Widgets Magazine
09:37 GMT +316 Septiembre 2019
En directo
    Grafiti de Pinocho

    El pasado militar del famoso Pinocho

    © Wikipedia/ Daniel Naczk
    Cultura
    URL corto
    0 80
    Síguenos en

    'Las aventuras de Pinocho' es uno de los libros para niños más famosos en todo el mundo, inmortalizado, además, por la película de Disney de 1940, un clásico de la animación mundial.

    Sin embargo, detrás de la fantástica historia del muñeco de madera, se encuentran arquetipos reales, personas cercanas a Carlo Collodi, autor de la historia, cuyas vidas impresionaron al escritor y lo inspiraron a escribir la vida de Pinocho.

    Uno de ellos es Pinocchio Sánchez, un soldado italiano cuya tumba se encuentra en el mismo cementerio donde está enterrado el escritor, cuenta Svobodnaya Pressa.

    Pinocchio Sánchez, prototipo de Pinocho, al igual que el personaje del cuento, tuvo una vida bastante difícil. El pequeño alcanzó los 120 centímetros y su crecimiento se detuvo, por lo que era considerado un enano por sus padres y conocidos.

    Disfrute: Las mejores animaciones rusas

    Pero a pesar de su estatura, Pinocchio fue llamado al Ejército a trabajar como tamborilero. Allí estuvo por 15 años, hasta que sufrió un accidente a razón del cual perdió una pierna y se lastimó la nariz.

    Afortunadamente, Carlo Bestulgi, un cirujano experto en prótesis, decidió ayudar a Pinocchio por lo que creó para él una prótesis de madera para su pie y una pieza de madera para su nariz. Claramente, Carlo Bestulgi se convirtió en Geppetto, el humilde carpintero que creó a Pinocho.

    Así, Carlo Collodi, al conocer la historia de Pinocchio Sánchez, decidió usarla para una de sus historias, creando así uno de los personajes más famosos de la literatura infantil.

    Además:

    22 de octubre, el día que marcó la literatura rusa para siempre
    Conozca a Mayakovski, el Poeta de la Revolución
    El último día de la poeta Marina Tsvetáieva
    Etiquetas:
    literatura, Pinocho
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik