En directo
    Ciencia
    URL corto
    4111
    Síguenos en

    Las pequeñas mentiras producen cambios en nuestra actividad cerebral, algo que nos hace más fácil engañar a los demás, según una investigación publicada en la revista Nature Neuroscience.

    De acuerdo con el estudio realizado por los neurobiólogos del University College London (Reino Unido), las personas con tendencia a mentir se acostumbran poco a poco al engaño debido a que la amígdala —una parte del cerebro asociada a las emociones— empieza a perder sensibilidad.

    Durante el experimento, los científicos escanearon el cerebro de 80 voluntarios de entre 18 y 60 años mientras participaban en 'juegos psicológicos' durante los cuales se les permitió mentir para obtener algunas ventajas económicas.

    Los participantes tenían que decir a una segunda persona cuánto dinero había en un recipiente lleno de monedas. La prueba consistía en que la persona que se sometía al experimento tenía que adivinar cuántas monedas había en el recipiente y luego entregar sus cálculos a un segundo participante —quien en realidad era un miembro del equipo científico— para dividir el dinero entre ambos.

    Los autores del estudio descubrieron que la deshonestidad de los sujetos aumentaba con el paso de las pruebas, así como la tendencia a no decir la verdad cuando mentir beneficiaba al participante económicamente en detrimento del segundo.

    Según los científicos, el nivel de sensibilidad de la amígdala de los voluntarios disminuía prueba tras prueba. Al mismo tiempo, en los casos en los que el propio sujeto se veía perjudicado por una declaración falsa, la sensibilidad de la amígdala no se reducía.

    "Cuando mentimos interesadamente, nuestra amígdala produce una sensación negativa que limita el grado de nuestras mentiras. No obstante, esta respuesta se reduce a medida que continuamos mintiendo, aumentando la escala de nuestros engaños. Esto conduce a una espiral desde los pequeños actos de falta de sinceridad hasta una vida llena de ilusiones y autoengaños", según explicó Tali Sharot, uno de los autores del experimento.

    Neil Garret, el investigador principal del equipo, afirmó que "todavía no sabemos si esta respuesta de la amígdala es innata o nace del aprendizaje". Garret agregó que se trata de una adaptación del organismo humano parecida a la que se da cuando entramos en una habitación llena de humo de tabaco.

    Subrayó que "el peligro de caer en pequeñas mentiras [que pueden convertirse en graves engaños] es un riesgo habitual en terrenos como el mundo de los negocios, la política y la aplicación de la ley".

    Los investigadores sostienen que el nivel de actividad de la amígdala mientras decimos mentiras puede usarse para predecir los próximos engaños de esa persona y su tendencia a mentir. De acuerdo con Garret, el mismo principio también "podría aplicarse a la progresión de otras acciones como las actividades de riesgo o los comportamientos violentos".

    Además:

    Atlas semántico del cerebro: un paso más a la lectura de pensamientos
    Fallos en el trabajo de neuronas de control causan adicción a la droga según científicos
    Científicos rusos avanzan en el descifrado del lenguaje de los delfines
    Descubren bacterias intestinales que manipulan el cerebro humano
    Etiquetas:
    detector de mentiras, científicos, cerebro, experimento
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook