En directo
    Cultura
    URL corto
    0 1014
    Síguenos en

    Pruebas arqueológicas halladas en el estado de Guerrero (suroeste de México) confirman la estrecha interdependencia entre indígenas expertos en fundir metales y los conquistadores españoles que aportaron su tecnología. Mientras los opresores obtenían el bronce para sus armas, los oprimidos, como retribución, pagaban menos impuestos.

    Es sabido que la fundición de bronce era conocida en la América prehispánica. El bronce es una aleación de cobre y estaño, con la que los pueblos indígenas hacían amuletos y campanas, entre otros objetos. Las aleaciones no se reducían al estaño con el cobre, sino que realizaban otras más complejas, siempre en procesos a pequeña escala y con implementos rudimentarios y simples.

    Luego de la conquista, los españoles se valieron de los conocimientos de los indígenas para producir bronce. Los europeos no sabían cómo obtenerlo, ya que en su continente adquirían la aleación mediante el comercio con otros países. El bronce era necesario para cosas tan disímiles como monedas y artillería.

    Hasta ahora no se habían encontrado pruebas materiales que confirmasen la estrecha relación entre conquistadores y conquistados para la producción de bronce, más allá de los documentos históricos que lo señalaban. Un reciente estudio publicado en Latin American Antiquity da cuenta de los importantes hallazgos encontrados en sitio arqueológico de El Manchón.

    Los arqueólogos sabían que este sitio fue habitado entre 1240 y 1680, por lo menos. Ya habían encontrado a lo largo de los años diversos artefactos y herramientas, aunque sin pruebas de ocupación o presencia de españoles. Pero allí también hallaron escoria de cobre, un subproducto o desecho de la fundición del metal.

    Asimismo, en el sitio fueron encontrados restos de un horno a fuelles manuales con el que se fundía el cobre. Frente a la necesidad, los conquistadores introdujeron tecnología europea para que el proceso fuera más rápido.

    Los análisis de la escoria encontrada indican que era improbable que el trabajo de fundición se hubiese realizado mediante el soplado con canutos que hacían los indígenas, sino que era necesaria la utilización de los fuelles mecánicos para obtener mayores temperaturas de fundición.

    Junto con el trabajo etnográfico, de archivo, y el análisis de las fabricaciones encontradas se determinó que en dicho lugar hubo una relación de interdependencia entre ambas poblaciones. Los indígenas obtenían a cambio privilegios políticos y económicos.

    Según la investigadora Dorothy Hosler, "la única forma en que podían fundir cobre era colaborar con los pueblos indígenas que ya lo estaban haciendo (...) Esos trabajadores calificados, a su vez, pudieron negociar la exención de los impuestos aplicados a los demás pueblos indígenas".

    Etiquetas:
    México, cobre, cobre, bronce, hallazgo arqueológico, arqueología
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook