En directo
    Ciencia
    URL corto
    0 331
    Síguenos en

    Hay cada vez más evidencia de que las personas con el tipo de sangre O pueden tener una ligera ventaja durante esta pandemia. Y la buena noticia es que este tipo es el más común en el mundo.

    Dos estudios publicados esta semana sugieren que las personas con el tipo O tienen un menor riesgo de contraer el coronavirus, así como una menor probabilidad de enfermarse gravemente si se infectan. Ambos estudios nuevos han sido publicados en la revista Blood Advances. 

    Estos nuevos hallazgos confirman la información sobre la sangre tipo O de las investigaciones anteriores.

    Uno de los nuevos estudios encontró específicamente que los pacientes de COVID-19 con la sangre tipo O o B pasaron menos tiempo en una unidad de cuidados intensivos que sus contrapartes con el tipo A o AB. También era menos probable que necesitaran ventilación artificial y que sufrieran una insuficiencia renal.

    Esta investigación analizó los datos de 95 pacientes críticamente enfermos de COVID-19 en hospitales de Vancouver (Canadá) entre febrero y abril. Encontraron que los pacientes con sangre del tipo O o B pasaron, en promedio, 4,5 días menos en la unidad de cuidados intensivos que aquellos con sangre del tipo A o AB. 

    Los científicos también descubrieron que solo el 61% de los pacientes con la sangre tipo O o B requería un ventilador, en comparación con el 84% de los pacientes con el tipo A o AB. Estos últimos también tenían más probabilidades de necesitar diálisis, un procedimiento que ayuda a los riñones a filtrar las toxinas de la sangre.

    "Los pacientes de estos dos grupos sanguíneos podrían tener un mayor riesgo de disfunción o fallo de los órganos debido al COVID-19 que las personas con los grupos sanguíneos O o B", concluyeron los autores del estudio.

    Susceptibilidad reducida

    El segundo nuevo estudio descubrió que las personas con la sangre tipo O pueden tener un menor riesgo de contraer el coronavirus en primer lugar. El equipo de científicos examinó a casi medio millón de personas en los Países Bajos entre finales de febrero y finales de julio. De las aproximadamente 4.600 personas que dieron positivo e informaron sobre su tipo de sangre, el 38,4% tenía sangre del tipo O. 

    Esta cifra es menor que la prevalencia del tipo O en la población general de los holandeses, que llega al 41,7%, por lo que los investigadores determinaron que las personas con la sangre tipo O habían evitado la infección de manera desproporcionada.

    "El grupo sanguíneo O se asocia significativamente con la reducción de la susceptibilidad", escribieron los autores.

    En general, el tipo de sangre de una persona depende de la presencia o ausencia de proteínas llamadas antígenos A y B en la superficie de los glóbulos rojos, un rasgo genético heredado de sus padres. Las personas con la sangre O no tienen ningún antígeno, y es el tipo de sangre más común.

    Etiquetas:
    COVID-19, sangre
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook