04:55 GMT20 Septiembre 2020
En directo
    Asia y Oceanía
    URL corto
    0 280
    Síguenos en

    Corea del Norte no es un país que pone a prueba sus promesas. Por esta razón, la pausa temporal en el plan de acciones militares ha generado una tensa calma entre ambos países y varias teorías sobre lo que podría suceder en la actual escalada.

    Los expertos difieren sus evaluaciones respecto a lo que puede acontecer tras esta inesperada decisión de Kim Jong-un de posponer el plan de acciones militares propuesto por el Estado Mayor. Algunos analistas explican que el líder norcoreano habría llegado a creer en las garantías de Seúl para resolver la difusión de los folletos de los desertores norcoreanos, mientras otros consideran que la hermana del líder norcoreano agrandó la escalada entre ambos países, pero Kim actuó como un razonable pacificador al poner una pausa en el conflicto.

    Sin embargo, es poco probable que la última versión sea real, pues las instrucciones para destruir la oficina de enlace intercoreano, reubicar a los militares en la frontera y organizar manifestaciones de condena de las acciones de Seúl no son posibles de realizar sin la aprobación del líder norcoreano, cree Kim Dong-yup, profesor del Instituto de Estudios del Lejano Oriente de la Universidad de Kyungnam.

    Según el experto, la pausa de Kim Jong-un sería una estratégia para ver cómo será la reacción y las futuras acciones de Corea del Sur luego de ofrecer garantías de resolver la cuestión con la labor de los activistas que violan los acuerdos intercoreanos lo antes posible. Aunque no se puede descartar que esta corrección de política exterior de Pyongyang haya sido posiblemente impulsada por consideraciones internas.

    "Con Pyongyang comprometido con la idea de un avance frontal con énfasis en su economía, para lo cual es necesario inclusive enviar a los militares a las obras de construcción, la presión excesiva sobre las tensiones internacionales y su escalada en una crisis puede ser vista como un factor negativo", analizó el profesor Kim Dong-yup.

    Agregó que Pyongyang también podría hacer una pausa para encontrar una razón más seria para ir a la guerra. Por lo tanto, el experto cree que si el Gobierno de Corea del Sur no aprovecha esta oportunidad y no cumple rápidamente con todo lo prometido, será una señal para que Corea del Norte considere que la lección no ha sido aprendida y que es necesario demostrarla en hechos.

    Kim Dong-yup considera que no se debe olvidar que junto con el plan de acción militar se examinaron otros proyectos de política militar, informes y resoluciones que reflejan medidas nacionales para seguir reforzando la fuerza de disuasión militar del país.

    "Aunque se aplazó el plan de acción militar, es probable que se aprueben los demás temas del programa. Entre ellos se encontraba probablemente el desarrollo de nuevas armas para modernizar la capacidad militar, así como la demostración de nuevas armas estratégicas. Por lo tanto, la actual suspensión de las acciones contra Corea del Sur puede, por el contrario, estar relacionada con los preparativos para el lanzamiento de misiles balísticos submarinos o la demostración de nuevas armas estratégicas. Es decir, acciones militares contra los EEUU en el peor de los escenarios", dijo Kim Dong-yup.

    El experto tampoco descarta que este cambio de posición de Pyongyang pueda estar relacionado con los contactos secretos realizados por Corea del Sur para evitar que la situación empeore. Aunque Corea del Norte afirmó que no tenía nada que hablar con Seúl e inclusive reveló la propuesta secreta de Corea del Sur para celebrar conversaciones, que fue rechazada enérgicamente.

    ¿Está en manos de Corea del Sur salvar la situación?

    El director del Centro de Estudios sobre Corea del Norte del Instituto Sejong, Cheong Seong-Chang, considera que la ruptura de la relación bilateral es una situación que no se puede evitar.

    "Espero que Corea del Norte corte ahora completamente sus relaciones con el Sur y busque maneras de mantener su sistema y seguir desarrollándose mediante el aumento gradual de los intercambios humanitarios y la cooperación económica con China y Rusia. Por lo tanto, es inevitable un deterioro de las relaciones intercoreanas en un futuro próximo, independientemente de la reacción del Gobierno de Corea del Sur", exclamó.

    En su opinión, la desnuclearización de la península de Corea era inicialmente una misión casi imposible y tras el fracaso de las conversaciones entre EEUU y Corea del Norte en 2019 hace que este objetivo sea cada vez menos realista. Por lo tanto, el experto sugiere que el Gobierno de Corea del Sur debe pensar en cambiar las prioridades y preparar un plan para fortalecer la disuasión nuclear lo más pronto posible.

    "Si la situación continúa, como hasta ahora (...) la capacidad nuclear y de misiles de Corea del Norte no solo aumentará con el tiempo, sino que la desnuclearización será completamente imposible", enfatizó Cheong.

    El experto cree que para traer a Pyongyang de nuevo a la mesa de negociaciones, Seúl necesita ofrecer a Corea del Norte un plan completo de los planes de cooperación intercoreana que sean factibles y que puedan interesarle.

    "Kim Jong-un anteriormente tenía una política dura hacia el Sur, y cuando pensó que era desfavorable para Corea del Norte, de repente pasó a una política de apaciguamiento y luego volvió a la línea dura. Por lo tanto, todavía existe la posibilidad de que (...) el Norte vuelva a la política de apaciguamiento. Y Corea del Sur ya debe pensar cómo va a restaurar la confianza, aliviar la tensión militar y establecer relaciones intercoreanas", concluyó el experto.

    Etiquetas:
    militares, relaciones bilaterales, política exterior, Corea del Sur, Kim Jong-un, Corea del Norte
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook