08:25 GMT +316 Noviembre 2018
En directo
    Rejas (imagen referencial)

    Así viven la reclusión los extranjeros presos en cárceles argentinas

    CC BY-SA 2.0 / Joshua Davis / Prison
    América Latina
    URL corto
    0 11

    Estar preso en un país que no es el tuyo sólo agrava el castigo impuesto por la Justicia. Sputnik te cuenta cómo es el encierro de extranjeros en el Servicio Penitenciario Federal (SPF) argentino, uno de los sistemas carcelarios latinoamericanos donde hay más personas migrantes presas.

    El extranjero detenido tiene que enfrentar ciertos añadidos punitivos que le son ajenos al nacional: cuestiones idiomáticas, alimenticias, condiciones climáticas adversas. Pero no sólo; según Ariel Cejas, procurador penitenciario adjunto de la Procuración Penitenciaria de la Nación (PPN) argentina, lo más duro son las situaciones de aislamiento social, cultural y familiar en las que los migrantes presos se encuentran.

    El mantenimiento de los vínculos entre las personas extranjeras presas y sus familiares y afectos subsiste como una de las problemáticas más acuciantes que los reclusos denuncian ante la PPN, ya que es el organismo (dependiente del Poder Legislativo) encargado de proteger los derechos de las personas detenidas en las cárceles federales argentinas, y de controlar la actuación del SPF.

    A la separación física obligada que ocasiona el encarcelamiento, se le suman las dificultades de mantener comunicaciones telefónicas, ya sea mediante llamadas desde dentro de la cárcel o a partir de la recepción de las mismas.

    Una llamada telefónica para la persona extranjera que está presa a veces es el único contacto que tiene con personas en el exterior de la cárcel, ya que generalmente no reciben visitas. "Atendiendo la mayor relevancia" que implica un llamado telefónico, la PPN ha insistido en la necesidad de garantizar el acceso a este derecho fundamental.

    CIDH: Mecanismo de prevención de tortura implementado por Argentina es un avance

    En torno a las llamadas, se presentan múltiples obstáculos para realizarlas. Según información de la PPN a la que accedió Sputnik, uno de ellos se dio en 2017 en los pabellones C y D de la Unidad Residencial V del Complejo Penitenciario Federal I, en Ezeiza, provincia de Buenos Aires.

    Los presos allí recluidos tuvieron que presentar un recurso judicial por las tarjetas telefónicas que vendían en la cantina de la cárcel. A partir de marzo de 2017 sólo se podían comprar tarjetas "Telecom" y "Telefónica", que brindan menos minutos para hablar que otras tarjetas que se vendían con anterioridad.

    El juzgado exhortó a las autoridades penitenciarias a que "tomen los recaudos suficientes para que la Proveeduría de ese establecimiento carcelario tenga la cantidad necesaria de tarjetas de ‘Telefonía' o ‘Telecom' o, en su defecto, de otras marcas alternativas para ofrecer a los internos […], para que estos puedan comunicarse con personas del exterior, debiendo verificarse previamente el funcionamiento de las mismas en el ámbito carcelario", se lee en la información brindada a Sputnik por la PPN.

    En los últimos meses del año 2017 se empezaron a vender las tarjetas "Teletel", que otorgan algunos minutos más.

    Además de estas demandas vinculadas al contacto familiar que los presos realizan a la PPN, el mayor cúmulo de consultas deviene de trámites de expulsión (o no expulsión) de las personas extranjeras presas; la Ley de Migraciones de Argentina estipula que las personas extranjeras que hayan cumplido la mitad de la pena sean devueltas a su país.

    Así pues, durante el año 2017 la PPN realizó seguimiento de 131 trámites de expulsión ante la Dirección Nacional de Migraciones.

    En números

    En el Informe Anual 2017 de la PPN (presentado en 2018), se señala que hubo 4.301 extranjeros detenidos en las cárceles provinciales y federales del país en 2017, representando el 6% de la población penitenciaria nacional.

    No obstante, esa cifra aumenta a 19% si se observan sólo las cárceles del SPF. La explicación es sencilla: la mayor parte de la población penitenciaria extranjera está presa por delitos de carácter transnacional, los delitos de drogas son federales, por eso cumplen su pena allí y no en las cárceles provinciales.

    También por ello predominan las condenas cortas de entre tres y seis años de prisión (66% de los casos), según información de la PPN a la que accedió Sputnik.

    También: En las cárceles argentinas se "terceriza" la tortura a los presos

    Según la información estadística disponible en la página web del SPF, en agosto de 2018 había 2.730 extranjeros presos en las cárceles federales. De ellos, 2.615 provienen de América, 57 de Europa, 37 de Asia, 17 de África, tres de Oceanía, y uno de Antártida. En ese entonces, 2.343 eran hombres, 387 mujeres.

    Del total de la población penitenciaria extranjera, sólo 890 tienen condena y saben cuándo van a salir de prisión, el resto (67,3%) está procesado: su juicio sigue curso. El porcentaje de cantidad de personas con prisión preventiva es bastante mayor al promedio de las cárceles del SPF (57%). Más de la mitad del total (1.557) estaban procesados o penados por incumplir con la Ley N° 23.737, de estupefacientes y narcotráfico.

    Cejas aseguró que las cifras se han mantenido mínimo desde hace ocho años aproximadamente.

    Su reclusión

    "El tratamiento penitenciario para los extranjeros es exactamente el mismo que para el resto de los presos, no hay ningún tipo de discriminación o diferenciación [programática]. Si en algún caso detectamos que esto no es así, obviamente que actuamos en consecuencia", dijo Cejas.

    De los 615 casos de tortura y malos tratos relevados por la PPN, 56 tienen como víctimas a personas extranjeras, mayoritariamente varones (91% de los casos) provenientes de países de la región.

    También es preciso destacar que en 2017 seis personas extranjeras fallecieron en prisión, sobre un total de 41 casos relevados por la PPN. Todos eran hombres. Dos se ahorcaron, uno de los casos fue considerado como "dudoso" en tanto no pudieron esclarecerse las circunstancias en las que se produjo la muerte. Los cuatro restantes fallecimientos fueron por enfermedades.

    Al igual que todos los presos, los extranjeros sufren las violaciones a sus derechos: no todos trabajan, estudian, ni acceden a los servicios de salud.

    Más información: Alto cargo admite existencia de jaulas para presos a la intemperie en Argentina

    De acuerdo a la información procesada por la PPN, 196 personas extranjeras detenidas no participaron en ningún programa educativo intramuros en 2017, esto representa el 9%.

    Por el contrario, 1.544 personas estaban realizando algún curso en educación formal: 1.019 (48%) cursan estudios primario, 415 (20%) cursan estudios secundarios y 110 (5%) estudios universitarios. A esto debe adicionarse un 16% que se encuentra realizando cursos de formación profesional u oficios.

    En cuanto al acceso al trabajo, a 1.576 personas extranjeras detenidas en el SPF se les pagaba por su labor;  58% trabaja aproximadamente 160 horas mensuales.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    reclusión, extranjero, cárcel, presos, Servicio Penitenciario Federal (SPF), Procuraduría Penitenciaria de la Nación (PPN), Argentina