En directo
    Varios zarapes

    El joven que teje para preservar las tradiciones mexicanas

    CC BY 2.0 / Šarūnas Burdulis / Riviera Maya, Christmas 2006
    América Latina
    URL corto
    0 20

    Eliseo Xochitemol Peña tiene solo 26 años de edad, de sus jóvenes manos salen zarapes y jorongos elaborados en telar de pedal y teñidos con tintes naturales, todos representando las tradiciones, colores y cultura de Tlaxcala.

    Procedente de Contla de Juan Cuamatzi, en Tlaxcala, y con poco menos de 30 años ganó el galardón presidencial en la categoría de Innovación en el Concurso Gran Premio Nacional de Arte Popular 2018, su mayor inspiración, dice a Notimex, fue su papá.

    Eliseo recuerda su infancia entre los sonidos de la madera de los telares al chocar, ayudando en lo que podía enredaba las hebras de lana, "allá se le conoce como hacer molotes", comenta; además, tejía sin parar, lo que en su tierra se le conoce como "hacer canillas".

    Enfundado en una camisa clara perfectamente planchada, Eliseo habla de lo que ama, el tejido. Sus primeros puntos fueron el "saltillo" y el rebozo así como bordados menos complicados; con el tiempo fue incursionando en trabajos más elaborados, considerando patrones de dibujos y diferentes diseños y ya a los 20 ejercía con maestría su oficio.

    De su padre tomó los deseos de salir adelante y la manera de entrelazar cada hilo, ello, además de la innovación y ganas por hacer nuevos diseños y presentarlos en concursos para así dar a conocer el trabajo que sale de las entrañas de la comunidad a la que Eliseo pertenece; él, sigue los pasos de su padre.

    "Yo vengo de herencia, de herencia de mi padre, él siempre se ha dedicado al textil, de ahí me motivó a seguir, yo cuando tenía 12 años me decía: ‘necesitas saber un oficio para que te puedas ayudar en la vida, si no puedes en la escuela pues sabes qué hacer'".

    Para el rebozo con el que ganó la distinción presidencial este año requirió de al menos siete meses de trabajo con jornadas de 10 a 14 horas diarias en el telar, para ese trabajo empleó la técnica de labrado y para pasar cada hilo (hacer las canillas) de extremo a extremo requería una hora.

    Para Eliseo, ganar la distinción fue una novedad, "yo nunca había tenido un premio hasta que dije ‘voy a echarle ganas y me voy a encerrar ahí a tejer y tejer y tejer, cual fue la sorpresa que me gané el galardón presidencial".

    En un día cotidiano, el joven trabaja en el taller de su familia; ahí laboran a todo pedal siete telares de diferentes tamaños y ya los sobrinos más pequeños se pasean interesados entre los hilos de colores.

    Le puede interesar: Sombrero, prenda de vestir y de trabajo para los mexicanos

    Con la llegada del premio, comenta entusiasmado, también llegó la motivación no solo para poner en alto el nombre de su comunidad, sino para desentrañar más secretos a los telares y transmitir lo que sabe a las nuevas generaciones.

    Para hacer jorongos, zarapes y otras piezas, Eliseo primero pasa la lana por un proceso de teñido; en ese sentido detalló que la grana cochinilla, que es una plaga de nopal, se extraen los tonos rojizos; primero, se pone a los insectos en un molcajete a moler, luego, se les cuece para así obtener dicho color.

    Una vez secas las madejas de lana se hacen las urdimbres y luego ya vienen los tramados, que son lo que les da vida a las figuras plasmadas en las piezas, para Eliseo, el trabajo que desempeña requiere de mucha paciencia y buen ojo, por lo que considera que aún cuando se piense lo contrario el trabajo artesanal no es caro.

    "En el país de hecho está mal pagado nuestro producto, si haces cuentas en lo que vienen saliendo los insumos y la mano de obra que le dedicamos al día la pieza viene siendo muy barato".

    Con la franca sonrisa que solo tienen las personas jóvenes, Eliseo se manifestó confiado no solo de su trabajo; sino del que ya desarrollan los artesanos mexicanos ya que el turismo internacional comienza a mirar con interés el trabajo artesanal mexicano, por lo que siente la necesidad de crear más diseños y enseñar lo que sabe a los más jóvenes.

    "Que no se pierda nuestra tradición, toda esa herencia cultural que nosotros tenemos en el tejido, que nosotros plasmamos con nuestras manos, el amor, nuestro corazón que dejamos en cada pieza".

    Eliseo Xochitemol Peña
    © Foto : Notimex
    Eliseo Xochitemol Peña

    Además:

    Tenangos de Hidalgo, la magia de los hilos y los bordados
    Museo en Querétaro exhibe colección de más de 500 muñecas artesanales (fotos, vídeo)
    Etiquetas:
    textiles, tejido, artesanía, cultura, tradiciones, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik