En directo
    Arte
    URL corto
    245
    Síguenos en

    Pablo Picasso, el genio español de la pintura, nació un día como hoy, el 25 de octubre de 1881. Su primera esposa fue nada más y nada menos que Olga Jojlova, una bailarina rusa que no brilló en su profesión y que experimentó la felicidad y el desamor al lado del pintor, cuya vida personal fue muy turbia.

    "Ninguna mujer va a ser feliz junto a mi hijo", fueron las fatídicas palabras que le dijo la madre de Picasso, María Picasso, a Olga Jojlova en su primer encuentro, algo que la bailarina confirmó con el paso de los años.

    Pablo Picasso y Olga Jojlova
    © Wikipedia
    Pablo Picasso y Olga Jojlova

    La historia de Picasso y Jojlova estuvo llena de altibajos, amores y odios. Los dos se conocieron en uno de los viajes de Olga por Europa, cuando era bailarina de Ballets Rusos, una de las más celebres compañías de este ámbito. Picasso había trabajado en la decoración para uno de los ballets en los que Jojlova participó. Allí se conocieron y la bailarina decidió quedarse en Barcelona junto al pintor.

    La delicadeza, la reserva y la dulzura de Olga, quien además conservaba su virginidad a los 27 años, fueron suficientes para conquistar al artista, que no pudo resistirse a la idea de conquistar a la bailarina rusa.

    El principio de su matrimonio —como el principio de cualquier relación— fue idílico: los amantes se adoraban y Olga dio a luz al primer hijo de Picasso, quien recibiría el mismo nombre que su padre: Pablo. En esta época, Picasso dibuja varios retratos de su esposa y su hijo, imágenes cándidas, que demuestran el amor del pintor malagueño hacia su esposa y su hijo.

    Pablo Picasso y Olga Jojlova
    © Wikipedia
    Pablo Picasso y Olga Jojlova

    Pero, poco a poco, las diferencias entre los dos amantes salieron a la luz. Mientras Olga pensaba en una vida tranquila junto a su familia, Picasso buscaba la libertad artística, el desorden y el caos que le permitieran crear. Es así como el español se ve envuelto en una historia de amor con Marie-Thérèse Walter, una joven francesa 30 años menor que él.

    La noticia llegó a oídos de Olga, que tomó la decisión de divorciarse de Picasso. Sin embargo, el artista la convenció de no separarse legalmente, pues en caso de divorcio él tenía que darle la mitad de sus posesiones a ella, incluyendo sus obras. Así, a pesar de separarse en 1935, la pareja vivió formalmente casada hasta la muerte de Jojlova en 1955.

    Los visitantes de una exposición dedicada a la obra de Pablo Picasso en San Petersburgo
    © Sputnik / Alexey Danichev
    Los visitantes de una exposición dedicada a la obra de Pablo Picasso en San Petersburgo

    Pablo Picasso, por su parte, moriría en 1973, habiendo amado a muchas mujeres, de todas las edades, pero fracasando en el amor, pues no fue capaz de conquistar de todo el corazón de las mujeres que lo rodearon.

    Además:

    Ser una Musa: Artistas rusas rinden tributo a Van Gogh y Picasso
    Un Picasso se convierte en la obra cubista más cara jamás subastada
    El teatro español inunda de alegría las calles de Moscú
    Etiquetas:
    Pablo Picasso, España
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook