Widgets Magazine
En directo
    Los cráneos encontrados en el poblado prehispánico de Zultépec-Tecoaque

    ¿Qué pasó con los aliados de Hernán Cortés capturados en 1520?

    © AP Photo / Rebecca Blackwell
    Cultura
    URL corto
    2182

    CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) — Los integrantes de la caravana de aliados del conquistador español Hernán Cortés, capturada en 1520 por los indígenas acolhuas, en los siguientes seis meses fueron seleccionados paulatinamente como víctimas de sacrificio en distintas festividades rituales, revela el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

    La caravana procedente de Veracruz fue aprehendida en el poblado prehispánico de Zultépec-Tecoaque, en el actual estado mexicano de Tlaxcala, donde a partir de finales del siglo pasado fueron descubiertos restos óseos y otras piezas arqueológicas que pertenecían a los cautivos.

    ​"Con los análisis de gabinete realizados en los últimos cuatro años, los especialistas pudieron definir que, entre el 24 de junio de 1520 y los seis meses subsecuentes, los acolhuas de Zultépec-Tecoaque fueron eligiendo diversos grupos de las personas aprehendidas, que sumaban más de 350, para sacrificarlas en distintas festividades rituales", dice el boletín, que resume los avances del proyecto arqueológico encabezado por los investigadores Enrique Martínez Vargas y Ana María Jarquín Pacheco, del INAH.

    ​Los científicos dieron a conocer estos avances, en particular la reconstrucción facial de algunos de los individuos sacrificados a partir de técnicas forenses, en el coloquio '500 años de desembarco de Hernán Cortés', organizado por la Dirección de Estudios Históricos (DEH) del INAH y el Instituto de Investigaciones Filológicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

    "Más de 36.000 piezas arqueológicas y el registro de la evidencia ósea han sido por demás significativos para determinar el carácter multiétnico de la caravana. Hombres y mujeres europeos, indígenas taínos de las Antillas, indígenas tlaxcaltecas, totonacos y mayas, mestizos, mulatos (hijos de blanco y negra) y zambos (hijos de negro e indígena), formaban parte de este variopinto grupo de cautivos", señalan los investigadores.

    Entre esos individuos se encontraban "personajes con cierto abolengo", como se deduce del hallazgo de un camafeo del siglo XIV y otros objetos suntuarios.

    Te puede interesar: Especialista: Hernán Cortés no habría conquistado México sin el apoyo de nativos

    También se obtuvieron nuevos datos del 'tzompantli', o muro de cráneos, que fue localizado en 1992 en el lado sur del templo circular del sitio arqueológico.

    "En las empalizadas se dispusieron cráneos en parejas hombre-mujer; en los centrales estaban víctimas masculinas de origen totonaco, los cráneos de algunas españolas, una mulata y un tlaxcalteca completaban la formación", dice el boletín.

    El escrito señala que la presencia de mujeres es inhabitual, porque los sacrificados en el 'tzompantli' solían ser los guerreros.

    "Se ha logrado determinar que todas ellas, tanto las españolas como la mulata, estaban embarazadas. En la cosmogonía mesoamericana, las mujeres muertas en el parto eran consideradas guerreras y, por tanto, eran destinadas a acompañar al sol en su viaje por el inframundo", explica.

    Además, recoge el boletín, se registró el entierro de un guerrero tabasqueño, que en su disposición parece recrear el mito del Quinto Sol, "pues le fue ofrendado un español que fue quemado y desmembrado, individuo que además presentaba una fractura cabalgada en uno de sus fémures, una lesión que posiblemente se produjo durante su recorrido de Veracruz a Tlaxcala".

    Martínez aclaró que con esos sacrificios los pobladores de Zultépec intentaron recrear mitos de creación, como lo muestra el ejemplo de un entierro que representa el mito de Cihuateteo, espíritus femeninos encarnados en la mitología mexica.

    "En la ofrenda tenemos un guerrero, una mujer cuyo cuerpo fue cortado en dos, un niño de tres o cuatro años, desmembrado; y a los pies del guerrero, se ubicaron 'huesos trofeo' pertenecientes a cuatro personas: fémures, tibias, peronés. Los restos óseos de la mujer, del infante y los 'huesos trofeo" tuvieron un tratamiento cultural", puntualizó el arqueólogo.

    Los restos de algunos de los cautivos españoles fueron ingeridos en actos rituales, añade el boletín.

    Entre febrero y marzo de 1521, de acuerdo con datos históricos, Gonzalo de Sandoval, alguacil mayor de Cortés, vengó la captura de la caravana al asolar el señorío acolhua. 

    Etiquetas:
    conquista, arqueología, Instituto Nacional de Antropología e Historia de México (INAH), Hernán Cortés, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik