16:34 GMT +322 Noviembre 2019
En directo
    Autoretrato de Sabine Lepsius (1885)

    Berlín rinde tributo a las mujeres que desafiaron las reglas patriarcales del arte

    © Foto : Public domain/Sabine Lepsius
    Cultura
    URL corto
    0 31
    Síguenos en

    Hace 100 años, las mujeres alemanas fueron autorizadas a estudiar Bellas Artes. Para conmemorar esa fecha, la Antigua Galería Nacional de Berlín ha reunido entre sus muros las miradas de aquellas pioneras que se atrevieron a desafiar las reglas patriarcales del mundo del arte, incluso antes de que se levantara la prohibición.

    La exposición 'Lucha por la visibilidad: mujeres artistas de la Galería Nacional antes de 1919' fue promovida por la comisaria de la exposición, la historiadora del arte Yvette Deseyve. Muestra más de 60 pinturas y esculturas de aquellas mujeres que desafiaron las convenciones y se dedicaron al arte antes de que el academicismo les abriera las puertas. Entre ellas, los autorretratos de Marie Spieler, Sabine Lepsius o Marie Ellenrieder.

    "Al observar nuestra colección, nos dimos cuenta de que había mujeres artistas de antes de aquella fecha. ¿Cómo lo consiguieron? ¿Cómo lograron incluir sus obras en la colección de la Antigua Galería Nacional? ¿Y cómo deberíamos evaluar esas pinturas hoy en día?", se pregunta Ralph Gleis, director de la Antigua Galería Nacional, citado por Der Tagesspiegel.

    En palabras de Deseyve, sin la perspectiva femenina, la visión artística del mundo sigue siendo un poco vacía. La exposición estará abierta hasta el 8 de marzo de 2020.

    'La visita de la vidente' de Marie Spieler (1888)
    © Foto : Public domain/Marie Spieler
    'La visita de la vidente' de Marie Spieler (1888)

    Una larga lucha por la igualdad en el arte

    Para principios del siglo XX, pocas mujeres habían logrado hacer una carrera artística exitosa. Pero las contribuciones de cada una de ellas hicieron su aporte en la lucha por sus derechos, logrando romper las barreras de una sociedad dominada por hombres.

    Durante mucho tiempo, las artistas tuvieron que esconder su autoría para poder exponer sus obras. Tal fue el caso de la pintora Anna Dorothea Therbusch, que se convirtió en acuarelista de la corte de la ciudad alemana Mannheim en 1764. Viajó a París y fue aceptada por la Académie Royale, aunque firmó sus retratos como Peintre du Roi (Pintor del Rey).

    Otra pionera fue Marie Ellenrieder que con la ayuda del vicario general de Constanza de Wessenberg que fue admitida para estudiar en Múnich. Su precedente les dio a unas 50 mujeres la oportunidad de estudiar en la Academia de la capital del entonces Reino de Baviera.

    No obstante, con el creciente número de estudiantes, las universidades se negaron a permitir que las mujeres estudien. En Berlín, en 1879, Anton von Werner declaró firmemente en los Estatutos de la Academia que se excluía la admisión de alumnas. Los aspirantes a artistas podían encontrar una oportunidad en París, en la Académie Julian, por ejemplo, donde recibían la misma educación que sus compañeros, pero tenían que pagar el doble del precio.

    A principios del siglo XX, el poder de la Academia estaba bajo una fuerte presión. Tras la derrota de Alemania en la Primera Guerra Mundial y la instauración de la República de Weimar, se hizo un esfuerzo por igualar los derechos de las mujeres. Más presión sobre las instituciones alemanas ejercían el auge de sentimientos socialistas por toda Europa y la recién victoriosa Revolución de Octubre de 1917 en Rusia, tras la cual se había decretado la igualdad total de derechos y oportunidades de las mujeres y los hombres.

    Etiquetas:
    Alemania, arte
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik