12:12 GMT +324 Noviembre 2017
En directo
    El metro en Pyongyang

    No es tan fiero el león como lo pintan: Corea del Norte sale de las sombras

    © Sputnik/ Iliya Pitaliov
    Asia y Oceanía
    URL corto
    Zvezda
    2025289746

    Escasez de productos alimenticios, estantes vacíos en los supermercados y apartamentos viejos y microscópicos son algunos de los mitos principales sobre la hermética Corea del Norte.

    El corresponsal de la cadena Zvezda Vladímir Jrustaliov vistió Pyongyang con un grupo de especialistas rusos en asuntos coreanos y compartió su visión sobre las condiciones de vida de los ciudadanos.

    Pionyang
    © Sputnik/ Ilya Pitaliov
    El periodista señala que, en medio de la guerra propagandística desatada contra Corea del Norte, es difícil discernir entre la mentira y la realidad, incluso estando directamente en el país, dado su modo de vida aislado.

    "La mayor parte de los estereotipos sobre Corea del Norte es una cierta mezcla entre hechos reales del país, válidos para el período entre los años 80 y la década del 2000. Pero el tiempo pasa y allí queda poco de aquellos tiempos", dice el corresponsal de Zvezda.

    Jóvenes bien gorditos

    Jrustaliov afirma que el país asiático no sufre ya más la hambruna total. Tal mito "corresponde a los años 90 del siglo pasado, cuando en Corea del Norte hubo una auténtica catástrofe humanitaria".

    "Uno de los mejores indicadores es que en las calles hay muchas personas bastante bien vestidas y bastante gorditas, así como menores de edad y adolescentes bien alimentados", escribe.

    Lea también: Los rostros de Corea del Norte

    El periodista explica que, hoy en día, hay tres opciones para comer bien: alimentación pública y comedores, comida callejera y comercio minorista.

    "Los restaurantes, grandes y pequeños, cervecerías y simples tabernas por las calles son más que suficientes. En particular cerca de la estación de Pyongyang (…) donde hay algunos bares, comida callejera y un montón de diferentes restaurantes, como en la mayoría de los países. Y normalmente es muy complicado encontrar allí una mesa libre", observa.

    Según Jrustaliov, los restaurantes en Pyongyang se dividen en centrales y periféricos. Los primeros están destinados a los extranjeros, mientras los segundos los conocen solo aquellos foráneos que trabajan en la capital desde hace mucho y saben hablar coreano. Están abiertos hasta la noche, y muy a menudo no tienen letreros llamativos y se esconden en calles secundarias.

    "En cuanto a la calidad de la cocina norcoreana, (…) todo es muy, muy sabroso. (…) Los quioscos con comida callejera y los 'snacks' están ubicados en lugares donde se concentra mucha gente o cerca de los puntos de interés turístico. Hay mucho donde elegir, desde los gimbap (sushi coreano) hasta salchichas fritas en palillos y helado. Todo está muy rico", cuenta.

    Mejor que en la URSS

    El autor desenmascara la leyenda sobre las tiendas y supermercados norcoreanos que, según afirma, son numerosos.

    "A menudo el surtido no es tan amplio, pero sí que la situación es mejor que en los últimos años de la URSS. (…) Muchos artículos son de producción nacional. Hay muchas cosas típicas para esta parte de Asia", indica Jrustaliov, quien agrega que se venden también desde, por ejemplo, Vietnam, alimentos como harina, aceite vegetal, vinagre, alcohol, zumo —jugo— de frutas y varios productos lácteos.

    El periodista menciona que en todos los lugares que visitaron los miembros de la delegación rusa se podía pagar en dólares y yuanes.

    "Así que el mito sobre las estanterías vacías en las que hay solo zumo de tomate no se ajusta a la realidad", añadió.

    Un apartamento de 200 metros cuadrados

    El corresponsal constata que Pyongyang atraviesa un 'boom' de la construcción.

    "Incluso en plena noche, desde las ventanas del hotel pueden observarse las luces de soldadura en diferentes partes de la ciudad. Hay pocos automóviles en las calles, pero nos topamos muy a menudo con camiones hormigonera. Casi por todas partes están diseminadas las grúas", prosigue.

    La vida cotidiana en Pyongyang
    © AP Photo/ Wong Maye-E
    Jrustaliov pone de manifiesto que, en los últimos años, las autoridades tratan de modernizar la capital norcoreana también mediante la reconstrucción de sus calles. Una de ellas es Ryomyong.

    "Los apartamentos allí son bastante grandes, más de 200 metros cuadrados, sin contar con el balcón. Pero los grandes apartamentos se encuentran normalmente en barrios nuevos, construidos en los últimos 10 años. Tampoco es verdad que en estos edificios no viva nadie o que sirvan solo como decoración", destaca.

    Por supuesto, hay zonas residenciales comunes con los edificios, explica el periodista ruso.

    "Los viejos apartamentos residenciales van destruyéndose poco a poco y, en su lugar, se construyen otros nuevos", continúa.

    Lea más: Una mirada al reino de Kim Jong-un

    El autor insiste, sin embargo, en que sus impresiones no representan una verdad definitiva.

    "Es simplemente la visión de un extranjero que llegó a Pyongyang y recibió la interesante posibilidad de ver un poco más que un simple turista. No obstante, he podido comprobar una parte de las afirmaciones bien conocidas sobre la vida en Pyongyang y todas ellas han resultado falsas. ¿Significa esto que todo en Corea del Norte es tan perfecto? Por supuesto que no", continúa.

    De acuerdo con Jrustaliov, de noche hay poca luz en las calles para ahorrar electricidad, si bien Pyongyang es una urbe limpia y bien mantenida. Pero esto se logra gracias al enorme esfuerzo físico de los ciudadanos y los servicios municipales.

    "Además, no hay que olvidar que el país está aislado y sufre una enorme presión externa", concluye.

    Además:

    Sputnik muestra qué hay detrás de la retórica belicosa de Pyongyang (fotos)
    Corea del Norte, ¿la sede del Mundial 2030?
    Corea del Norte como nunca antes la habías visto (fotos)
    Etiquetas:
    reportaje, mitos, Pyongyang, Corea del Norte
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik