En directo
    Sistema de misiles balísticos RS-24 Yars

    Cómo puede Rusia neutralizar la amenaza de ataques con misiles estadounidenses

    © Sputnik / Maxim Blinov
    Defensa
    URL corto
    6535

    Son varios los pasos que debería tomar Rusia para poder neutralizar la amenaza de los ataques con misiles balísticos de alcance medio que EEUU tiene emplazados en Europa, afirma el experto militar Konstantín Sivkov en un artículo para el medio Voenno-Promishlenni Kurier.

    Según él, uno de estos pasos es aumentar la movilidad de las Fuerzas Nucleares Estratégicas de Rusia, ya que los misiles de crucero y balísticos de alcance medio son poco efectivos contra los sistemas nucleares móviles.

    Así que el mayor número posible de bombarderos estratégicos debe estar patrullando en caso de que surja una amenaza. También deben estar patrullando todos los submarinos portadores de misiles que estén disponibles. Por último, la red de rutas para los sistemas de misiles móviles tipo debe estar preparada.

    Sivkov destaca que las rutas para tales sistemas como Topol-M y Yars deben ser distintas en tiempos de guerra, puesto que en la actualidad están todas reglamentadas de acuerdo con el tratado START.

    En cuanto a los misiles balísticos pesados que están emplazados en silos, como por ejemplo los Sarmat, lo único que se puede hacer es mejorar sus defensas. Para ello harían falta tener más sistemas de defensa aérea y de lucha radioelectrónica en las cercanías de estos silos.

    Tema relacionado: Rusia califica de peligroso el concepto de EEUU sobre una guerra nuclear limitada

    Otra sugerencia de Sivkov consiste en resucitar la idea de los complejos de misiles sobre ferrocarriles, lo cual aumentaría la movilidad de los misiles estratégicos rusos de alcance medio y de clase pesada.

    Además, vista la gran cantidad de ríos que hay en Rusia, el experto sugirió que se podrían usar barcos fluviales como portadores de misiles.

    Lo mismo se aplica a la sostenibilidad de combate del sistema de mando de las fuerzas nucleares estratégicas, que debe ser más móvil para disminuir su vulnerabilidad ante un posible ataque.  

    Sin embargo, no basta con simplemente aumentar la capacidad de contraatacar: también hay que ver más lejos. Para ello Sivkov dice que habría que aumentar el número de aviones de alerta temprana, ya que de momento son demasiado pocos en Rusia.

    "Sin duda alguna, todo lo propuesto tendrá un alto coste, pero la defensa de la soberanía nacional y la defensa contra las amenazas del Occidente a priori no son algo barato", comentó el experto.

    No obstante, los gastos para una respuesta asimétrica serán considerablemente inferiores y más efectivos que en el caso de una respuesta simétrica, concluyó el experto militar.

    El 21 de octubre pasado, el presidente de EEUU, Donald Trump, declaró que su país abandonaría el Tratado INF alegando violaciones del acuerdo por parte de Rusia.

    El Tratado INF, firmado por Washington y Moscú en 1987, no tiene fecha de caducidad y prohíbe a las partes disponer de misiles balísticos terrestres o misiles de crucero con un radio de acción de entre los 500 y los 5.500 kilómetros.

    Rusia y EEUU se han acusado mutuamente en varias ocasiones de desarrollar sistemas que violan este pacto. Sin embargo, el propio presidente ruso Vladímir Putin dejó claro en su mensaje anual ante la Asamblea Federal (Parlamento bicameral) en marzo de 2018, que todos los desarrollos militares de Rusia tienen un perfil netamente defensivo.

    También: "La doctrina nuclear de EEUU no descarta que se repita Hiroshima y Nagasaki"

    Etiquetas:
    misiles balísticos, defensa, EEUU, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik