En directo
    Cultura
    URL corto
    1134
    Síguenos en

    El actual edificio del Banco de Inglaterra, diseñado por el arquitecto John Soane, se terminó de construir en 1827. Una leyenda de casi dos siglos aseguraba que su bóveda, donde se almacena el oro, tiene un flanco débil —el único—. El secreto bajo la calle Threadneedle de Londres fue revelado por la propia institución, y la historia es increíble.

    El oro venezolano que el Banco de Inglaterra se niega a devolver al Gobierno de Nicolás Maduro se encuentra en una de las bóvedas más seguras del mundo. En su interior hay más de 400.000 lingotes de oro que valen más de 312.000 millones de dólares. Solamente la bóveda del Banco de la Reserva Federal de Nueva York tiene más lingotes en custodia.

    De acuerdo con el banco inglés, ni un solo lingote le fue sustraído en sus más de 300 años de existencia. Sin embargo, la propia institución señala que, en 1836, recibió un llamado de atención sobre el peligro que corría. Una carta anónima advertía que su remitente era capaz de acceder al oro de la bóveda subterránea en cualquier momento.

    En el episodio confirmado oficialmente por la entidad financiera y recogido en el libro Underground Rivers, de Richard J. Heggen, los directores del banco accedieron a reunirse con el autor de la carta en la bóveda misma. A la hora indicada, las autoridades escucharon unos sonidos provenientes del suelo del recinto; poco después un hombre apareció tras remover las tablas del piso de madera.

    El intruso, autor de la carta, era un alcantarillero que durante sus tareas de mantenimiento había descubierto un viejo desagüe justo debajo de la bóveda. Aparentemente, luego de la sorpresa y tras comprobar que el hombre no se había llevado nada, los banqueros decidieron premiar su servicio y honestidad con unas 800 libras esterlinas, que equivaldrían hoy a unas 95.000 libras esterlinas (120.000 dólares).

    Según Heggen, tras el suceso, las autoridades del banco reclamaron al comité encargado del alcantarillado de la ciudad el mapa con la ubicación exacta de las alcantarillas y desagües alrededor del edificio. Asimismo, en 1837 exigieron la devolución de los planos de construcción del banco trazados por el arquitecto John Soane, que eran exhibidos entonces en el recientemente inaugurado museo Soane.

    En aquel entonces, la red de alcantarillas que corría debajo de las construcciones de la ciudad era bastante primitiva, sobre todo insalubre, ya que las aguas servidas iban a parar al río Támesis. En 1865, el nuevo sistema de alcantarillado diseñado por el ingeniero Joseph Balzagette, con más de 21.000 kilómetros de alcantarillas y desagües, fue inaugurado.

    Sin embargo, las nueve bóvedas donde se guarda el oro en la actualidad no fueron construidas hasta la década de 1930 y ocupan un total aproximado de 28.000 metros cuadrados, informa la BBC.

    Las bóvedas tienen un desafío estructural ya que sus cimientos están asentados en el terreno arcilloso que caracteriza a Londres. Esto limita el peso de los palés utilizados para sostener los lingotes. Cada palé tiene 80 lingotes de 12,5 kilogramos (1.000 kilogramos por palé), y solo se agrupan en sentido vertical hasta cuatro palés.

    Evidentemente, cualquier intento de apropiarse del oro de las bóvedas demandaría tanto esfuerzo que resultaría infructuoso. Sin embargo, al menos en el ámbito de la ficción han intentado llevarlo a cabo, como lo demuestra la película El robo al Banco de Inglaterra (The Day They Robbed the Bank of England), estrenada en 1960.

    Basado en la novela homónima de John Brophy, el film transcurre en 1901 y narra el intento de un grupo de nacionalistas irlandeses de robar el oro del Banco de Inglaterra, mediante un boquete realizado desde una alcantarilla abandonada que pasa por debajo de la bóveda del banco.

    Mientras tanto, en el mundo real, el Gobierno británico y la Corte Comercial de Inglaterra reconocen al opositor Juan Guaidó como presidente venezolano, por lo cual el tribunal inglés desestimó la denuncia del Banco Central de Venezuela que reclama al Banco de Inglaterra el oro que pertenece al Estado bolivariano.

    En consecuencia, el canciller venezolano, Juan Arreaza, dijo que el Gobierno de su país peleará "por todas las vías legales, apegados al derecho internacional, para que esos recursos vuelvan a las arcas de Venezuela para invertirlos en la vida del pueblo venezolano".

    Etiquetas:
    Venezuela, robo, oro, Banco de Inglaterra, Londres, Reino Unido, Inglaterra
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook