En directo
    Ciencia
    URL corto
    0 170
    Síguenos en

    La arqueología no volverá a ser igual después de los drones. Cada vez son más los equipos de arqueólogos que optan por esta herramienta tecnológica para realizar su trabajo. Los beneficios que aportan son invaluables y han revolucionado a la ciencia.

    Los drones están empezando a cambiarlo todo en la arqueología. Especialmente gracias a sus cámaras de imágenes térmicas, que permiten nuevas metodologías para realizar hallazgos bajo tierra. 

    Según el arqueólogo estadounidense Jesse Casana, docente en la Universidad de Darmouth, New Hampshire, lo que solía llevar semanas ahora lleva una sola noche. "Siempre es en medio de la noche, en algún momento entre tarde y muy tarde", explicó a Atlas Obscura. ¿El secreto? Los objetos subterráneos retienen el calor y, a la noche, sin luz, emiten ese calor que puede captarse con cámaras térmicas, con las que se equipan a estos drones. 

    "(La nocturna) es un tipo de arqueología muy extraña porque generalmente vamos y pasamos semanas y semanas trabajando al sol. En este caso, simplemente vamos en medio de la noche, una vez", señaló.

    Estas imágenes térmicas del suelo tomadas en el momento justo en que los distintos materiales se están enfriando permiten ver las variaciones subterráneas en distintos territorios que, con otros métodos, serían indetectables.  

    Por su parte, el servicio de drones aéreos español Innodrone destaca que, como el de Casana, "cada vez son más los equipos arqueológicos que optan por utilizar un dron como complemento para sus excavaciones y prospecciones, ya que les permite hacer varias funciones que les facilita el trabajo y les ahorra tiempo".

    A continuación, enumeran algunos de los usos más útiles de los drones para la investigación arqueológica:

    • Las imágenes que captan los drones ayudan a los arqueólogos a modelizar en 3D los terrenos antes de proceder a su excavación.
    • Facilitan el seguimiento de obras en ciertos territorios, lo que permite prever por dónde empezar a excavar y qué clase de inconvenientes pueden surgir de acuerdo a las características del terreno elegido así como de las obras que en él se realizan.
    • La toma de fotografías aéreas a modo de mapas en detalle, sumado a los softwares que permiten medir las imágenes, por ejemplo, de forma térmica. 
    • En zonas de altura, la visión a través de drones permite anticipar los riesgos de las excavaciones y evitar accidentes. 

    El proyecto de tecnologías aplicadas a la arqueología y al patrimonio de Colombia Virtual Nostrum, fundado por el arqueólogo Miguel Fernández, utiliza drones, cámaras reflex terrestres y un escáner para hacer reconstrucciones 3D y documentación de yacimientos tanto para investigación como para divulgación, según explicó en entrevista con la empresa de imágenes aéreas Aerial Insights. 

    "Ya hacía tiempo que estábamos seguros del potencial de los drones en nuestro campo. Veíamos la necesidad. Por volumen de extensión y la complejidad geográfica de algunas zonas hay prospecciones que no puedes hacer con una cámara normal en la mano", analizó. 

    Además, subrayó que estas herramientas también han facilitado la divulgación del trabajo arqueológico y visibilizado su importancia. "Ahora se busca más informar al público para que la gente se apropie mentalmente del yacimiento, que considere el patrimonio arqueológico como suyo y nos ayude a protegerlo", subrayó.

    Etiquetas:
    drones, arqueología, arqueólogo
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook