21:33 GMT +322 Octubre 2018
En directo
    Motor de cohete RD-180

    El Pentágono no puede deshacerse de los motores rusos de cohetes

    © Sputnik / Yuri Strelets
    Defensa
    URL corto
    11341

    Estados Unidos no será capaz de reemplazar por completo los motores para cohetes rusos RD-180 con su propia producción al menos hasta mediados de la próxima década.

    Según The Wall Street Journal, aunque inicialmente el Pentágono planeaba finalizar la importación para 2020, el desarrollo de un reemplazo propio ha resultado en extensos problemas.

    Le puede interesar: SpaceX lanzará la nave espacial más secreta de EEUU

    Parece que los cohetes portadores Atlas V con el motor ruso RD-180 se utilizarán hasta 2024 o 2025, según el proveedor de cohetes del Pentágono, United Launch Alliance, citado por el diario. El mismo informe sugiere que este término podría incluso extenderse hasta 2028.

    Debido a este retraso, se presenta la cuestión de si las fuerzas armadas estadounidenses tendrán que comprar más motores rusos en un contexto de creciente tensión entre Moscú y Washington. Además, surge la pregunta sobre el "costo y plazos de los programas espaciales del Pentágono, el estado del sector militar-industrial y el crecimiento de la industria espacial comercial", escribe el periodista del diario.

    La carrera por el desarrollo de una nueva generación de cohetes portadores más baratos y más potentes en Estados Unidos actualmente está siendo encabezada por United Launch Alliance —empresa conjunta de Boeing y Lockheed Martin—, la compañía de Elon Musk SpaceX y la empresa emergente del director de Amazon Jeff Bezos, Blue Origin.

    Para ganar en la competencia, United Launch Alliance debería apresurarse a sustituir los caros Atlas V y RD-180 que se instalan en la etapa inferior de estos cohetes, escribe el columnista de WSJ. Por el momento, la mayoría de los satélites de comunicaciones y navegación de la Fuerza Aérea de Estados Unidos se ponen en órbita con la ayuda de motores rusos, recalca.

    De acuerdo con el periódico, United Launch Alliance espera a completar el desarrollo y prueba de su propio motor para 2019, y para 2022-2023 planea certificar un nuevo misil que se conoce bajo el nombre Vulcan. Sin embargo, ya se ve que estos planes son demasiado optimistas.

    Según los cálculos de WSJ, el desarrollo de un potente motor costará alrededor de 1.000 millones de dólares, mientras que la creación de un completamente nuevo portador de cohetes junto con un sistema de apoyo terrestre costará tres veces más; y todavía no queda claro qué parte de estos costos cubrirá el Pentágono.

    Lea también: La estadounidense ULA descarta comprar más motores rusos para sus cohetes

    Mientras tanto, las empresas privadas también están enfrentando problemas muy graves, dice el artículo. Así, el trabajo sobre Falcon Heavy de la empresa Space X dura cuatro años ya y está acompañado de "enormes dificultades técnicas". A su vez, Blue Origin este año ha tenido que posponer el desarrollo de su motor de metano, después de que parte de su cohete explotara en el suelo.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    EEUU recibirá 11 motores rusos para sus cohetes Atlas en 2017
    EEUU, cada vez más dependiente de los motores de cohetes rusos
    ¡Por fin!: El Senado de EEUU aprueba la compra de motores rusos RD-180
    El Pentágono defiende el uso de motores de cohete rusos
    Etiquetas:
    tecnologías espaciales, cohetes, motor cohete, United Launch Alliance (ULA), Blue Origin, SpaceX, Departamento de Defensa de EEUU, Jeff Bezos, Elon Musk, EEUU, Rusia