Widgets Magazine
01:44 GMT +319 Septiembre 2019
En directo
    F-35B, versión naval del F-35 del Cuerpo de Marines de EEUU

    El F-35 sigue provocando quebraderos de cabeza

    © AP Photo / Ross D. Franklin
    Defensa
    URL corto
    9805
    Síguenos en

    En junio solo el 8,7% de la flota de prueba de los Lockheed Martin F-35 Lightning II Joint Strike Fighter del Pentágono fue totalmente apta para misiones, frente al objetivo del 80%. Que la flota de prueba alcance ese porcentaje es necesario para seguir adelante con el ambicioso programa del F-35.

    Michael Peck, redactor del portal especializado National Interest, señala que las aeronaves con plena capacidad para realizar una misión son aquellas que pueden llevar a cabo todas las misiones que se les han asignado y que corresponden a ese 8,7% de la flota de prueba. Son datos del Departamento de Defensa estadounidense, a cuyo documento con la información sobre las pruebas tuvo acceso POGO (Project On Government Oversight), organización sin fines de lucro que investiga el despilfarro, el fraude, el abuso y los conflictos de intereses en el Gobierno federal de EEUU.

    Una flota de prueba es un grupo de aeronaves que se somete una serie de verificaciones para comprobar si tienen capacidad de entrar en combate. En la actual flota de prueba del F-35 del Pentágono hay seis F-35A, seis F-35B  del Cuerpo de Marines, seis F-35C de la Armada y cinco aviones de las flotas británica y holandesa para un total de 23 aviones. Todos ellos se están poniendo a prueba en la Base Edwards de la Fuerza Aérea en California y son las naves a las que hace referencia el informe.

    "La tasa de junio fue en realidad una mejora con respecto al mes anterior, cuando la flota gestionó una tasa de solo el 4,7%. Desde el comienzo de las pruebas operativas en diciembre de 2018, la flota ha tenido una tasa media de capacidad de misión completa de solo el 11%", señala el POGO. Lejos del 80%.

    "Para ser justos, con solo 23 aviones pasando por las pruebas es cuestión de unos pocos aviones operativos para modificar los porcentajes. Aun así, que menos del 10% de 23 aviones sea completamente funcional significa que las pruebas completas se limitan a solo un par de aviones", puntualiza Peck.

    Dónde radica el problema

    Existen multitud de factores que pueden haber influido en que los porcentajes sean tan bajos. "El estado operativo de las aeronaves puede degradarse por razones como la falta de piezas de repuesto o un fallo en uno de los sistemas de la misión, como el radar o los instrumentos de guerra electrónica", señala el POGO. Y prosigue:

    "Según fuentes del programa F-35, un componente que falla con frecuencia es el Sistema de Apertura Distribuida — Distributed Aperture System—. Este sistema advierte [a los pilotos] de los misiles entrantes y genera las imágenes en el casco de 400.000 dólares que usa el piloto".

    El F-35 todavía puede volar con problemas como éste, subraya el POGO. De hecho, gracias al intercambio de datos entre aviones, parte de la información de un sistema que no funciona en un caza sí puede funcionar en otro F-35, de modo que este último complete los puntos ciegos de su compañero. "Pero esto solo funciona hasta cierto punto, y para probar completamente las capacidades del programa [del F-35] todos los sistemas deben funcionar correctamente", advierte el POGO.

    Los problemas en la interfaz del costoso casco del F-35 ya salieron a la luz en 2018. También problemas en los neumáticos y en el suministro de oxígeno para el piloto. Entre otros.

    Etiquetas:
    Departamento de Defensa de EEUU, F-35
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik