En directo
    Avión furtivo de quinta generación Chengdu J-20 (archivo)

    Qué significa el caza J-20 para la potencia militar de China

    © AP Photo / Li Gang/Xinhua
    Defensa
    URL corto
    4210

    La Fuerza Aérea del Ejército Popular de Liberación de China empieza la explotación del avión furtivo de quinta generación Chengdu J-20 con pruebas para establecer el pleno funcionamiento de la aeronave. Un experto militar ruso Vasili Kashin comenta exclusivamente a Sputnik las capacidades del nuevo avión.

    Un avance tecnológico

    China es el segundo país después de EEUU que empieza a utilizar el avión de quinta generación. China llega a formar parte de un pequeño grupo de países capaces de construir aviones de quinta generación junto a Rusia con el Su-57 y EEUU con el F-22 y F-35.

    El portavoz del Ministerio de Defensa de China, Wu Qian, afirmó que la aeronave bimotor de un asiento "empezó a explotarse oficialmente" por la Fuerza Aérea del Ejército Popular de Liberación, al precisar que las pruebas del avión se están realizando de acuerdo con la agenda.

    "Es un logro sobresaliente", según el experto militar Vasili Kashin, "pero su impacto en las capacidades de la Fuerza Aérea dependerá de muchos factores que no conocemos plenamente", como escribió en su análisis para Sputnik.

    El analista, especializado en las fuerzas militares chinas, explicó que entre dichos factores surge la cuestión de si China podrá establecer una producción relativamente masiva del nuevo avión a un precio razonable.

    La experiencia norteamericana de la producción de los aviones de quinta generación sirve como un cuento con moraleja. Un coste alto de la producción del primer avión de quinta generación llevó a la conclusión de su fabricación, observó Kashin.

    "Además es importante que China pueda remediar las deficiencias que no se identificaron durante las pruebas. Es probable que China tenga prisa por fabricar la aeronave cuanto antes por motivos de prestigio para perfeccionarla más tarde".

    Lea: La conquista del futuro: así es el novedoso boceto del caza de sexta generación (foto)

    Problemas que pueden surgir

    "Una situación parecida ya tuvo lugar en la historia de la industria militar china. Basta referirse al caso de la primera serie de cazabombarderos Xian JH-7 de la Fuerza Aérea del Ejército Popular de Liberación, cuya producción se detuvo pronto y se reanudó en el año 2004 con la aparición del mejorado JH-7A", subrayó el experto.

    La Marina de China quedó insatisfecha con la poca precisión del JH-7 durante el ataque desde el aire, lo que fue mejorado en el JH-7A. El nuevo avión también posee un fuselaje más fuerte (lo que incrementa su capacidad de carga de municiones), sistemas de sensores mejorados, electroóptica, equipamiento de contramedida electrónica, radar, sistemas de control de vuelo y otros aspectos perfeccionados.

    Kashin no cree que el "básico" J-20 tenga el mismo destino que el JH-7. Sin embargo, el experto subrayó que la fabricación de una maquina tan complicada no va a ser un trabajo fácil para la Fuerza Aérea, al tener en cuenta la experiencia global de producción de los aviones de tal tipo.

    No se lo pierde: B-2 Spirit: el bombardero 'invisible' de EEUU

    Recordando la experiencia estadounidense, el analista señaló que la Fuerza Aérea de EEUU empezó a comprar los aviones F-22 en 1999 para las pruebas y el entrenamiento de pilotos. Los aviones alcanzaron la preparación de combate básica en diciembre de 2005 tras lo cual comenzaron a utilizarse en las principales pruebas. Dos años después el F-22 logró una preparación de combate completa.

    Las imperfecciones del diseño

    EEUU no utilizó sus F-22 en el golfo Pérsico hasta 2009, y su primer vuelo tuvo lugar en 2014 cuando los aviones fueron utilizados en la batalla contra Daesh (autodenominado Estado Islámico, proscrito en Rusia y otros países) en Siria e Irak, a pesar de que los militares de EEUU ya habían participado en varias guerras (Irak, Afganistán, Libia).

    "El desarrollo del segundo avión estadounidense de quinta generación F-35 resultó ser aún más doloroso", añadió Kashin. La Fuerza Aérea de Estados Unidos recibió la primera serie de aviones en 2011, pero no estaba dispuesta a revelar sus características de combate básicas hasta finales del año 2016.

    Otro problema de los F-35 es su elevado precio que puede superar 1,5 billones de dólares. El experto comentó que un buen ejemplo de la situación es cuando los ingenieros reciben un cheque en blanco para construir un maravilloso superavión y van recibiendo más dinero tratando de conseguir un presupuesto enorme asignado al programa militar.

    Rusia se enfrentó a sus propios problemas con el avión Sukhoi Su-57 (antes conocido como T-50 o PAK FA), una aeronave cuyo prototipo se elaboró en 2009 y cuyo primer vuelo tuvo lugar en 2010, se esperaba producir masivamente entre 2018 y 2019. Surgieron problemas con la creación del motor de quinta generación en vez de los motores NPO Saturn izdeliye 117 o los que fueron utilizados en el Su-35S de la generación 4++. Los diseñadores planean equipar el T-50 con motores de quinta generación izdeliye 30 a partir del año 2020.

    ¿Invisible e invencible?

    Según Kashin, algunos de los problemas relacionados con el diseño de motores de quinta generación se relacionan con el hecho de que muchas de las capacidades de estos aviones que requieren gastos enormes puedan resultar inútiles en las guerras del futuro.

    El experto subrayó que China y otros países asignan enormes recursos para combatir las tecnologías de sigilo con defensa aérea. Eso significa que muchas de las tecnologías utilizadas en estos aviones perderán su valor con el paso del tiempo.

    Lea también: Los F-22, relegados a misiones de monitoreo y reconocimiento en Siria

    Además, el analista indicó que la fuerza aérea será frecuentemente utilizada para combatir a las fuerzas irregulares y a los rebeldes, lo que no requiere que las aeronaves vuelen a velocidad supersónica ni que sean poco visibles o posean un fuerte radar. Lo que un avión necesitará es la capacidad de efectuar varios combates en un día sin interrupciones o pérdida de tiempo en tierra para el mantenimiento.

    Para este tipo de misiones los aviones de quinta generación pueden resultar menos apropiados que los aviones más antiguos.

    Para concluir, el experto dijo que es probable que China
    continúe manteniendo sus aviones de cuarta generación como el J-11B y el J-11D en calidad de columna vertebral de la defensa aérea del país. "Los aviones de cuarta generación también se usarán para las operaciones terrestres donde las capacidades de los aviones de quinta generación son obviamente redundantes, por ejemplo, si se trata de las fronteras en el sur o el suroeste de China".

    En cuanto al J-20, Kashin indicó que de momento la Fuerza Aérea del Ejército Popular de Liberación seguirá realizando pruebas del nuevo avión, "desarrollando sus propias tácticas del uso de aviones furtivos y al mismo tiempo creando nuevas tácticas para combatir a las aeronaves enemigas del mismo tipo".

    Además:

    Rusia ensaya en el Báltico su planeador furtivo "Sombra Marina"
    El caza furtivo europeo ya cuenta con un poderoso patrocinador
    Revelan el ‘secreto’ del caza furtivo F-35
    Rusia pone a prueba el 'cerebro multinúcleo' de su caza furtivo T-50
    Etiquetas:
    aviones de sigilo, defensa aérea, aviones, Ministerio de Defensa de China, China
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik