En directo
    Un acorazado, imagen referencial

    Cómo los sueños de Iósif Stalin engañaron a Occidente

    © Foto: Public Domain / TERRY COSGROVE
    Defensa
    URL corto
    5913

    Tras la Segunda Guerra Mundial, Iósif Stalin soñó con crear una flota de buques acorazados para poder proyectar su poder lejos de la URSS. Los planes eran grandiosos, pero no estaban destinados a concretarse.

    No obstante, el sueño de Stalin tuvo sus repercusiones en el desarrollo militar de EEUU y sus aliados occidentales, explica el columnista del medio estadounidense The National Interest, Kyle Mizokami.

    En particular, el plan inicial del mandatario soviético consistía en la construcción de siete acorazados cuyo desplazamiento variaría entre las 36.000 y 55.000 toneladas. Estaba previsto que tuvieran hasta doce cañones de calibre 460 milímetros.

    De acuerdo con el columnista, después de la guerra, la URSS tenía un Ejército incluso más potente que el de EEUU y sus aliados combinados.

    Pese a esto, los planes de Stalin estaban destinados al fracaso puesto que la URSS, devastada por la Segunda Guerra Mundial, no tenía los recursos necesarios para construir tantos buques de esta clase, afirma el columnista.

    Tema relacionado: Restauran al 'solemne mamut de Stalin'

    La construcción de los buques comenzó a un ritmo lento, pero cuando murió el líder de la Unión Soviética los planes fueron cancelados. A pesar de ello, algunos medios occidentales empezaron a difundir el rumor sobre la construcción de siete 'superacorazados' en Siberia.

    En cuanto se supo en la URSS sobre los rumores disipados en Occidente, se optó por mantenerlos. Para ello se les dieron a los hipotéticos acorazados los nombres propuestos en el plan de Stalin, pero en esta ocasión se les asignaron prestaciones más realistas para que los rumores fuesen más verosímiles.

    Según explica Mizokami, estos rumores eran muy beneficiosos para la URSS, puesto que hacían creer a los miembros de la OTAN que una superflota de acorazados estaba a punto de nacer y tendrían que pensar cómo contrarrestarla.

    De tal modo, los recursos usados para las tropas terrestres en Europa Occidental serían redistribuidos para luchar contra una amenaza fantasma. Mientras tanto, la URSS pudo centrarse en sus propias tropas terrestres que eran más prioritarias para el país euroasiático que una Armada.

    Además: Un MiG sobre Tel Aviv: cómo la URSS impidió una tercera guerra mundial

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    Acorazado, buques de guerra, Segunda Guerra Mundial, OTAN, Iósif Stalin, URSS, Reino Unido, EEUU