En directo
    Misil balístico intercontinental ruso Sarmat

    Sarmat, ¿la mejor apuesta de la defensa rusa?

    CC BY 3.0 / Wikipedia / Michael/ Nuclear silo
    Defensa
    URL corto
    0 453

    Parece que nada le interesa a algunos medios tanto como las armas rusas. Esta vez la revista estadounidense National Interest, ha publicado un artículo donde cuestiona la capacidad real del nuevo misil balístico intercontinental pesado ruso, el RS-28 Sarmat.

    Según Malcolm Davis, autor del texto, las afirmaciones de que el Sarmat se convertirá en el arma más grande y más avanzada de este tipo, capaz de aniquilar un país pequeño, pueden ser solamente la "típica demostración de fuerza rusa con el objetivo de intimidar" a otros países.

    Sin embargo, Davis reconoció que la superarma rusa ciertamente hará que las fuerzas estadounidenses empiecen a considerar un plan de "modernización nuclear" para contrarrestar al país eslavo. Además, agregó que la modernización de la fuerza nuclear rusa es 'directamente relevante' para la política nuclear de EEUU.

    Desde el anuncio del inicio de la producción del RS-28 Sarmat, diversos medios de prensa occidental han expresado su preocupación por la medida del ejército de Rusia.

    Davis sugirió que el arma obligaría a los rusos a atacar primero, en caso de una crisis. El Kremlin, por su parte, ha afirmado en distintas ocasiones que las medidas militares de Rusia tienen como objetivo único la defensa del país.

    Además, el presidente de Rusia, Vladímir Putin, ha expresado su sorpresa respecto a las preocupaciones de los países de Occidente y ha reiterado que Rusia no representa una amenaza para nadie.

    Además:

    "Los misiles de EEUU parecen palillos en comparación con los rusos"
    El secreto detrás de las capacidades de 'la pesadilla hipersónica rusa'
    Sarmat, pesadilla hipersónica de la OTAN
    Etiquetas:
    misiles balísticos, Sarmat, The National Interest, Malcolm Davis, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik