En directo
    Ciencia
    URL corto
    192
    Síguenos en

    Las avispas se han convertido en una verdadera amenaza para la seguridad aérea en el aeropuerto de Brisbane, en Australia, revela un nuevo estudio.

    Se trata de las avispas alfareras de la especie Pachodynerus nasidens. También conocidas como avispas ojo de cerradura, estos insectos suelen construir nidos de barro en un corto espacio de tiempo.

    Entre noviembre de 2013 y abril de 2019, se informó de un total de 26 problemas relacionados con las avispas en el aeropuerto australiano.

    Las avispas causaron problemas a las aeronaves en Brisbane por primera vez en 2013, cuando obligaron a un A330 de Etihad Airways con destino a Singapur a retroceder minutos después de haber despegado. Después del aterrizaje, los técnicos del aeropuerto descubrieron que el tubo de Pitot del avión estaba casi completamente bloqueado por el barro, detalló CNN.

    Los tubos de Pitot son dispositivos ubicados en la parte delantera externa de la aeronave que envían información a la cabina acerca de la rapidez con la que se mueve el aire a través de ellos. Es decir, indican qué tan rápido viaja el avión.

    En el marco de la investigación, los científicos construyeron numerosas réplicas de estos aparatos con la ayuda de impresoras 3D y las instalaron en cuatro ubicaciones del aeropuerto de Brisbane. En un intervalo de poco más de tres años, las avispas alfareras fueron responsables de bloquear completamente 93 réplicas de tubos de Pitot.

    Los científicos descubrieron que el pico de actividad de las avispas ojo de cerradura se registró en los meses de verano. Además, encontraron que las condiciones preferidas para los insectos son tubos de más de tres milímetros de diámetro y temperaturas entre 24°C y 31°C.

    Los resultados de la investigación ponen de relieve la importancia de la implementación de medidas de mitigación de riesgos, como cubrir los tubos Pitot cuando las aeronaves llegan al aeropuerto, así como colocar trampas adicionales para atrapar a las avispas alfareras.

    Nativas de América Central, del Sur y el Caribe, las Pachodynerus nasidens se detectaron en el puerto de Brisbane por primera vez en 2010, aunque es posible que hayan llegado ahí ya en 2006, según el estudio. No se sabe a ciencia cierta cómo terminaron en Australia, pero se supone que probablemente a través de los barcos.

    Debido a que no está clasificada como una plaga agrícola y no es un vector de enfermedades humanas, de momento, no existe un plan oficial del Gobierno australiano para erradicar a esta avispa.

    Etiquetas:
    aviones, Australia, avispas
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook