13:02 GMT +319 Noviembre 2018
En directo
    Ensayo general en vísperas del Día Nacional de la Armada rusa en Baltisk

    Doctrina Naval 2030: qué tareas plantea Putin a la Armada rusa

    © Sputnik / Igor Zarembo
    Defensa
    URL corto
    2240

    El presidente de Rusia, Vladímir Putin, firmó el 20 de julio un decreto sobre las directrices del Estado para el desarrollo del sector naval hasta el año 2030. El documento expone tareas ambiciosas para las flotas rusas: continuar como el número dos en el mundo, expandir la construcción naval militar y crear un grupo de portaviones.

    El mandatario aprobó la nueva doctrina en vísperas del Día Nacional de la Armada rusa, que se celebra el último domingo de cada julio. Los autores del documento señalan que la flota rusa debe contrarrestar todos los esfuerzos para impedir las actividades económicas y científicas rusas en la esfera marítima.

    La lucha por los hidrocarburos en el Ártico, el mar Caspio, el golfo Pérsico, los conflictos en Siria, Irak, Afganistán y otros países del Oriente Próximo y Medio, así como en los países de Asia Meridional y África y las actividades de piratas en varias zonas del océano mundial figuran entre los argumentos para desarrollar e innovar la flota.

    Además, la normativa prevé aumentar las capacidades combativas de la Flota del Mar Negro a través del desarrollo de un contingente mixto en Crimea.

    "En el océano mundial siguen presentes amenazas a la seguridad nacional de Rusia y aparecen nuevas, entre ellas la aspiración de una serie de Estados, sobre todo EEUU y sus aliados, de dominar los océanos, incluido el Ártico, y conseguir una aplastante superioridad de sus fuerzas navales", dice el documento aprobado por Putin.

    Estímulos para crecer

    El hecho de que la doctrina enfatiza el carácter oceánico de la Marina rusa y llama a incrementar la presencia de los portaviones se explica por una serie de factores económicos y geopolíticos, señaló a RT el director del Centro de Evaluaciones de la Situación Geopolítica, Valeri Korovin.

    "Es la crítica situación económica, el enfrentamiento político y económico (causado por las sanciones) lo que empuja a Rusia a estas actividades para garantizar la seguridad y elevar las inversiones en la industria militar. Tanto el crecimiento económico, como la seguridad se basan en el concepto de poder", recalcó el experto.

    Solo la flota de portaviones, que permite a Rusia una presencia militar en cualquier rincón de planeta, según Korovin, será capaz de garantizar al país eslavo una nueva configuración de seguridad, basada en la multipolaridad.

    Portaviones Almirante Kuznetsov
    © Foto : Northern Fleet of the Russian Navy
    Número dos

    "Rusia no permitirá una superioridad significativa de las Armadas de otros Estados sobre la Marina de Guerra (rusa) y buscará consolidar su posición como la segunda del mundo en términos de capacidad combativa", se señala en el documento.

    Los expertos coinciden en que para cumplir dicho objetivo, Rusia no solo tiene que reducir la distancia que existe del número uno — EEUU —, sino también evitar que la adelante China, que últimamente realiza un programa de construcción militar naval a gran escala.

    Desde el punto de vista del redactor general de la revista Export Vooruzheni, Andréi Frolov, hay un criterio poco claro a la hora de afirmar que el país eslavo es el 'número dos'.

    "¿Se trata de la cantidad, de las toneladas métricas, del número de submarinos nucleares o del número de portaviones? Seguimos ocupando el segundo puesto gracias a la cantidad de submarinos atómicos, pero si hablamos de los tonelajes de los buques, China está en el segundo lugar desde hace mucho tiempo", indicó el experto a RT.

    Cadetes de la Escuela Naval Najímov durante el Desfile de la Victoria en la Plaza Roja (archivo)
    © Sputnik / Host Photo Agency / Vladimir Pesnya
    Sin embargo, el especialista confirmó que si tenemos en cuenta solo los submarinos nucleares, entonces realmente Rusia es capaz de mantener su posición para el 2030.

    Los portaviones marcan el ritmo

    En la directiva firmada por Putin se hace énfasis en la tarea de construir un complejo de portaviones. Actualmente, Rusia se vale de un solo portaviones, el Almirante Kuznetsov, puesto en marcha en 1991 y que en este momento necesita de una modernización.

    "Superamos las dificultades que teníamos en los años 2000, cuando no había especialistas cualificados o tecnologías de producción; ahora la industria militar rusa es capaz de llevar a cabo la construcción de nuevos buques, portaviones incluidos", señaló el vicedirector del Centro de Análisis de Estrategias y Tecnologías de Rusia, Konstantín Makienko.

    Para garantizar el mantenimiento del sistema de portaviones sería necesario establecer una red global de puntos de presencia de la Marina rusa.

    "Nuestros lugares clásicos de presencia pueden ser restablecidos en América del Sur y América Central, en África, en algunos países del Sureste Asiático, principalmente en Vietnam. Entre nuestros nuevos aliados están Irán y, posiblemente, la India. Irán es nuestro socio clave, porque a través de este país tenemos acceso al océano Indio", aclaró Korovin.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Descubra los submarinos de la Armada rusa del futuro
    La propulsión anaeróbica 'ocultará' a los submarinos rusos
    El Ártico, crucial para la defensa de Rusia
    Etiquetas:
    Doctrina Naval de Rusia, Vladímir Putin, Rusia