goranson (dcha), llegan a una conferencia de prensa en Estocolmo el 14 de noviembre de 2014 para confirmar que tienen "pruebas claras de que un pequeño submarino entró ilegalmente en aguas suecas". Más tarde tuvieron que desmentir esa información.

    Cinco años después del incidente, el medio Svenska Dagbladet publicó una entrevista con Per Ulsson, trabajador del Servicio Meteorológico de Suecia (SMHI). De acuerdo con Ulsson, el día en que el submarino sueco recibió la misteriosa señal, una boya meteorológica en el mar Báltico había sufrido una rotura. El aparato envió una señal a otra boya, ubicada al sur del archipiélago de Estocolmo. Esa fue la señal que recibió el submarino y no supo interpretar.

    El interlocutor de la publicación explicó que se hizo posible determinar de dónde provenía la señal, analizando los registros de otro submarino que estaba equipado con aparatos más modernos. La información obtenida permitió marcar el punto exacto de dónde provino la señal, justo al sur del archipiélago de Estocolmo, donde estaba ubicada la boya del SMHI.

    Según la publicación, el Gobierno y el Ministro de Defensa del país se dieron cuenta del origen real de la señal en mayo de 2015, pero clasificó el informe que contenía los detalles.

    Atemorizado por una 'inminente amenaza rusa', el Parlamento del país aprobó entonces el aumento del gasto en defensa en 10.000 millones de coronas (unos 1.100 millones de dólares).

    Un año después, el ministro de Defensa, Peter Hulqvist, dijo en Sveriges Radio que la señal que causó la operación de búsqueda en realidad provino de una "instalación sueca".

    Etiquetas:
    fake news, Rusia, Suecia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik