07:09 GMT +317 Diciembre 2017
En directo
    Mural pintado en Buenos Aires con motivo del lanzamiento en 2014 del satélite ARSAT-1 (archivo)

    Presidente de Argentina justifica la privatización del tercer satélite del país

    CC BY 4.0 / Alejandro Dufort
    América Latina
    URL corto
    322

    BUENOS AIRES (Sputnik) — El presidente de Argentina, Mauricio Macri, defendió la privatización del tercer satélite del país, conocido como Arsat 3, tras darse a conocer una carta de intenciones entre la Empresa estatal Argentina de Soluciones Satelitales (Arsat) y la compañía estadounidense Hughes Network Systems.

    "Esta posibilidad de una alianza estratégica con Hughes es basada en nuestra capacidad tecnológica", sostuvo el mandatario en declaraciones con Radio 6 Bariloche.

    El jefe de Estado confirmó que el Gobierno buscaba un socio "que potencie las capacidades" de la empresa pública argentina Investigación Aplicada (Invap) y de la compañía Arsat "porque cuando llegamos encontramos serios problemas de comercialización en Arsat 1 y 2".

    "No queremos repetir esa experiencia, (de) que lanzamos un satélite y está vacío", indicó.

    De la alianza de Arsat y Hughes surgirá una nueva compañía llamada Newco, cuya mayoría accionaria, en al menos un 51%, estará bajo el control de la firma estadounidense.

    Esta operación no conlleva "bajo ningún motivo ni circunstancia la privatización" de la compañía "ni de ninguno de sus activos", según consideró la empresa Arsat en la carta de intenciones rubricada con Hughes el pasado 29 de junio.

    Proyecto postergado

    En octubre de 2015, durante el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015), la empresa estatal firmó un contrato con la firma francesa Arianespace para el lanzamiento de este tercer satélite geoestacionario de telecomunicaciones, cuyo lanzamiento se preveía para 2019.

    Su construcción fue frenada en marzo de 2016 por el actual Ejecutivo, que anunció por entonces que buscaría proveedores externos en Brasil, Canadá, Estados Unidos y México para financiar el proyecto.

    En el documento suscrito con Hughes, Arsat aclaró que necesitaba sumar inversión privada y extranjera en este área porque los satélites "no pueden seguir financiándose en un 100% con los impuestos de los argentinos".

    "La carta de intención firmada con Hughes no prevé bajo ningún motivo ni circunstancia la privatización de Arsat", insistió Rodrigo de Loredo, presidente de la compañía satelital y yerno del nuevo ministro de Defensa, Oscar Aguad.

    Como los dos primeros satélites de Argentina, que fueron puestos en órbita en 2014 y 2015 respectivamente, Arsat 3 se construiría en las instalaciones de Invap, con sede en Bariloche, en la provincia de Río Negro (sur).

    Según el diario La Nación, Arsat aportaría 230 millones de dólares para su construcción, mientras que Hughes desembolsaría 50 millones de dólares.

    La ley 27.208 referida al Desarrollo Satelital y aprobada en 2015 exige la autorización del Congreso ante "cualquier acto o acción que limite, altere, suprima o modifique el destino, disponibilidad, titularidad, dominio o naturaleza de los recursos esenciales y de los recursos asociados (…) que pertenezcan o sean asignados a Arsat".

    Además:

    Brasil y China reinician su proyecto espacial
    Etiquetas:
    ARSAT-3, Mauricio Macri, Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik